ESTÁS LEYENDO...

Gimnasias suaves. más allá de la forma física.

Gimnasias suaves. más allá de la forma física.

Ejercicio físico para unos,
técnicas de relajación para otros y, según las últimas investigaciones, una
terapia de lo más saludable. Las llamadas gimnasias suaves están subiendo
enteros en la oferta de los gimnasios de hoy en día; no en vano, son la mejor
opción para ponerse en forma y ganar salud ?sin sudar la gota gorda?.

Técnicas como pilates, yoga o tai chi han dejado de ser ?privilegio? de famosos y estrellas
de cine y poco a poco se han ido haciendo un hueco en los gimnasios y centros
especializados. Cada vez cuentan con más adeptos y quienes las practican
aseguran que crean adicción. Se trata de un nuevo concepto de gimnasia, en la
que el ejercicio se concibe como prevención y fundamentalmente se le utiliza
como liberador de los niveles de estrés y generador de bienestar, tanto interno
como externo. Con ellos, la mente ha pasado a ocupar un lugar protagonista en
el concepto de ?puesta a punto? y pesas, mancuernas y actividades de alto
impacto han dado lugar a movimientos tranquilos, placenteros y relajantes.

De entre estas gimnasias suaves hay tres cuyos beneficios han sido demostrado científicamente y de las que derivan otras
modalidades que están surgiendo en el panorama del fitness.
Se trata del método pilates, creado por el alemán
Joseph Pilates, un instructor de defensa personal que
descubrió los beneficios de hacer ejercicio “contra resistencia”; el
tai chi, un arte marcial que forma parte de la
medicina tradicional china; y el yoga, una terapia relajante de origen hindú
que lleva practicándose la friolera de diez mil años.

El DNI de los ejercicios ?dulces?

Todas estas gimnasias comparten una serie de características que son,
precisamente, en las que radica la clave de su popularidad:

  1. Son aptas
    para todos los públicos y para todas las edades.
  2. Apenas
    tienen contraindicaciones y, una vez que se aprende la técnica, se pueden
    realizar ?por libre? y en cualquier momento.
  3. Excepto el
    método pilates, no precisan de accesorios ni
    aparatos: basta con un entorno lo más relajado y agradable posible, ropa
    cómoda y capacidad de concentración.
  4. Se trata
    de actividades anaeróbicas, en las que no hay ni que saltar ni agitarse.
  5. En todas
    ellas, el control de la respiración es fundamental. De hecho, en
    actividades como el yoga, el ritmo respiratorio es más importante que la
    flexibilidad.
  6. La postura
    es otro elemento importante en todas ellas, así como la búsqueda del
    equilibrio y el estímulo de la mente.
  7. En ninguna
    se requieren condiciones físicas especiales. Cada persona adapta los
    objetivos a sus propios límites.
  8. Estas
    técnicas no comprometen las articulaciones y no suponen ejercicios
    agresivos para el cuerpo.
  9. Todas
    ellas tienen como efecto inmediato la relajación.
  10. Las nuevas
    gimnasias, además de la actividad física que suponen, implican en cierta
    medida un nuevo estilo de vida, reflejo de una tendencia cada vez más
    presente en las sociedades occidentales.

PILATES:

El ejercicio de las estrellas

EN QUÉ CONSISTE: Es un sistema de entrenamiento en el que se
combinan ejercicios de resistencia muscular con otros dirigidos a mejorar la
flexibilidad. El objetivo es conseguir que la mente y el cuerpo trabajen
conjuntamente de forma que se logren mejoras positivas en ambos.

CÓMO SE REALIZA:

-Se ejecutan diferentes ejercicios con un número bajo de repeticiones,
los cuales se realizan en el suelo y en los aparatos diseñados por el inventor
del método.

-Las máquinas más empledas son el Reformer (para trabajar el tren inferior y superior); el Cadillac (permite ejercitar el tronco, brazos y piernas);
el barril con escalera (trabaja abdominales y musculatura lumbar); el Combo Chair (para ejercitar brazos y piernas); y el Círculo
(mejora el tono y la forma de los músculos de la parte interna del muslo).

-Todos los ejercicios obedecen a seis principios fundamentales:
concentración (para coordinar eficazmente cuerpo y mente); control (mejora la
coordinación y la agilidad del cuerpo); centro (compuesto por los músculos
abdominales, la columna lumbar y los glúteos); precisión (los ejercicios tienen
premisas de movimiento concretas); fluidez (cada ejercicio tiene su ritmo
propio y debe practicarse combatiendo la rigidez); y respiración (hay una forma
de respirar específica para cada movimiento).

-La clave está en el fortalecimiento del centro, ya que todo movimiento
surge de ahí. Pilates defendía la idea de que
fortaleciendo este centro de energía de 
cada individuo se puede conseguir el movimiento libre del resto del
cuerpo. Los expertos en esta disciplina afirman que muchas de las lesiones y
dolores que tenemos son debidas a una mala postura originada en gran medida por
no tener en la forma adecuada esta parte del organismo, que se encuentra en la
región de nuestro centro de gravedad.

-El resultado de todo ello es que los músculos se fortalecen, se estiran
y tonifican sin crear volumen muscular excesivo.

-Con el pilates se realiza un trabajo global
en el que la concentración es fundamental.

-Aunque según los “puristas” las sesiones deben ser privadas y
nunca debe haber más de una persona con el profesor, actualmente también se
ofertan en los distintos centros especializados clases semiprivadas
(compartiendo el instructor con dos o tres personas) o de grupos reducidos (de
tres a seis personas en la misma clase).

-La duración de las clases es de 55 -60 minutos y se recomienda una
media de dos clases por semana.

SUS BENEFICIOS: Además de la eliminación de tensiones y la
corrección postural, el pilates permite el alivio de
las dolencias de la espalda (es especialmente efectivo para los problemas discales),
caderas, rodillas y cuello; osteoporosis y lesiones deportivas (en muchos
centros se emplea como terapia rehabilitadora).
Además, permite estilizar la figura y recuperarla tras el embarazo. A nivel
psíquico, está comprobado que relaja y aumenta los niveles de autoestima.

-PARA QUIÉN: Cualquier persona puede llevar a cabo los ejercicios
ilates. De hecho, un estudio publicado en la
prestigiosa revista BMC Geriatrics demostró
cómo, tras aplicar este método en un hospital a 39 pacientes de una edad media
de 70 años, la mayoría fue capaz de realizar estas actividades mientras estaban
hospitalizados. Tal y como sentenció el creador del método, “Una persona
de treinta años en baja forma es vieja. Una persona de 60 en forma es
joven”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page