Ictus, ¡conciénciate ya!

El ictus es una enfermedad muy peligrosa y de consecuencias irreversibles. Ante cualquier duda, corre a tu farmacia más cercana y asesórate ¡Tu farmacéutico te ayuda a prevenirlo!

Entre 120.000 y 130.000 españoles sufren un ictus cada año, siendo la segunda causa de muerte en la población general y la primera entre las mujeres. Este accidente cerebrovascular se debe en su mayoría a infartos cerebrales (80%) o a hemorragias intracraneales. En cualquier caso, se trata de una enfermedad fulminante que, en el 50% de los casos, desemboca en fallecimiento o se acompaña de graves secuelas de por vida.

SEÑALES DE ALARMA

·        Se cae un lado de la cara.

·        Pérdida de fuerza o sensibilidad en un lado del cuerpo.

·        Problemas de expresión o de entendimiento.

·        Alteración de la visión.

·        Dolor de cabeza inusual.

¡Tu farmacéutico te puede ayudar!

Además de recomendar a los pacientes pautas para mejorar su nivel de estrés, actividad física y alimentación, evitando sustancias nocivas como el tabaco o el alcohol, los farmacéuticos ayudarán a los ciudadanos a actuar ante posibles casos de ictus, mediante sencillas pruebas, y velarán por que los que las personas que ya sufrieron un ictus con anterioridad no vuelvan a sufrir otro, ya que los tratamientos son vitalicios y necesitan un completo cumplimiento terapéutico.

Todo ello gracias a la campaña sanitaria de prevención del Ictus que el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) y su presidente Jesús Aguilar, ha puesto en marcha junto a la Sociedad Española de Neurología (SEN) y la asociación de pacientes Freno al Ictus. Esta iniciativa, que incide en el hecho real de que el 90% de los ictus son prevenibles y que “cada minuto cuenta”, pretende impulsar la prevención y la actuación temprana a través de la red de 22.000 farmacias en España. Puesta en marcha con la colaboración de Bayer y Boehringer Ingelheim, se enmarca dentro del programa Tu farmacéutico informa, e incide de manera muy especial en el protocolo de actuación que deben seguir los ciudadanos y profesionales sanitarios cuando hay indicios de ictus.

Ictus y epilepsia
Una relación bidireccional

Numerosos estudios epidemiológicos explican que la incidencia de epilepsia en función de la edad sigue una curva con dos picos importantes: uno de ellos en la infancia, con epilepsias connatales o de base genética; y otro en etapas avanzadas de la vida. En este último caso, explican desde la Sociedad Española de Epilepsia (SEEP), “se trata de epilepsias que aparecen como consecuencia de enfermedades neurodegenerativas o cerebrovasculares como el ictus”. Así, “padecer un ictus eleva hasta 17 veces el riesgo de desarrollar epilepsia, y sufrir epilepsia puede duplicar y, hasta cuadriplicar, el riesgo de tener un ictus”, según los ha manifestado el doctor Pedro J. Serrano Castro, de la Sociedad Española de Epilepsia (SEEP) y jefe del Servicio de Neurología del Hospital Regional Universitario de Málaga, en el marco del IV Congreso de la SEEP.

Durante este encuentro se ha tratado tanto la relación entre ictus y epilepsia como la relación inversa: la existente entre la epilepsia y el ictus. Al parecer, las causas que explican estas cifras son múltiples y entre ellas destaca el efecto que tienen algunos fármacos clásicos antiepilépticos sobre el metabolismo lipídico y la aterogénesis (alteraciones que permiten la aparición en la pared de las arterias de un depósito de lípidos, que provocan la pérdida de elasticidad arterial y otros trastornos vasculares), algo que con algunos fármacos antiepilépticos recientemente comercializados ya se ha evitado, en buena parte.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *