ESTÁS LEYENDO...

Halitosis. un problema de comunicación.

Halitosis. un problema de comunicación.

Si al hablar con otras personas te ofrecen caramelos
o chicles, con frecuencia, ¿te has preguntado alguna vez por qué lo hacen? Tu
aliento puede ser la causa.

Y es que el mal aliento, o halitosis, afecta a una de cada cuatro
personas, y se caracteriza por el mal olor que desprende el aire exhalado y que
generalmente se acompaña de un sabor desagradable en la boca. El mal olor se
debe a  los compuestos volátiles
sulfurosos, como el ácido sulfhídrico que se caracteriza por su olor a huevo
podrido, producidos por unas bacterias (bacterias anaeróbicas) que crecen en
ambientes privados de oxígeno, tales como la parte trasera de la lengua y los
huecos profundos de las encías. Desafortunadamente, es inaceptable en nuestra
sociedad y cada vez acude al
dentista un mayor número de pacientes aquejados por este problema.

Causas

El 90% de las causas de mal
aliento se originan en la boca, ya que en esta cavidad viven millones de
bacterias capaces de producir compuestos sulfatados volátiles de muy mal olor.
Por esta razón, es de gran importancia llevar a cabo una correcta higiene
bucodental. Además, el problema de la halitosis se puede intensificar con las dentaduras
postizas o si se sufren llagas bucales, caries, sinusitis, infecciones en las
encías o sequedad bucal
. En algunos casos la halitosis puede aparecer como
consecuencia de alguna enfermedad como una diabetes mal controlada
(aliento con olor dulzón) o una insuficiencia renal crónica (aliento con
olor a amoníaco), aunque la existencia de estas enfermedades no implica
obligatoriamente su aparición. También pueden producirla dietas pobres en
hidratos de carbono, nutrientes presentes en alimentos como la pasta, las
patatas, el pan, el arroz, los cereales y las legumbres.
Con el
tiempo,  la falta de hidratos de carbono
hace que el organismo comience a utilizar la grasa para obtener energía. Esto
produce cetosis, es decir, un aumento en sangre y orina de los niveles
de cuerpos cetónicos, que son unos compuestos que aparecen como consecuencia del
metabolismo o utilización de dichas grasas para la obtención de energía. Una de
las características de la cetosis es la aparición de un aliento con olor
pronunciado debido a la eliminación de pequeñas cantidades de acetona.

Para evitar la aparición
de halitosis lo primero es tener una buena higiene bucal

Cómo combatirla

La halitosis existe desde la antigüedad, así, ya se
hacen referencias en la Biblia y en pueblos primitivos en los que se buscaban
soluciones naturales como cáscara de huevo, clavos aromáticos, corteza de
guayaba o menta, entre otros. Hoy, es un problema muy frecuente, y predomina
más en los hombres que en las mujeres. Por ello, para evitar su aparición:

                        –    
Acude a tu farmacia,  podrán
recomendarte algún producto para solucionar el problema.

–              
Cepíllate los
dientes, encías y lengua
después de
cada comida. Una adecuada higiene bucodental evita la aparición de halitosis.

–              
Acude al dentista con
regularidad
.

–              
Si utilizas placas
totales o puentes removibles, sumérjelos en una solución antiséptica por lo
menos dos veces a la semana.

–              
Disminuye el uso de
enjuagues que contengan alcohol.

–              
Aumenta el consumo de
verduras y frutas.

–              
Bebe mucha agua o
mastica chicle sin azúcar
,
conseguirás que la boca genere saliva (ésta es la encargada de eliminar las bacterias
bucales) y no esté seca, evitando así la aparición del mal aliento.

–              
Toma infusiones de menta
pipereta, menta poleo o regaliz.

–              
Mastica hojas de menta o
chupa caramelos sin azúcar.

–              
Evita comer ajo y
cebolla
que favorecen la aparición de
halitosis. En algunas personas la col, los pepinillos, el café, las especias,
el alcohol y el tabaco son otros de los causantes del mal aliento.

El yogur
como remedio

El yogur natural puede ser muy útil para combatir la
halitosis, las caries y las enfermedades de las encías, según una investigación
de científicos japoneses presentada en una reunión de la Asociación
Internacional de Investigación Dental, y que ha sido difundida por la BBC. Los
científicos aseguraron que ingiriendo este producto se reducen los niveles de
ácido sulfhídrico, una  de las
principales causas del mal aliento. Y es que los expertos aseguraron que el
25%  de la población sufre halitosis con
regularidad, mientras que 19 de cada 20 padecen enfermedades de las encías en
algún momento de su vida.

Vitaminas que mantienen sana tu boca

                        Vitamina
A:
ayuda a tener los dientes y las encías fuertes. Encontrarás esta
vitamina en los albaricoques, melocotones, nísperos, peras, sandías y
mandarinas, entre otros alimentos.

                        Vitamina
B:
la vitamina B3 mantiene limpia la lengua y favorece una buena digestión.
La encontrarás en los mismos alimentos que la vitamina A.

                        Vitamina
C:
con ella, las heridas cicatrizan antes, sobre todo aquellas que aparecen
en las encías. Está presente en abundancia en frutas como las naranjas, los
kiwis, los pomelos o las mandarinas.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page