ESTÁS LEYENDO...

Helados: refrescantes… y mucho más.

Helados: refrescantes… y mucho más.

CONSEJOSSECCIÓN


HELADOS:
REFRESCANTES… Y MUCHO MÁS

Sinónimo
de placer y frescor, especialmente en los meses estivales, las últimas
investigaciones han demostrado que el helado, además, aporta múltiples
beneficios desde el punto de vista nutricional. De hecho, los expertos han
tirado por tierra su tradicional rol de ?chuche? y reivindican su inclusión
dentro de una dieta equilibrada, no sólo como postre, sino como merienda e
incluso como tentempié.


Las
mezclas de nieve de la montaña con miel o frutas que elaboraban los chinos allá
por el 1.000 a.C. o el ?polo? de hielo machacado mezclado con leche de búfalo,
harina y alcanfor, fabricado por los llamados ?hombres de hielo? del rey Tang
de Shang (que  posteriormente fue
importado a Occidente por Marco Polo), son indicativos de que el helado es de
esos alimentos ?con solera? de los que la Humanidad viene disfrutando desde
tiempos inmemoriales. Ahora, en pleno siglo XXI, varias investigaciones han
puesto de manifiesto su riqueza en nutrientes fundamentales para el bienestar.

Los tres
magníficos…

Según una
investigación del Departamento de Nutrición y Bromatología de la Universidad de
Barcelona, los helados aportan tres nutrientes fundamentales:

-Calcio:
El consumo de 100 gr de helado de base láctea puede suponer entre un 8 y un 16
por ciento de la ingesta diaria recomendada de calcio (alrededor de 800-1.00 mg
día). El mayor contenido de este mineral se encuentra en los  helados de leche (135 mg/100 gr)  y en los de crema ( 97,8 mg/100 gr).  A esto hay que unir el hecho de que el
contenido de calcio de los helados de base láctea es biodisponible, es decir,
nuestro organismo puede aprovecharlo bien porque contiene los elementos
nutritivos que favorecen su absorción.

-Proteínas
de alto valor biológico. Los helados aportan entre un 2,7 y un 5,5 por ciento
de proteínas lácteas. Un consumo de 100 gr de helado de base láctea proporciona
entre un 7 y y un 10 por ciento de la cantidad de proteínas que se necesita diariamente.

-Vitaminas
del grupo B. Unos 100 gr de helado de base láctea puede cubrir entre un 10 y un
15 por ciento de la cantidad diaria recomendada de vitamina B2 o riboflavina,
fundamental para el crecimiento (proporciona energía al interior de las células)
y muy importante en la producción de glóbulos rojos.

..Y
algunos más

-Grasas.
Fundamentalmente, las de la leche o de origen vegetal. El aporte varía según el
tipo de helado de que se trate, pero las cantidades oscilan entre los 5 y los
20 gr por cada 100 gr de helado.

-Glúcidos.
Su contenido es de entre 20 y 30 gr/100 gr. Uno de ellos, la lactosa, es
beneficioso para la flora intestinal, además de favorecer la absorción de
calcio.

-Minerales.
Aunque en menor proporción, los helados también aportan cantidades de minerales
como el magnesio y el fósforo.

Para
conocerlos mejor

Básicamente,
existen dos tipos de helados:

-Helados
de base láctea: su componente fundamental es la leche y, dentro de estos, se
encuentran los helados de crema (contienen un mínimo de un 8 por ciento de
grasa y un 2,5 por ciento de proteínas, ambas de origen lácteo); helado de
leche (contiene al menos un 2,5 por ciento de grasas y un 6 por ciento de
proteínas lácteas); helado de leche desnatada (elaborado con un máximo de un 0,30
por ciento de materia grasa de origen lácteo y como mínimo un 6 por ciento de
extracto seco magro lácteo);  y helado
propiamente dicho (con un mínimo de un 5 por ciento de materia grasa
alimenticia y cuyas proteínas son exclusivamente de origen lácteo).

-Sorbetes:
Es el tipo de helado que contiene al menos un 15 por ciento de frutas y un 20
por ciento de extracto seco. Una versión de estos son los polos o helados de
agua, que contienen sólo al menos un 12 por ciento de extracto seco.

A
diferencia de los de base láctea, su ingrediente principal es el agua, que
supone el 85-90 por ciento de su composición, por lo que su aporte calórico es
menor y, además, no contienen grasa ni colesterol. Por el contrario, carecen de
proteínas y suelen contener más azúcar (el frío disminuye la percepción de los
sabores y produce una ligera anestesia en las terminaciones gustativas, por lo
que se añade más cantidad de azúcares para potenciar el sabor). Asimismo, estos
helados no pueden considerarse fuente de vitaminas, minerales o fibra aunque,
eso sí, tienen la ventaja de refrescar al instante cuando hace calor y suponen
una alternativa para aquellas personas reacias a beber, tanto por su contenido
en agua, como por sus azúcares, que favorecen la sed.

Vademécum
sabrosón

-Reconstituyentes
eficaces. Según quedó reflejado en el Libro Blanco de los Helados, elaborado
hace unos años por Catedráticos de Nutrición de diferentes universidades
españolas, se trata de un alimento muy recomendable en aquellas personas que
presentan falta de apetito (niños, ancianos, convalecientes…) y también en
los casos en los que existe decaimiento o un estado de ánimo deteriorado. En
este sentido, especialistas del Consorcio Hospitalario de Tarrasa y el Parque
Taulí, de Sabadell, están llevando a cabo una investigación en la que están
comprobando cómo la inclusión de helados artesanos en la dieta habitual de
enfermos oncológicos  malnutridos y
desganados está devolviendo a éstos el apetito y, lo que es más importante,
mejorando su ánimo.

-Valor
seguro frente a la osteoporosis. Su elevado contenido en calcio convierte a los
helados de base láctea en ingredientes imprescindibles en las dietas dirigidas
a prevenir la osteoporosis.

-Buena
opción en el embarazo. Durante la gestación, los requerimientos de calcio son
mayores, lo que, unido a su riqueza en otro nutriente fundamental en este
momento, el magnesio, lo convierte en un alimento muy recomendable durante
estos meses. 

-Aliados
de dietas anticolesterol. Tal y como se recoge en el estudio de la Universidad
de Barcelona, el contenido en colesterol de los helados es moderado (incluso
inferior al de la leche), por lo que pueden consumirse con moderación en la
dieta de las personas con niveles de colesterol elevados, especialmente los
elaborados a partir de leche desnatada, los de agua y los sorbetes.

-Aptos
para hipertensos. Su bajo contenido en sodio (niveles inferiores a 70 mg/100
gr) hace que puedan integrarse sin problemas tanto en las dietas de las
personas hipertensas como de aquellas que tengan problemas de retención de
líquidos.

Saborlos
sin riesgos

Según el
Real Decreto 618/1998 del 17 de abril, los helados son ?preparaciones
alimenticias que han sido llevadas al estado sólido, semisólido o pastoso por
congelación de la mezcla de materias primas utilizadas y que ha de mantener el
grado de plasticidad y congelación suficiente hasta el momento de su venta al
consumidor?. Esta definición marca el proceso de fabricación al que deben
ceñirse los helados para evitar así posibles riesgos para la salud. Y es que su
alto contenido en hidratos de carbono, leche y huevos los convierten en medio
de cultivo p

El consejo de…

 

 

Nombre

Profesión

?Consejo?



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page