ESTÁS LEYENDO...

Golpe de calor.

Golpe de calor.

CONSEJOSEN AGOSTO


GOLPE
DE CALOR

UN DESAJUSTE MORTAL

Las
altas temperaturas externas pueden alterar nuestros mecanismos orgánicos de
refrigeración, cuya manifestación más visible es el sudor, y que permiten que
el ?termostato? corporal se mantenga dentro de los límites normales. Esta
situación es el origen de lo que se conoce como golpe de color, un cuadro
médico que siempre supone una urgencia.


Médicamente,
el golpe de calor se define como un cuadro grave que se produce cuando el
cuerpo es incapaz de regular su propia temperatura, dando lugar a una situación
de desajuste térmico que se traduce en un aumento brusco y sostenido de la
temperatura interna corporal. ?En el interior del organismo, debido al aumento
de la temperatura corporal consecuencia de un calor medioambiental excesivo, se
produce un fallo de los mecanismos de refrigeración encargados de mantener esta
temperatura en sus niveles adecuados (en torno a los 36°C)?, explica el doctor
Carlos González de Vega, especialista en Medicina de la Educación Física y el
Deporte y director médico del Centro de Medicina Deportiva y Rehabilitación
Medyr, de Madrid.

Cuando
estos sistemas de refrigeración, que están regidos por el hipotálamo, funcionan
adecuadamente, el organismo se ?defiende? del incremento térmico a través de la
dilatación de los vasos sanguíneos superficiales, la sudoración y la
respiración. De hecho, uno de los síntomas más indicativos de un golpe de calor
es que la persona deja de sudar.

?El riesgo
de padecer un golpe de calor es diferente según la ciudad en la que uno se
encuentre. Así, en las zonas en las que existe un índice de humedad alto (como
las costeras), el riesgo siempre es mayor ya que la humedad evita la
evaporación del sudor. En cambio, en ambientes secos todo el proceso de
sudoración actúa como un eficacísimo refrigerante (tanto la respiración como la
transpiración están protegiendo al organismo frente a la temperatura ambiental)
y, a no ser que la persona no reponga líquidos de forma adecuada, el riesgo es
mínimo?, señala el doctor González de Vega.

Niños y
mayores: alto riesgo

Aunque
toda la población debe seguir las medidas preventivas que todos los años las
autoridades recomiendan por estas fechas, hay dos colectivos que deben extremar
al máximo las precauciones en cuanto los termómetros se disparan: los niños
menores de 5 años y las personas mayores. ?En ambos casos, los mecanismos de
termorregulación son menos eficaces; en los niños debido a que aún se están
desarrollando y en el caso de los ancianos porque se encuentran en una fase de
declive. Estas deficiencias para compensar 
el aumento del calor corporal es lo que lo que incrementa su riesgo de
padecer un golpe de calor?, señala González de Vega.

Asimismo,
hay otros grupos que, debido a sus características concretas, también están más
expuestos a padecer un golpe de calor: personas con problemas de movilidad o
que realizan una actividad física muy intensa; obesos, personas con
hipertensión arterial o problemas cardiacos o respiratorios; diabéticos;
pacientes con problemas de tiroides, Parkinson o Alzheimer.

Cómo
prevenir

1-Ante
todo, con sentido común. ?Lógicamente, hay que evitar realizar una actividad
física intensa en las horas solares (en verano, y en nuestro país, entre
aproximadamente las 12 de la mañana y las 6 de la tarde), debido a lo intenso
de la radiación y a la elevada temperatura ambiental?, explica el experto.

2-Reponer
el líquido perdido. Para compensar las pérdidas que se producen a través del
sudor, es importante beber los suficientes líquidos ?pero no necesariamente de
forma excesiva. Ingerir demasiado líquido (sobre todo agua) puede tener como
consecuencia un efecto rebote no deseado en el que se produce una dilución
mayor que puede hacer perder más líquido del deseado, La clave es seguir un
poco la demanda del organismo, sin llegar a sentir una gran sed, e ir
aportándole líquido poco a poco?, comenta González de Vega.

3-Rebajar
el termómetro. Es muy importante mantener el ambiente lo más fresco posible,
para lo que, según el experto, ?no hay que recurrir a sofisticados sistemas de
aire acondicionado: basta con simple ventilador que remueva adecuadamente el
aire de una habitación, ayudando de esta forma a los sistemas internos de
refrigeración (especialmente en aquellas personas que no tienen mucha
actividad). También es importante preservar la casa de las exposiciones
prolongadas al sol, lo que se consigue con un gesto tan sencillo como bajar las
persianas?.

4-Precaución
exterior. Aunque se esté en la ciudad, es importante protegerse adecuadamente
del sol, especialmente cuando se trata de niños y ancianos. ?Se recomienda que
siempre vayan con la cabeza cubierta, para preservarla al máximo de la
radiación solar y también que expongan la menor superficie corporal posible. Y
para la población en general, lo mejor es vestir ropas frescas y de colores
claros?.

Cómo
actuar

Tal y como
explica el doctor González de Vega, ?la detección de un golpe de calor siempre
viene claramente precedida por un aumento de la temperatura corporal (se puede
percibir a través del tacto) y por un deterioro progresivo de la conciencia. A
esto se añade el hecho de que la persona deja de sudar y su piel está seca
(debido a que está empezando a fracasar su sistema de refrigeración?. Estas son
las pautas a seguir en esta situación:

-En caso
de que estuviera expuesta al sol, trasladar a la persona a un lugar lo más
fresco posible, a la sombra.

-?Hay que
meter al afectado en un baño de agua tibia, nunca caliente ni tampoco fría (si
la temperatura del agua es excesivamente baja se puede llegar a producir un
espasmo bronquial). Lo ideal es que ronde los 15-20 °C?, comenta el doctor.

-Según el
experto, en esta situación no hay que forzar al paciente a que beba, ya que
debido a la pérdida de conciencia que suele producir este cuadro, le va a ser
muy difícil ingerir líquido y puede incluso llegar a ahogarse.

-Siempre
hay que llamar a los servicios de emergencia. ?No hay que olvidar que el golpe
de calor siempre constituye una urgencia médica, y será este servicio el que
determine el tratamiento que se va a dar al paciente: administrarle suero en
?in situ? o trasladarle al hospital?, afirma González de Vega.

No es lo
mismo…

Aunque son
dos situaciones relacionadas entre sí y a menudo se les suele meter en el mismo
?lote? cuando se habla de los efectos de las altas temperaturas en el
organismo, la insolación es un cuadro distinto al golpe de calor. ?La causa de
la insolación es la exposición solar excesiva, que ha producido un
calentamiento de las zonas más expuestas (cabeza y miembros, principalmente) y
que, si es mantenida, supone el paso previo al golpe de calor, más relacionado
con la temperatura ambiente que con las radiaciones solares en sí?, explica el
doctor González de Vega.

El consejo de…

 

 

Nombre

Profesión

?Consejo?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page