ESTÁS LEYENDO...

Incontinencia de orina. las ideas claras.

Incontinencia de orina. las ideas claras.

Por Pilar Pons,
fisioterapeuta especializada en rehabilitación del suelo pelviano

Las afectaciones del suelo pelviano son
tan antiguas como la mujer.  Aunque
existen métodos más o menos agresivos para acabar con ellas,  la rehabilitación con fisioterapia permite
prevenirlas, reducirlas e incluso curarlas

¿Qué es la musculatura del suelo
pelviano?

La
musculatura perineal se encarga de sujetar la vejiga de la orina, la matriz y
los intestinos. Por este motivo, cuando ésta se deteriora, no es de extrañar
que aparezcan síntomas de incontinencia urinaria o fecal, que pueden llegar a afectar
seriamente a la calidad de vida de la mujer. Estos síntomas se manifiestan normalmente
con pérdidas de orina ante un esfuerzo (reír, toser, saltar) o con sensación de
urgencia. Otras afectaciones las constituyen los prolapsos o descensos de las
vísceras, que pueden incluso llegar a aparecer por la vagina.
Por último y también como consecuencia del bajo tono muscular, puede haber
disfunciones sexuales debido a la falta de sensibilidad en la zona.

¿Cómo se deteriora esta musculatura?

1.       
Por herencia
genética.

2.       
Por la práctica
de determinados deportes (los abdominales fuertes presionan las vísceras hacia
abajo).

3.       
Por malos hábitos
(estreñimiento crónico entre otros).

4.       
A consecuencia de
los partos.

5.       
Por la edad.

¿Cómo ayuda la fisioterapia?

  1. En primer lugar, la
    fisioterapia permite hacer una revisión de los hábitos de la mujer.
  2. Con ella se consigue
    rehabilitar y aumentar el tono muscular de la zona, mediante ejercicios,
    conos vaginales (son unas pesas que aumentan la fuerza y el tono) y/o
    electroestimulación.
  3. Gracias a la
    rehabilitación con fisioterapia podemos ahorrarnos intervenciones
    quirúrgicas.

4 ejercicios del suelo pélvico

Aunque
existen más ejercicios concretos del suelo pélvico (que requieren la
supervisión del fisioterapeuta para asegurar su correcta ejecución), éstos son
básicamente los cuatro ases de la baraja:

  1. Contraer el esfínter
    anal como si se quisiera retener un supositorio, lenta y sostenidamente.
  2. Contraer el esfínter
    uretral como si se quisiera retener el pipí,
    lenta y sostenidamente.
  1. Contraer los dos
    esfínteres juntos, también lenta y sostenidamente.
  2. Contraer los dos
    esfínteres juntos, de forma rápida.

Es
útil hacer también gimnasia de control
postural y de la pelvis
.  Un buen
sistema  para ello es hacer danza del
vientre, ya que no causa presión en la zona perineal y por lo tanto no
perjudica a la mujer, como sí lo hacen los ejercicios abdominales clásicos o
los diferentes métodos donde aparecen saltos e impactos. Algunos deportes
también pueden ser perjudiciales.

El
uso de los conos vaginales es un
buen sistema para realizar ejercicios en casa, dedicando tan sólo un cuarto de
hora al día. 

Cuándo pensar en la rehabilitación

–         
Ante cualquier
pequeño escape de orina

–         
Después de un
parto vaginal (al mes aproximadamente)

–         
Si hay síntomas
de urgencia urinaria

–         
Si no se pueden
retener las heces o los gases

–         
Si el ginecólogo
dictamina un prolapso, ya sea de vejiga, de útero o de intestinos

–         
En disfunciones
sexuales

–         
Después de
cualquier tipo de intervención quirúrgica ginecológica (sobretodo después de la
extirpación del útero)

NO ES NORMAL?  

–         
Que se escape la
orina, los gases o las heces bajo ninguna circunstancia.

–         
Hacer más de 7 pipís al día (salvo que se siga una dieta hídrica).

–         
Levantarse por la
noche para orinar.

La incontinencia no es un atributo de la
gente mayor, de ahí que deba cuidarse esta musculatura desde la juventud



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page