ESTÁS LEYENDO...

Hiperhidrosis.

Hiperhidrosis.

Padezco de sudoración excesiva en las palmas de las manos y en la frente sin aparente motivo. Esta  situación empeora cuando empiezan a subir  las temperaturas. Me  resulta muy  molesto y desagradable, ya que tengo un trabajo en el que  tengo que relacionarme con mucha gente. ¿Hay algún tratamiento natural efectivo?? David (Lérida).

Lo que padeces es hiperhidrosis. Se trata de un exceso de sudoración por parte de las glándulas sudoríparas, sin ningún motivo evidente a excepción de la práctica del ejercicio físico. Suele darse en axilas, pies, cara  y manos.

El sudor es necesario para el control de la temperatura corporal. Está regulado por el sistema nervioso simpático. Entre un 0,5 y un 1% de la población tiene un inapropiado funcionamiento del sistema simpático, que envía un estímulo exagerado a las glándulas del sudoríparas produciendo una sudoración desmesurada en determinadas zonas del cuerpo, así se produce la hiperhidrosis.

Quien la padece puede tener verdaderos problemas a la hora de relacionarse socialmente (simplemente dar la mano) y para el desarrollo de determinados trabajos.

Hay diferentes tipos de hiperhidrosis:

–         Generalizada: afecta a todo el organismo.

–         Localizada: sólo afecta a determinadas zonas del cuerpo.

–         Idiomática cuando no se conoce su causa.

–         Patológica: cuando es causada por ciertas enfermedades (parkinson, hipertiroidismo,   estrés, ansiedad).

Para prevenir esta situación te recomiendo una serie de consejos:

–         Usa ropa de algodón y evita tejidos sintéticos.

–         Cambia de calzado y ropa varias veces al día.

–         Evita tomar café, alcohol y especias picantes.

–         Depílate las axilas.

–         Evita usar productos cosméticos grasos.

Efectivamente, hay tratamiento fitoterápico que te ayudará a paliar el exceso de sudor, cuyas plantas serían:

–         La salvia (Salvia officinalis L): el aceite esencial que contienen sus hojas paraliza las terminaciones nerviosas periféricas de las glándulas sudoríparas y también actúa sobre el centro termorregulador del organismo. Además, esta planta posee propiedades antibacterianas y antifúngicas. Debido a su cierta actividad estrogénica (aumenta la acción de las hormonas sexuales femeninas, los estrógenos) es recomendable no exceder de 3-4 meses seguidos la toma de esta planta, sobretodo en el caso de los hombres. Se descansará 1-2 meses y se podrá continuar el tratamiento.

Se puede encontrar en forma de tintura o cápsulas. Siempre la dosis se debe tomar 1-2 horas antes de que empiecen los sudores.

     Está contraindicado  durante el embarazo y durante la lactancia.

–    Hisopo (Hyssopus officinalis). Sus hojas y partes florales contienen aceites esenciales con acción antisudorífica, aunque menos que la salvia.

–   Plantas como la ortiga blanca y la hammamelistambién disminuyen las secreciones sudoríparas, pero además son antinflamatorias y descongestivas.

                Todas estas plantas pueden resultar útiles para controlar el exceso de sudoración, pero si se produce una agravación de los síntomas, o una irritación excesiva de la piel debes acudir a consultar a tu médico, ya que puede haberse empeorado el problema.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page