ESTÁS LEYENDO...

INÉS BALLESTER. Una periodista “todoterreno”

INÉS BALLESTER. Una periodista “todoterreno”




La periodista Inés Ballester



ha sido una habitual de los horarios matinales de la televisión pública desde hace varios años gracias a al programa ‘Por la mañana’ que se ha venido emitiendo en La Primera de TVE. El programa incluía una sección de cocina que con el tiempo se transformó en un libro titulado ‘Cocina con corazón’, apadrinado por el propio Arguiñano, al que han seguido otros dos volúmenes. Una apasionada también de la radio que a veces se pregunta si sabría hacer algo alejada de la profesión periodística.






 


Por Xoán Luaces Fandiño

 Foto de Inés Ballester








 


Primero fue ‘Cocina con corazón’ y posteriormente lanzaban otros dos. ¿Cuántos libros de cocina han editado ya?




Realmente hemos sacamos dos, el tercer libro es un recopilatorio. En las dos primeras ediciones hicimos una selección de recetas y en la última decidimos sacar las recetas que se habían cocinado en el programa desde que hicimos la sección.

Fue tal el éxito que salió el primer libro por la feria del libro de abril del año 2006, el segundo salió en la Navidad siguiente, y después editamos un recopilatorio para el Día de la Madre y la feria del libro del pasado año.



 


En el primer libro fue Carlos Arguiñano el padrino de la iniciativa…

La idea de que estuviese Arguiñano fue un poco porque le hice responsable de que yo acabase delante de los fogones y con un delantal, a pesar de ser periodista y sin tener casi ni idea de cocina. Como es tan cariñoso y generoso, vino a respaldarme.



 


¿Y a quién se lo recomienda, a quién va dirigido?

Es un libro para todo el mundo, para las amas de casa que son las que más saben, y también para los amos de casa, a quienes les puede servir para renovar los menús de su casa, dado que a veces nos estancamos siempre en los mismos platos. El libro nos puede sugerir cosas nuevas.

También los compran muchas madres para sus hijos, para los que se casan o se independizan, “para ver si se espabilan”, que me lo dicen mucho cuando voy a firmarlos por ahí, y claro, muchos hijos se lo compran a las madres… Es un buen regalo, incluso para pasarlo de padres a hijos, o para tenerlo siempre como libro de consulta.



 


¿Es usted más de comida tradicional o le gustan también los alimentos biológicos y dietéticos?

Me gustan los alimentos sabrosos, básicamente, otra cosa es que esté comiendo todo el día queso manchego, aunque soy muy mediterránea. Le pongo aceite a casi todo, soy más de aceite, de  pan, de queso y de buen jamón que no de alimentos light, la verdad.



 


Y lo de hacer ejercicio como lo lleva, ¿practica algún deporte o tiene alguna tabla de ejercicios diaria?

Debería, pero al menos pago el gimnasio (risas)… Decía el Gran Wyoming que los gays son personas que pagan el gimnasio y además van, pero yo no soy de esos, yo pago y a lo mejor voy un día al mes, es todo un desastre.



 


¿Cómo ve el mundo de la televisión en estos tiempos tan revueltos que vivimos, y más en la televisión pública en donde se han iniciado reformas importantes?

La televisión lleva un tiempo estancada, con pocas novedades. Tan sólo algunas modificaciones  de formatos que triunfan y que vienen a ser cosas que se hicieron ya pero que vuelven a ponerse de moda, como son los concursos, por ejemplo ‘Mira quien baila’, un formato que ha funcionado.


 


¿Le gustaría seguir en el futuro con el mismo formato de programa?

Me gustaría seguir con el magazín, que es mi formato, aunque querría hacerlo con un poquito más de tranquilidad, más reposado y con menos cotilleo. Sigue siendo el magazín lo que prefiero, donde uno puede dar más de si, aportando su bagaje personal y su experiencia.


 


¿No le apetecería hacer radio durante una temporada, como suelen hacer muchas otras presentadoras?

La radio es mi futuro, lo he pensado y lo pienso siempre. A mí me gusta la tensión informativa de la televisión, creo que es cuando me crezco más, cuando estoy más centrada, auque quizás la radio sea más tranquilita que la tele…


 


¿Qué hubiera hecho si no se hubiese dedicado al periodismo?

Eso sí que me tiene preocupada, lo pienso montones de veces, me digo ¿sabré hacer algo más…?


 


¿Podría poner un restaurante, por ejemplo?

Mi familia ha tenido negocio y un restaurante es una esclavitud muy grande, eso no lo quiero para mí. Me gusta todo, la ópera, los toros, el fútbol, los deportes, pero para trabajar me siento bastante inútil. He optado hace poco para conseguir una emisora de radio en mi tierra, así que a lo mejor pronto estaré dirigiendo mi propia emisora de radio, que sería una experiencia profesional bonita ¿no?…


 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page