ESTÁS LEYENDO...

¡juegos! riesgos y precauciones.

¡juegos! riesgos y precauciones.

Nos
lamentamos de que los niños, cada vez más sedentarios, se decantan por la
televisión y el ordenador frente a los tradicionales juegos que antaño
disfrutábamos en parques y jardines. Sin embargo, la calle también tiene sus
riesgos en cuanto a caídas y pequeños accidentes se refiere.

Esta
tendencia de los menores para llenar su tiempo libre es cada vez más acusada y
acarrea importantes secuelas. En el plano
psicológico el aislamiento o la adicción a los videojuegos, y en el físico la
principal consecuencia es el sedentarismo y consecuentemente la obesidad. Según
la Asociación Española de Pediatría, entre un cinco y un
10% de los niños en edad escolar es obeso
, cifra que aumenta en la
adolescencia entre el 10 y 20%. De estos, el 80% continuará teniendo sobrepeso
en la edad adulta.

Frente a ello, los juegos tradicionales y
la práctica de deporte al aire libre se ofrece como la solución más saludable
para llenar el tiempo libre de los pequeños, y procurar un buen desarrollo físico y
emocional. Fomentan la sociabilidad, la convivencia, la capacidad de observación, la memoria y el sentido de
la orientación, entre otros.
Sin embargo, también tiene sus riesgos, y las lesiones y caídas se encuentran
entre las más temidas y más ahora, en verano, en que su tiempo libre se
multiplica.

Un
estudio realizado en el año 2002, hecho público en el congreso de la Asociación
Americana de Traumatología (AAOS), concluía que montar en bicicleta es la
actividad deportiva que genera más lesiones en los niños estadounidenses. El
trabajo investigaba la aparición de fracturas, luxaciones y lesiones musculares
en niños de 5 a 14 años y la bicicleta resultó ser la máxima responsable. En
segundo lugar se situó el baloncesto, por delante, seguido del fútbol
americano, patinaje sobre ruedas y monopatín.

La educación

Lo
cierto es que los juegos de los niños no están exentos de riesgos, tanto dentro
del hogar como al aire libre. La calle, sobre todo, ofrece numerosos peligros
que no se deben obviar, siendo el principal la circulación de automóviles. Ante
ello, es fundamental estar muy atento a los movimientos del niño y a la vez
comenzar a instruirles en educación vial desde muy temprana edad.

Con
el objetivo de incidir en la importancia de la prevención para evitar
accidentes, Cruz Roja ha divulgado el ?Taller Multimedia para la Prevención de
Accidentes? que puede consultarse en la web www.cruzroja.es. ?Preve? es
el nombre de un personaje animado cuya misión es enseñar, tanto a los niños a
través de un juego interactivo, como a sus padres, a evitar incidentes y a
actuar en el caso de que éstos se produzcan.

Que no cunda el
pánico

¿Cómo
se debemos actuar si se ha producido ese pequeño accidente o caída? La Consejería de Sanidad y
Consumo de la Comunidad de Madrid ha publicado una serie de recomendaciones a tener en
cuenta ante un accidente infantil, relativas a lo que debe y no debe hacerse.
En esencia, son tres principios los que deben guiar la actuación:

·        
Conserva
la tranquilidad, dominando los propios nervios para no asustar más al niño, y
conseguir así su colaboración.

·        
Haz una
rápida composición de lugar, acerca de la gravedad del suceso, de modo que
sepamos la ayuda que precisamos.

·        
Por
último, no hagas nunca nada de lo que no esté absolutamente seguro.

Y además…

No
podemos olvidar que siempre debes tener en casa y llevarte de vacaciones un
botiquín de auxilios básicos para atender estos problemas en primera instancia
(material para curas ?tiritas, esparadrapo, gasas y antiséptico-, antieméticos,
antitérmicos, broncodilatadores, antihistamínicos, medicación astringente,
pomadas calmantes…) y asimismo adquirir los conocimientos sobre cómo
aplicarlos.

Campamentos seguros

Campamentos de verano, granjas-escuela o
talleres son opciones muy recurridas por los padres para llenar el tiempo libre
de los más pequeños durante el periodo estival. Constituyen además una opción
muy saludable para el pequeño, tanto desde el punto de vista psicológico como
físico. Sin embargo, los niños no siempre acaban teniendo experiencias
agradables en estos lugares, bien sea por timidez o añoranza, y a veces los
padres temen por la seguridad que entraña la práctica de ciertas
actividades.  

Por
ello no está demás tomar una serie de precauciones:

·        
La organización debe explicitar de forma exhaustiva todos los
aspectos concernientes al alojamiento, traslados, actividades, deportes y
excursiones que se van a realizar.

·        
Deberemos conocer qué formación tiene el personal que se va a
encargar de los niños y que ésta se adecue a las actividades que se van a
realizar. Muchos expertos recomiendan expresamente la existencia de un
psicólogo infantil dentro del equipo de monitores.

  • Es conveniente realizar
    un análisis previo emocional del niño para sopesar la conveniencia o no de
    que asista al campamento, ya que en ocasiones esta experiencia puede ser
    contraproducente.
  • Esta medida también debe
    extenderse al plano físico. De hecho, muchos campamentos exigen la
    presentación de un certificado del pediatra del niño en el que se
    especifique su estado de salud.

Un
estudio

de
la Asociación Americana de Traumatología (AAOS), concluye que montar en
bicicleta es la actividad deportiva que genera más lesiones en los niños



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page