ESTÁS LEYENDO...

La mayor individualización de la ventilación mecán...

La mayor individualización de la ventilación mecánica no invasiva, clave para el éxito del tratamiento

Especialistas en neumología de toda España se reúnen en un curso-taller avanzado patrocinado por Chiesi 

Debido a su gran eficacia y múltiples ventajas, la técnica de la ventilación mecánica no invasiva (VMNI) ha experimentado un auge considerable en los últimos años. Al inicio se usaba principalmente en la Unidades de Cuidados Intensivos, pero ahora es ya el tratamiento de primera elección en varias patologías y ha pasado a ser también de uso habitual en los Servicios de Urgencias y, evidentemente, en el ámbito de la Neumología, donde se aplica tanto en situaciones de insuficiencia respiratoria aguda como en pacientes con insuficiencia respiratoria crónica en su vertiente de prescripción domiciliaria.

El avance de esta relativamente nueva técnica médica ha sido tan rápido que no es extraño que neumólogos o médicos generalistas, aunque saben “a quién y cuándo hay que poner la ventilación, no tengan tan claros otros aspectos, por ejemplo, cómo hay que ponerla o cómo hay que controlarla. También puede que desconozcan la tecnología que se esconde detrás de la VMNI puesto que la industria ha avanzado muy rápido”, reconoce el Dr. Manel Luján, coordinador de la Unidad de Ventilación No Invasiva del Hospital Universitario Parc Taulí de Sabadell (Barcelona), quien ha codirigido el curso con el Dr. Eduard Monsó, Director del Servicio de Neumología del mismo hospital.

Para que los profesionales sanitarios puedan sacar el máximo provecho posible a esta tecnología, del 21 al 23 de octubre ha tenido lugar en el Hospital Universitario Parc Taulí de Sabadell el curso-taller avanzado ‘Tecnología y Monitorización en Ventilación Mecánica no Invasiva’, realizado con la colaboración de Chiesi. La quinta edición del curso, que ha contado con la participación de 25 especialistas en neumología de toda España, ha tenido como objetivo principal “dar una visión de la tecnología asociada a la ventilación y sobre cómo la podemos controlar desde el punto de vista de cómo se relaciona y cómo funciona el ventilador con cada paciente en concreto”, explica el Dr. Manel Luján.

Este conocimiento más individualizado del funcionamiento de la VMNI ha cobrado mayor importancia tras la aparición de diversos sistemas de monitorización acoplados a los diferentes ventiladores comerciales, que ofrecen lectura on-line de registros de presión y flujo-tiempo. Se trata de una innovación tecnológica que el médico que trabaja con VMNI debe conocer en profundidad, dado que de la correcta interpretación de los trazados puede depender el éxito o el fracaso de esta técnica. De la misma forma, es importante conocer la fiabilidad de los sistemas de monitorización mediante un análisis crítico y comparativo de los datos que pueden ofrecer.

Este curso-taller avanzado, dirigido a especialistas en neumología con conocimientos básicos de VMNI y que ha contado con el reconocimiento de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), pretende dar una visión diferente al de los cursos clásicos, “desde el punto de vista tecnológico y con la ayuda de los recursos que ofrece un laboratorio de investigación en ventilación no invasiva”, añade Luján.

¿Qué es la VMNI, cuándo se usa y cuáles son sus ventajas?
La VMNI puede definirse como cualquier forma de soporte ventilatorio administrado sin necesidad de intubación endotraqueal. La no necesidad de intubación endotraqueal es precisamente su principal ventaja respecto a las técnicas de ventilación mecánica invasivas convencionales, porque no sólo resulta más confortable para el paciente (quien puede comunicarse, comer y beber, expectorar y se ahorra la necesidad de ser sometido a una sedación profunda), sino que además disminuye la incidencia de complicaciones (como efectos secundarios importantes, fundamentalmente de tipo infeccioso y por barotrauma) y reduce costes económicos.1

La ventilación no invasiva es actualmente el tratamiento de elección en la mayor parte de pacientes con fallo ventilatorio agudo, tras haber desplazado a la ventilación invasiva, que ya sólo se usa en caso que la VMNI fracase. Los buenos resultados obtenidos en las agudizaciones graves de la EPOC han extendido el uso de esta técnica a otras patologías que cursan con insuficiencia respiratoria aguda, tales como agudización grave del asma, edema agudo de pulmón, insuficiencia respiratoria postoperatoria, neumonía, etcétera. Por otro lado, la VMNI también es usada en pacientes con insuficiencia respiratoria crónica que precisan de ventilación por las noches.

La VMNI ha demostrado ser una técnica eficaz y relativamente sencilla para el tratamiento de la insuficiencia respiratoria de diferentes etiologías. Sin embargo, resulta imprescindible una correcta motivación y entrenamiento de todo el equipo que utiliza estas técnicas para asegurar su éxito y favorecer la tolerancia por parte del paciente.





Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *