ESTÁS LEYENDO...

Hablamos con… Michèlle Boiron, experta en Ho...

Hablamos con… Michèlle Boiron, experta en Homeopatía

La homeopatía no es una religión. No hay que creer, sino probar

Michèle Boiron lleva más de 30 años de experiencia en oficina de farmacia y es un referente internacional en el campo de la homeopatía. Durante más de 15 años ha participado en diferentes proyectos de difusión, formación y desarrollo de la homeopatía, además de compartir su experiencia en jornadas y encuentros con farmacéuticos de todo el mundo. No en vano viene de un país como Francia, en el que un 56% de la población ha utilizado en alguna ocasión medicamentos homeopáticos. Con motivo de las jornadas formativas que han tenido lugar en los Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Sevilla y Valencia, nos habla de las razones del auge creciente por este tipo de medicina en Europa en general y de España en particular.

Qué es la homeopatía: es una ciencia basada en reconocer la capacidad innata del organismo para mantenerse en equilibrio, es decir, sano, gracias a la fuerza vital que regula nuestras funciones y reacciona de manera automática ante las agresiones externas con el objetivo de devolver la salud. El medicamento homeopático interviene en este esfuerzo natural del organismo, estimulando las reacciones defensivas del sistema inmunitario y de regulación nerviosa. Actúa a favor del cuerpo, nunca en contra de los síntomas, ordenando y acelerando el proceso de curación del propio ser vivo.
 
Cómo ha ido evolucionando la homeopatía desde que la aplicara por vez primera el médico alemán Hahnemann
Tras años y años de investigaciones, Hahnemann reunió a un grupo de médicos a quienes hizo partícipes de este descubrimiento y les enseñó lo que él sabía. Yo misma he aprendido la homeopatía con un médico que venía al laboratorio por las tardes después de su consulta y que gratuitamente nos daba los cursos una vez por semana. Yo he aprendido de esta manera, y lo que sí hay que tener claro es que primero hay que tener interés para luego formarse. Hoy en día hay mucha información posible tanto para los médicos, farmacéuticos y demás consejeros de salud.

Aunque existe un interés creciente por la homeopatía, lo cierto es que aquí en España no está tan implantada como en otros países como en Francia o Bélgica… ¿estamos también a una cierta distancia respecto de la formación que se puede recibir en otros países?
En España se está asistiendo a un auge en el interés por la homeopatía. De hecho, ya uno de cada tres usuarios ha recurrido a la homeopatía en alguna ocasión y más de 10.000 médicos la integran en sus consultas, además de que cada vez son más demandados los servicios homeopáticos en farmacia. Por otro lado, no hay que pensar que España esté tan lejos de otros países en cuanto a formación. Sí es cierto que ha llegado con un poco de retraso en el tiempo, pero eso es todo. Tanto en España como en esos países hablamos de medicamentos, por lo que existe numerosa información disponible al respecto.

¿Está el farmacéutico lo suficientemente preparado para prescribir medicamentos homeopáticos?
No solamente lo está para prescribir medicamentos homeopáticos. También lo está para prescribir medicamentos menores y que no precisan receta médica. De hecho es el experto en el medicamento. Es cierto que el farmacéutico no es médico, pero el rol de consejero de salud que tiene asociado es muy importante. En todos los países del mundo, el farmacéutico está adquiriendo cada vez más protagonismo. Por todas partes se le abren nuevas oportunidades y nuevos horizontes. Es más, el farmacéutico es el primer sanitario apto para prescribir medicina homeopática, si está lo suficientemente formado en esta disciplina, claro. La medicina homeopática ofrece medicamentos que son eficaces, que no tienen efectos secundarios, aptos para todo el mundo, sin contraindicaciones, y ofrecidos por el farmacéutico experto en el medicamento dan un plus de garantía. El farmacéutico tiene un papel de primera  línea en el cuidado de la salud y el bienestar de los pacientes. Como profesionales del medicamento, deben de conocer todas las herramientas a su disposición, y entre ellas, el medicamento homeopático, que es una verdadera joya al servicio del paciente. Por eso es necesario integrar la formación sobre homeopatía desde los planes de estudio.

¿Cuáles son las afecciones ante las que mejores resultados brinda la homeopatía? ¿En qué tipo de enfermedades ha demostrado ser más eficaz?
En mi opinión, la homeopatía va muy bien para todas las patologías agudas cuyos síntomas están en las etapas iniciales. Puede utilizarse, en exclusiva o de forma complementaria según el caso, para tratar gripes, resfriados o diarreas; en situaciones de estrés, ante alergias, así como ante el avance de la artrosis. Ahora bien, la homepatía no debe usarse en caso de enfermedad grave: la diabetes, la hipertensión arterial, los problemas cardíacos… todas esas patologías crónicas quedan fuera de nuestro ámbito y deben circunscribirse al ámbito del médico. No somos médicos, nosotros solo podemos tratar síntomas no repetitivos.

“La homeopatía es totalmente compatible con la medicina alopática. Es perfectamente complementaria y además supone un ahorro al Estado y una vía de negocio para el farmacéutico”

Hoy en día, la medicina homeopática no forma parte de la cartera de servicios que ofrece el Ministerio de Sanidad a través de sus comunidades autónomas. Sin embargo, ¿qué acogida podría tener por el sector farmacéutico aquí? ¿Está lo suficientemente implantada en las farmacias españolas?
La implantación de la homeopatía como un servicio al paciente en España depende en estos momentos solamente de la voluntad e interés de cada farmacéutico. Yo he visto que la homeopatía es realmente eficaz e interesante como para que se termine implantando en las farmacias españolas, igual que lo está en otros países.  Cualquiera que haya probado los medicamentos homeopáticos se da cuenta de que funcionan. Es interesante de entrada porque va a aportar nuevos clientes y va a ser un eficaz instrumento de fidelización de la clientela. Por otra parte, el hecho de que no sea ofrecido por el Estado no supone una carga para un sistema nacional que ya va muy justo y al mismo tiempo puede ser algo interesante para el farmacéutico: los pacientes deciden libremente comprar el medicamento y el farmacéutico obtiene un beneficio de él.

“En España, el grado de satisfacción que presentan los usuarios de homeopatía y el creciente interés por encontrar soluciones eficaces pero con menos efectos secundarios relevantes, va a provocar que cada vez tenga un mayor peso asistencial y sanitario”

Normalmente los convencidos de la medicina homeopática vienen decepcionados de la medicina convencional y prefieren la medicina alternativa. ¿Cómo es el público que se interesa por la medicina homeopática?
Es cierto que hasta hace poco tiempo los amantes de la medicina homeopática constituían un     un público especial, compuesto por profesores, intelectuales, gente formada y amante de la naturaleza, que no les gusta tomar medicamentos muy fuertes, etc. Hoy en día, sin embargo, esto ha cambiado radicalmente. Hoy en día la gente toma lo que cree, siempre con el debido consejo del farmacéutico, que le va a sentar bien en cada momento concreto. Hoy en día, el paciente elige libremente ser tratado con medicamentos alopáticos u homeopáticos en función de lo que le vaya a ir mejor. Mi padre siempre decía que no había que matar moscas a cañonazos. Nosotros adaptamos el medicamento a los síntomas. Por ejemplo, ante un leve dolor de garganta no vamos a tomar un antibiótico si la homeopatía es una opción útil y menos agresiva. Y por el contrario, si el resfriado está muy avanzado, probablemente la homeopatía no sirva para nada. La homeopatía se suele utilizar ante los primeros síntomas, aunque también se utiliza como tratamiento complementario en algunos casos. El paciente busca opciones terapéuticas que tengan en cuenta el balance beneficio-riesgo. Los medicamentos homeopáticos responden perfectamente a las demandas de los pacientes, incluso en el caso de las embarazadas, bebés y niños de corta edad o pacientes con varios tratamientos.

Anteriormente a la norma que regula en España los medicamentos homeopáticos su eficacia era dudosa. Incluso se mencionaba que su efecto podía ser el mismo que el del placebo, y de hecho, aquí en España continúa teniendo muchos detractores… ¿Qué les diría?
Les diría que hoy en día no se puede decir eso. De hecho hay muchos estudios y ensayos clínicos que avalan la eficacia de la homeopatía. Concretamente nosotros hemos realizado un estudio farmacoepidemiológico enorme, el Estudio EPI3, en el que han participado 9.000 pacientes y 900  médicos, y sobre el que existen una decena de publicaciones recientes, que ha demostrado que el cliente de medicina homeopática es el mismo que el cliente de medicina alopática, y que la eficacia para las patologías en las que se ha aplicado es la misma en un tipo de medicina y en la otra. Hay tres grupos de enfermedades sobre las que hemos realizado este estudio de eficacia: infecciones respiratorias superiores, estrés, ansiedad y depresión, y problemas musculoesqueléticos. Sobre las tres hemos obtenido estudios satisfactorios de eficacia con la aplicación de la homeopatía.

libro homeopatía*Michèlle boiron ha escrito el libro “Recomendación de medicamentos homeopáticos”, un manual de ayuda a los profesionales sanitarios en el consejo homeopático. Esta obra, realizada junto con François Roux, está editada en 15 idiomas, ya que responde a las necesidades reales que tienen los farmacéuticos en su práctica diaria.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *