ESTÁS LEYENDO...

GOTA Más allá del pie – Todo lo que necesita...

GOTA Más allá del pie – Todo lo que necesitas saber

GOTA Más allá del pie – Todo lo que necesitas saber

Aunque es cierto que la gota afecta más frecuentemente a la articulación del primer dedo del pie, también puede darse en las rodillas, los tobillos, los tendones de manos y pies y los codos. Esto hace que muchos dolores crónicos en las articulaciones se atribuyan de manera incorrecta a esguinces o a un mal movimiento, cuando en realidad se deben a una gota.

La gota es una de las causas más frecuentes de artritis en varones a nivel mundial. Producida por cristales de ácido úrico que se depositan en las articulaciones, la gota se caracteriza por ataques de inflamación aguda muy dolorosos, muchas veces acompañados de enrojecimiento de la piel de la zona afectada. Aunque lo primero en que se piensa cuando se habla de gota es en el dedo gordo del pie hinchado, puede afectar a varias articulaciones al mismo tiempo, lo que resulta muy invalidante. De hecho, según explica el doctor doctor Enrique Calvo Aranda, del Servicio de ReumatologíaEnrique Calvo Aranda, del Servicio de Reumatología de HM Hospitales, es cierto que la gota afecta más frecuentemente a la articulación del primer dedo del pie, pero también puede darse en las rodillas, los tobillos, tendones de las manos y de los pies, en los codos… Este mal concepto de la gota hace que muchos pacientes sufran dolor en sus articulaciones durante años porque creen que se deben a esguinces, malos movimientos, etc.

Qué la provoca
El doctor Enrique Calvo explica que para que esos cristales se formen, tienen que existir una elevación de los niveles normales de ácido úrico en la sangre (hiperuricemia). Según datos de la Sociedad Española de Reumatología (SER), cerca del 10% de las personas con hiperuricemia desarrolla gota y entre un 80% y 90% de quienes sufren la enfermedad tienen hiperuricemia. En cualquier caso, el depósito de ácido úrico cristalizado representa una patología que, si no se controla, puede dañar extremidades y riñones. “En muchos pacientes la gota puede ser hereditaria, pero existen varias causas secundarias que la provocan”, señala el experto. El problema real se debe en muchos casos a una ineficaz eliminación del ácido úrico por parte del riñón”, señala el doctor Díaz Torné, portavoz de la SER, quien recuerda que “la gota se cura mediante una terapia progresiva y prolongada en el tiempo”. Ello unido a un consumo excesivo de bebidas edulcoradas y alcohol, así como de alimentos como mariscos y vísceras y también al consumo de algunos medicamentos, pueden dar lugar a ataques de gota en personas que nunca habían tenido elevado el ácido úrico, igual que ocurre con ciertos tratamientos contra el cáncer.

De marcado carácter masculino
Los hombres tienen los niveles de ácido úrico en sangre más elevados que las mujeres. Durante la infancia, niños y niñas tienen estos niveles muy bajos y es muy raro que lleguen a padecer gota. El doctor Calvo apunta que “cuando se llega a la pubertad, en los chicos el ácido úrico se eleva hasta llegar al nivel que tendrán durante el resto de su vida. Si este nivel es anormalmente elevado, algunos pueden llegar a padecer gota en un futuro. Sin embargo, el ácido úrico en las mujeres se mantiene bajo durante toda su edad reproductiva y aumenta después de la menopausia”. Por este motivo es algo excepcional que las mujeres tengan gota antes de la menopausia y también es poco frecuente que la padezcan después.

Prevenir para no llorar
La gota puede despertar por la noche y producir un dolor muy intenso en la articulación afectada, que por lo general es el dedo gordo del pie. El dolor es intenso, hay hinchazón, la piel aparece roja, brillante y además es hipersensible, resulta doloroso hasta el roce de la ropa o de las sábanas. El primer ataque suele ser monoarticular, es decir, afecta sólo a una articulación: en el 68% de los casos el dedo gordo, en el 24% pies y tobillos y sólo en el 4% las rodillas. Pero en los ataques subsiguientes pie y tobillo son afectados en el 34% de los casos, las rodillas en un 20%, el dedo gordo en un 18% y también aparece en manos y muñecas (16%) y en codos (10%). El primer ataque dura pocos días. Incluso sin tratamiento, la articulación se deshincha y recupera el color habitual. Después del primer ataque puede no presentarse ninguno más o pueden transcurrir meses o años hasta otro nuevo. Pero también puede ocurrir que la gota se cronifique, los ataques se repitan con frecuencia y aparezcan además otro tipo de lesiones, puesto que los cristales de ácido úrico se empiezan a depositar en las articulaciones, en la piel, y en los riñones provocando lesiones permanentes. En cuanto a las articulaciones, las deterioran, aparecen hinchadas, deformes, como en las osteoartritis. La deformidad puede ser importante en los dedos de las manos, que aparecen hinchados, retorcidos y nudosos, llegando incluso a una inmovilidad casi total. Los cristales de ácido úrico pueden formar masas aglomeradas que se denominan “tofos gotosos” que aparecen en la piel en forma de protuberancias o bultos, en los codos, en las articulaciones de la mano, y, con menor frecuencia, en los pabellones auriculares.

Según el doctor Calvo Aranda, si el paciente recibe el diagnóstico de gota es fundamental que el médico le explique en qué consiste la enfermedad, cómo debe afrontar los brotes de inflamación y cómo prevenirlos. Afortunadamente, se ha avanzado mucho en el conocimiento sobre esta dolencia y la gota es curable, pero para ello es fundamental la adherencia al tratamiento por parte del paciente y no abandonar la medicación para conseguir que bajen los niveles de ácido úrico. Además del tratamiento farmacológico, las personas afectadas por esta enfermedad pueden adoptar una serie de medidas que ayuden a mejorar su calidad de vida:

  1. En primer lugar, el doctor Calvo Aranda aconseja seguir una dieta mediterránea equilibrada, evitando los alimentos ricos en purinas y aumentando la ingesta de cerezas y lácteos desnatados, que han demostrado ser muy beneficiosos contra la gota. Ahora bien, según los reumatólogos hay que desmitificar “falsas leyendas” sobre la alimentación en pacientes con gota. Y es que el 85% de los españoles cree que la alimentación es la principal causa de esta enfermedad, destacando los mariscos (87%), la carne roja (62%) y los tomates (20%) como los productos más perjudiciales. Ahora, un estudio impulsado por Menarini España y la Sociedad Española de Reumatología (SER) ha constatado que introducir en el menú diario estos alimentos de forma equilibrada y moderada no implica riesgos para el paciente con gota, sino que es su consumo excesivo lo que puede incrementar el riesgo de padecer esta dolencia, así como ocurre con el abuso de las bebidas carbonatadas y el alcohol. Además, actualmente no existen datos científicos que indiquen que las purinas de origen vegetal (guisantes, espinacas, tomates, etc.) modifican la evolución de la gota. Por ello, los expertos insisten en que la ingesta de estos alimentos no tiene que restringirse absolutamente.
  2. Evitar abuso de cerveza y refrescos ricos en fructosa, y potenciar alimentos ricos en vitamina C.
  3. También es recomendable beber un litro y medio o dos de agua al día y realizar ejercicio físico moderado, ya que debe fomentarse el control del peso corporal. Los beneficios son múltiples, pero básicamente se pueden resumir en que ayuda a mantener y mejorar la calidad del hueso, el músculo y las articulaciones; disminuye el dolor y la rigidez; mejora la movilidad articular y la situación funcional; aumenta la fuerza muscular y la masa ósea y reduce el riesgo de caídas; mejora la forma física; reduce la tensión arterial y el sobrepeso, mejora el perfil lipídico y la composición corporal y disminuye el riesgo cardiovascular. Además, “se ha constatado que son beneficiosos para la ansiedad y la depresión, el ritmo y la calidad del sueño y la valoración global de la enfermedad doctor Pedro Zarco, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcónreumática por parte del paciente”, comenta el doctor Pedro Zarco, jefe de la Unidad de Reumatología del Hospital Fundación Alcorcón y coordinador del Grupo para el estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER), que ha participado en el Primer Encuentro LIRE 2014 Proyecto Tú También Puedes, El deporte y las enfermedades reumáticas.
  4. Se debe moderar el consumo de los siguientes alimentos: lácteos NO desnatados; carnes grasas (vísceras, charcutería); pescados azules, mariscos, conservas, salazones y ahumados; pastelería y bollería; verduras ricas en purinas (espinacas, espárragos, setas, champiñones, puerros coliflor y rábanos); frutas en almíbar, confitadas y escarchadas; zumos azucarados, bebidas refrescantes y alcohol; grasas (nata, manteca, tocino, mayonesa y bechamel).
  5. Hay también situaciones y circunstancias que propician o favorecen la elevación del ácido úrico, como el consumo de alcohol, y parece que también la cafeína, las situaciones de estrés, la utilización de contrastes radiológicos iodados, medicamentos como los diuréticos, las teofilinas o la aspirina a dosis bajas, así como la obesidad, la hipertensión arterial, la diabetes y las dislipemias. En otras ocasiones, un nivel alto se debe a que su eliminación está disminuida, deficiencia provocada en general por un problema renal.

Terapias biológicas: un gran avance
En cuanto al tratamiento de las dolencias reumáticas en general, son muy frecuentes los antiinflamatorios clásicos y los corticoides, “aunque se intenta hacer un uso limitado de ellos, tanto en dosis como en tiempo. Por eso, muchas veces proponemos infiltraciones o rehabilitación complementaria”, apunta el doctor Calvo Aranda. La aparición de las terapias biológicas ha supuesto una revolución en el manejo de múltiples enfermedades reumáticas, entre ellas la gota. Se estima que en España casi uno de cada cuatro pacientes con artritis reumatoide (AR), artritis psoriásica y espondilitis anquilosante está siento tratado con terapias biológicas. Respecto a la utilización de este tipo de terapias fuera de su ficha técnica, se usan en numerosos procesos reumáticos, desde el lupus eritematoso sistémico a la gota.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?
  1. Felix

    26 noviembre

    Se puede hinchar el pie el tobillo y la espinilla si te da un ataque de gota en el tobillo?

  2. Jorge

    8 septiembre

    Hola me a dado inflamaciones por gota en los primeros dedos de los pies. Consulto puede dar en el dedo mas chico del pie?? Ya que me duele e inflamo el mismo y se esta extendiendo a la planta.
    Gracias Jorge

    • Consejos de tu Farmacéutico
      Consejos de tu Farmacéutico

      19 septiembre

      Para responder a esa pregunta se necesitaría una valoración en consulta. Sentimos no poder ayudarle.
      Un saludo.

  3. Angel

    21 diciembre

    Buenas tengo inflamacion en rodilla izquierda y llevo desde el dia 30.11.17 hasta ahora es normal que dure tanto.

    • Consejos de tu Farmacéutico
      Consejos de tu Farmacéutico

      22 diciembre

      Consulte a su médico de cabecera, igual se le ha salido líquido sinovial. Él decidirá si debe verle el especialista y si hay algún tratamiento sintomático que le pueda ayudar a reducir la inflamación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.