ESTÁS LEYENDO...

Hiperactividad, cómo hacer que estudien

Hiperactividad, cómo hacer que estudien


A

mi hija (8 años) le diagnosticaron hace un año un trastorno de hiperactividad. Lo que peor llevamos es el tema de los estudios y, dado el retraso que lleva, en el colegio le han recomendado que no deje de hacer tareas durante el verano. ¿Cómo conseguir que se centre, y más aún en vacaciones cuando ve que todos sus amigos están jugando? Remedios.

 

Se estima que entre el 2%-5% de la población infantil española padece el Síndrome de Hiperactividad y Déficit de Atención. La hiperactividad es cuatro veces más frecuente en varones que en mujeres, con una proporción de 4 niños frente a una niña.

De origen neurobiológico, se caracteriza por tres síntomas clave: dificultad para mantener la atención, hiperactividad motora y/o vocal y la impulsividad. Se identificará como un trastorno cuando estos síntomas y comportamientos se observen con mayor frecuencia e intensidad que en los niños o adolescentes de igual edad, e interfieran en la vida cotidiana en casa, el colegio y en su entorno en general.

 

El psicopedadogo Bernabé Tierno, da a conocer algunas pautas para favorecer el estudio:

  • Estudiar siempre en el mismo lugar. De esta forma se propicia que el cuerpo se active para el estudio al sentarse en la mesa de trabajo. Por esta razón hay que evitar estudiar recostado en la cama o en el sillón, ya que el organismo asocia estas posturas con el descanso y será difícil fijar la atención.
  • Acordar con la familia las horas de estudio, de forma que sepan cuándo pueden contar con el estudiante e intenten no molestarle entrando en su habitación. Cerrar la puerta para evitar posibles distracciones.
  • Tener el teléfono a raya. En época de exámenes son más frecuentes las llamadas para solicitar apuntes o romper la monotonía del estudio. Hay que limitar al máximo estas interrupciones.
  • Evaluar constantemente el trabajo. Cuando te sientas cansado o con ganas de tirar la toalla, pregúntate a ti mismo si te estás exigiendo demasiado o si te mereces un sueldo por el trabajo que realizas. Si eres capaz de evaluar de una forma objetiva tu trabajo te darás cuenta de que siempre puedes rendir un poco más, poner un poco más de interés y de atención en lo que estás realizando, señala Tierno.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page