ESTÁS LEYENDO...

Jose coronado. galán… y mucho más.

Jose coronado. galán… y mucho más.

Todos le tenemos en mente por su trabajo al frente de la redacción del Crónica en la serie de televisión ?Periodistas?, el trabajo que quizás le haya dado sus mayores cotas de popularidad. Actor tardío, llegó a la profesión un poco por casualidad, y un mucho por su carácter polifacético e inquieto. Curtido también en teatro y cine, géneros que le apasionan y en los que ha trabajado bajo la dirección de Aranda, Camus o Saura, ha sabido hacerse un lugar en la profesión y ganarse el respeto por su trabajo.

  • Pasó seis años en las Facultades de Derecho y Medicina. Abrió agencias de viaje, agencias de modelos, restaurantes? y terminó en el mundo del teatro, de la televisión y del cine ¿Sus variopintos comienzos tienen algo que ver con su carácter?

Por supuesto. He emprendido muchos proyectos que luego, cuando estaban en su mejor momento, han dejado de entusiasmarme. Por eso creo que me desenvuelvo bien en este mundo en el que un día haces un personaje y trabajas con un director, y al poco tiempo te encuentras en un contexto radicalmente distinto. Me gusta. Es mi sitio? y es enriquecedor. Siempre me ha gustado vivir al día y “coger el toro” por donde viniese.

  • Haciendo balance, ¿con qué se queda del cine, con qué de la televisión y con qué del teatro?

Ahora que estoy haciendo buenos trabajos con buenos directores, sigue sin cambiar algo innato en mí: esa vena rebelde, aventurera, que me hace ser osado e ir contra todo. Y eso significa no quedarme con nada y con todo a la vez. Coqueteo con la televisión, sin olvidar mi referente que es el escenario, y al mismo tiempo tanteo el cine, que es el medio en el que quiero cuajar, porque es lo más difícil. Es fantástico vivir la vida de muchos personajes y estar sometido a cambios continuos. El teatro siempre me ha llenado mucho. La prueba está en que he llegado incluso a producir obras de teatro como Algo en Común, del Director Paco Pino.

  • ¿Y lo más difícil o duro de la profesión?

El mundo de la interpretación es mucho más rígido de lo que se pueda uno imaginar. Aunque yo he tenido mucha suerte en lo que a trabajo se refiere, no las he tenido todas conmigo, ya que no vengo de escuelas de interpretación. Siempre he pensado que este oficio se aprende trabajando. Pero la crítica no siempre ha sido buena conmigo. Creo que la felicidad no se perdona: el tener trabajo, el ganar dinero, que te vaya bien con las mujeres? y ser guapo.

  • Francamente, ¿cree que le ha ayudado el físico en su escalada como actor?

Nunca me ha faltado el trabajo. Supongo que el físico ha influido, aunque creo que también tiene mucho que ver el hecho de que en España, actores de mi edad somos muy pocos. De todas formas, mis personajes han sido muy diferentes, aunque se empeñen en ubicarme en el papel de galán. Prueba de ello es el papel que interpreté en Algo en Común, en el que hacía de homosexual, y en Goya de Carlos Saura, donde hacía de todo lo contrario a un galán? El mundo de los actores está hecho, más que ningún otro, de casualidades. Y la casualidad ha querido que ahora me vaya bien a mi.

  • ¿Y en qué medida cuida ese aspecto físico?

En la medida en que cuidarse está relacionado con la salud. Para mi es fundamental envejecer con calidad de vida. Además, a todo el mundo le gusta verse bien delante del espejo, sobre todo si trabajas en un medio en el que se valora mucho la imagen. Pero no hay que perder el sentido común, y éste está en poner el físico al servicio de la persona y no la persona al servicio del físico. Como dice Mario Camus, el día que dejes de pensar que eres guapo, lo serás de verdad.

  • Recientemente ha sido padre de su segunda hija, habida de su relación con Mónica Molina. El primero, Nicolás, es ya un adolescente. ¿Cómo ha sido la experiencia de encontrarse de nuevo con un bebé en casa?

Pues igual de maravillosa, aunque vivir esta experiencia desde la madurez te hace ver las cosas de manera diferente, desde una óptica de responsabilidad mayor.

  • Aunque ciertamente nunca ha dado pie a ello, en ocasiones se ha hablado más de su vida personal que de su profesión ¿Detesta esta situación o simplemente la ignora?, ¿ha afectado a su trabajo?

No quiero ser un famoso tal y como ahora se entiende esa palabra. Actualmente está en boga un tipo de “periodismo” que ha perdido el sentido de la palabra intimidad. No quiero ser un personaje de ese tipo de periodismo, si es que se le puede llamar periodismo. Respecto al trabajo, siempre he tratado de mantener ambas facetas de mi vida separadas. Al final, aunque te cueste, lo consigues.

  • Un sueño por cumplir

La inmortalidad.

  • Una debilidad

Confiar en exceso.

  • Principal defecto

La impaciencia.

  • Principal virtud

El respeto.

  • Lo que más admira

La sencillez.

  • Lo que más detesta

La violencia.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page