ESTÁS LEYENDO...

Hombres ¡a cuidarse!.

Hombres ¡a cuidarse!.

Más gruesa, más elástica, más rica en colágeno,
más firme… Contrariamente a lo que pueda parecer, las células de la epidermis
masculina no han hecho un pacto con el diablo: también envejecen y, por tanto, necesitan
los cuidados de la cosmética anti-edad y la puesta en marcha de un plan diario
que le permita llegar a la ?madurez? en las mejores condiciones.

La piel
masculina cuenta, a priori, con unas credenciales mucho más favorables que las
de la epidermis de las mujeres y, debido a ello, envejece más tarde, pero lo
hace en peores condiciones: Sí: es una capa córnea más sólida, más gruesa y más
grasa pero, al llegar a los 40, esta fortaleza que le proporciona su apariencia
de lozanía juvenil se hace añicos y, casi de la noche a la mañana, las arrugas
y los surcos profundos hacen su aparición. ¿Se puede prevenir? Por supuesto,
siempre que se utilice una estrategia de doble dirección: por un lado,
protegiéndola adecuadamente de los afectos externos, especialmente del sol y,
por otro, aplicando la cosmética anti-edad más adecuada a este tipo de piel.


Los seis gestos básicos


1-Exfoliación
. Todos los hombres deberían poner en práctica
este gesto cosmético al menos una vez por semana ya que, en su caso, a todas
las ventajas que la exfoliación aporta a la piel (eliminación de células
muertas, apertura de los poros), se añade un plus más que importante: la
eliminación de esos pelillos de la barba que pueden quedar ?apresados? como
consecuencia del sebo, la suciedad o las células muertas y que dificultan
notablemente el afeitado. El resultado se aprecia de forma casi inmediata:
mejora visible del aspecto de la piel, difuminación de manchas e
imperfecciones, desaparición de los puntos negros y reducción del espesor de la
capa córnea.

Cómo
hacerlo
: Las exfoliantes se encuentran en forma de geles, cremas, aceites o
emulsiones que incorporan una serie de microgránulos que ejercen una suave
acción abrasiva sobre la piel. La mayoría incluyen agentes desincrustantes (cápsulas
de polietileno), exfoliantes como las semillas de albaricoque e ingredientes
calmantes y refrescantes como el mentol. Hay que aplicar una pequeña cantidad
con movimientos circulares sobre el rostro humedecido previamente con agua
tibia, evitando el contorno de ojos y poniendo mucho cuidado en la zona de la
barba. Aclarar después con agua tibia.


2-Afeitado
. Se trata de una ?actividad? a la que los
hombres dedican unas 3.500 horas de su vida. La clásica espuma de afeitar tiene
en la actualidad otras ?compañeras? en el neceser masculino como el gel (para
todo tipo de barba y específicamente recomendado para aquellas que presentan
imperfecciones) y la crema (la mejor opción para las barbas más duras y
pobladas). Este gesto cosmético hoy día no se concibe sin el toque final del
after shave. Hay dos opciones: el fluido (refresca y alivia las pieles más
sensibles, normales y mixtas) y el bálsamo (recomendado para las pieles
dañadas, ya que ejerce una acción calmante, purificante e hidratante).

-Cómo
hacerlo
. Lo ideal
es, nada más salir de la ducha, aplicar un producto pre-afeitado
(preferiblemente en aceite) para ablandar la barba. Después es el momento de la
espuma: tras rociarla hay que esperar 30 segundos para que suavice el vello. Utilizar
la cuchilla o la maquinilla suavemente, haciendo sólo una pasada en cada zona.
Empezar por los lados de la cara y dejar para el final los labios y el cuello.
La costumbre que tienen muchos hombres de afeitarse mientras se duchan es una
buena opción, siempre y cuando se haga al final, para dar así tiempo al vello
de suavizarse. Un truco: Para prevenir la formación de bacterias, la oxidación
y hacer que las hojillas duren más, se puede dejar la maquinilla manual  sumergida en un aceite mineral durante la
noche.


3-Limpieza
. Poco a poco, los hombres han ido abandonando
el tandem agua y jabón y han empezado a utilizar productos adaptados a su tipo
de piel. Así como las mujeres están más ?entrenadas? en la identificación de
las características de cada piel, estas (debido fundamentalmente a su grosor y
resistencia) son menos obvias en el caso de la epidermis masculina. Si tras la
ducha se nota especialmente tirante, se trata de una piel seca; si la frente  y la nariz presentan un aspecto ?aceitoso?, la
piel es grasa; mientras que si este aspecto está restringido a la zona T
(cejas, nariz y barbilla) pero seca alrededor de los ojos, entonces el tipo de
piel es mixta.

-Cómo
hacerlo
:  Lo ideal es aplicar estos productos dos veces
al día, por la mañana y por la noche, antes del afeitado o del tratamiento
habitual para la piel. Las fórmulas en gel se extienden por toda la cara,
evitando el contorno de ojos, y aclarando abundantemente con agua templada.
Algunas líneas cosméticas masculinas incluyen mascarillas, que, aplicadas una
vez por semana, complementan este gesto y mejoran el estado de la piel.


4-Hidratación
. Este es el gesto básico, y con el que ya
están concienciados la gran mayoría de los hombres. A partir de los 40-50 años
hay que buscar hidratantes faciales que no sólo restauren la humedad perdida
sino que también ejerzan una acción antiedad. Y es que esta piel otrora
rebosante de colágeno, empieza a ceder ante los embates de la gravedad, lo cual
es visible fundamentalmente en cinco zonas: contorno de ojos, arrugas en la frente,
flacidez del mentón y bolsas debajo de los ojos. A este ?declive? natural hay
que unir la acción de otros factores como el estrés, el tabaco, el sedentarismo
y la dieta deficiente. De ahí  la
necesidad de aplicar a diario tratamientos reafirmantes, cuyo objetivo es
relajar los rasgos y aportar firmeza y elasticidad a la epidermis, reduciendo
el envejecimiento cutáneo. Sus fórmulas suelen estar compuestas por
ingredientes antioxidantes, como el extracto de té verde (ayuda a reducir los
daños que causan los radicales libres producidos por el sol y la
contaminación); activos hidratantes; minerales como el silicio (que contribuye
a suavizar las arrugas desde el interior de la piel); y sustancias calmantes y
suavizantes, como la cafeína y el aloe vera.

-Cómo
hacerlo
. Aplicar el
producto por todo el rostro, con la piel limpia y seca, después de la limpieza
y el afeitado, una o dos veces al día, según el estado de la piel, empezando
por la frente y bajando hasta el cuello, con movimientos alisantes, enérgicos y
rápidos.


5-Protección solar
. Es indispensable tanto para
prevenir el envejecimiento como para librarse del cáncer de piel. El hecho de
que se trate de una epidermis más gruesa que la femenina no supone ningún
?seguro de vida? frente al cáncer de piel. Muchas casas cosméticas ofrecen
fotoprotectores solares en sus líneas masculinas especialmente adaptadas a las
características de la epidermis masculina.

-Cómo
hacerlo.
Muchas de
las hidratantes masculinas ya incluyen fotoprotección en su formulación, pero
si no es así, lo mejor es utilizar, tanto en verano como en invierno, un
producto específico con un SPF como mínimo de 15 (absolutamente imprescindible
si se trabaja o se hace deporte habitualmente al aire libre).


6-Cuidados antiacné
. Como muchos pueden comprobar, no
se trata sólo de un problema ligado a la adolescencia. ¿La razón? A partir de
los 25 años, el ritmo de renovación celular se realentiza de forma paulatina,
pero inexorable, y esta ciclo se alarga hasta el doble una vez cumplidos los
50. Como consecuencia de ello, las células muertas no se eliminan de forma
uniforme, por lo que la capa córnea se vuelve desigual, dando lugar a
descamaciones, puntos negros, piel engrosada en exceso, manchas… A esto hay
que unir otro problema muy masculino: la aparición de brillos, producidos por
las pieles grasas y los poros excesivamente abiertos.

-Cómo
hacerlo
: La
limpieza es clave: hay que lavar el rostro dos veces al día, mañana y noche,
con un producto específico que controle la grasa sin irritar la epidermis ni
alterar su pH. Por la mañana, hay que aplicar una crema que incluya
ingredientes antiacné, como el ácido salicílico, un beta-hidroxy-ácido que
exfolia el poro, regulando la actividad sebácea, además de limpiar la piel.
Muchas de las lociones after shave funcionan como un ?2 en 1?, ya que incluyen ingredientes
como el triclosán, que es un antibacteriano que combate la aparición de los
granos a la vez que previene la infección cuando se producen microcortes cuando
la cuchilla está sucia.


Los ojos: el punto débil (recuadro)

Con el paso
del tiempo, las células de la epidermis masculina se renuevan más lentamente y
esto es especialmente visible en la zona del contorno de ojos. Y es que su  grosor natural contrasta con la finura y
fragilidad que caracteriza a esta zona, de ahí que sea la principal ?chivata?
ya no sólo del paso del tiempo, sino también del cansancio y el estrés. Por
eso, algunos muestran desde edades muy tempranas unas líneas de expresión muy
marcadas y unas ojeras de color azulado. Esto último se debe a que también el
drenaje linfático se ralentiza, por lo que los fluidos se acumulan, los
párpados se hinchan y se forman las bolsas. De ahí que uno de los primeros
cosméticos que se debería incluir en el neceser masculino sean las formulaciones
para el contorno de ojos, especialmente efectivas  cundo las imperfecciones son ligeras o
incipientes, de ahí que sea tan importante atajarlas al primer síntoma. Tienen
que aplicarse mediante ligeros golpecitos con el dedo anular siguiendo el
contorno del ojo. Los hay en distintas texturas: emulsión, bálsamo, fórmulas
mitad gel, mitad suero, crema, gel fluido y la más novedosa: el stick, un
cómodo formato que permite aplicarlo siempre que se note la piel tirante y que
está concebido para ?refrescar? los párpados (una zona olvidada con frecuencia)
. En cuanto a los ingredientes, los más efectivos para esta zona son el
magnesio (que refuerza el metabolismo celular) y la cafeína (que estimula la
microcirculación cutánea).


No sólo la cara (recuadro)

La cosmética
corporal masculina es un valor al alza y, de hecho, hay muchas gamas con una
versión ?para ellos? de sus productos reafirmantes, adelgazantes, anti-tripa,
etc.  

Pero la
coquetería masculina no se limita al ?cuidado doméstico? sino que, según datos
de la Secpre
(Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética), dos de cada
diez operaciones de cirugía estética que se efectúan en  nuestro país se realizan en hombres y, entre
ellas, la intervención estrella es la blefaroplastia. Los especialistas de la Secpre han definido el
perfil del hombre que se decanta por esta cirugía: unos 40 años de edad, con
trabajos de cara al público, que desea deshacerse de las antiestéticas bolsas
para eliminar el aspecto de cansancio y la huella del paso de los años. En
cuanto a las técnicas de medicina estética, botox está siendo cada vez más
demandado por un amplio sector del público masculino



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page