ESTÁS LEYENDO...

La actual crisis económica lleva a un estancamient...

La actual crisis económica lleva a un estancamiento en la colocación de válvulas aórticas

La actual crisis económica lleva a un estancamiento en la colocación de válvulas aórticas
Desde el pasado miércoles día 3 hasta hoy se está celebrando, en el Hotel Meliá Castilla de Madrid, el curso de Terapia Endovascular y Miocárdica (TEAM), en el que, entre otros temas,  y con motivo de su décimo aniversario, se ha debatido sobre la gran evolución que ha tenido la cardiología intervencionista en los últimos años, sobre su futuro y sobre cómo está afectando la crisis económica actual en algunos aspectos de la especialidad.

Los expertos han coincidido en señalar que la aportación del intervencionismo coronario al campo de la Cardiología y a la Medicina en general ha sido importantísima y que en la actualidad y, especialmente en los próximos años, la cardiología intervencionista seguirá evolucionando a un ritmo que no lo hará ninguna otra especialidad médica.

En este sentido, el Dr. Eulogio García, uno de los directores del grupo TEAM y miembro del Servicio de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha señalado que “en todos los campos de la medicina, la tendencia es aplicar tratamientos y técnicas menos invasivas para el paciente, por lo que la cardiología intervencionista, que ya ocupa un papel importantísimo en el tratamiento de la patología cardiovascular, irá supliendo cada vez más el papel de la cirugía cardiovascular convencional, hasta el punto de que el cirujano cardíaco tendrá que reconducir su forma de trabajar hacia técnicas menos invasivas”.

Asimismo, el Dr. García ha destacado que así como el tratamiento de la patología coronaria ha experimentado un gran crecimiento y ha aportado grandes novedades durante muchos años a la cardiología intervencionista, ésta tiende ahora más hacia el tratamiento de las malformaciones cardiovasculares que no son coronarias, lo que se conoce como intervencionismo estructural. Es en este campo donde se avecinan los cambios más significativos en los próximos años. En este sentido, ha señalado que, en la actualidad, “el 50% del volumen de asistencia y de gasto de un departamento de cardiología intervencionista ya se destina a realizar intervencionismo estructural, y llegará a ser el 75% en los próximos diez años”.

Este hecho se debe, según el Dr. García, a que el camino recorrido en la patología coronaria es un camino amplio y en cierta forma consolidado, ya sea desde el punto de vista del tratamiento como especialmente el de la prevención; “en cambio, el de la patología estructural no es tan conocido ni sobre él existe tanta conciencia social y su prevalencia viene muy condicionada por el aumento de la esperanza de vida” (a mayor edad, mayor probabilidad de desarrollar malformaciones cardiovasculares), una realidad ya muy presente y que será todavía más palpable en los años venideros.

Entre estas malformaciones y sus posibles tratamientos, los expertos han destacado la estenosis aórtica, una enfermedad que afecta especialmente a partir de los 65 años, que cada vez es más prevalente y que produce un estrechamiento de la válvula aórtica, lo que dificulta la circulación de la sangre y puede dar lugar a síntomas graves de angina, insuficiencia cardíaca o muerte súbita.

La estenosis aórtica es la enfermedad de válvula cardiaca más común en Occidente que afecta al 5% de la población mayor a 65 años, al 6% de las personas mayores de 75 años y al 7% de los mayores de 85 años.

Realizar un reemplazo quirúrgico de la válvula aórtica a corazón abierto se hace necesario en estos casos, ya que, si no se realiza la intervención, la supervivencia de los pacientes tras tres años del diagnóstico de la enfermedad es de menos de un 30%. Aún así, existe un elevado número de afectados que no pueden operarse debido a contraindicaciones y al alto riesgo quirúrgico que representa la operación, especialmente mujeres, mayores de 60 años, con complicaciones asociadas o intervenciones previas de cirugía valvular.

Ante esta situación, se ha desarrollado la técnica TAVI, que consiste en implantar la válvula aórtica vía transfemoral (a través de la arteria femoral) o transapical (mediante una pequeña incisión a través de las costillas). Esta técnica se ha resuelto con éxito en el 94% de los pacientes en los que se ha realizado esta intervención en España, pacientes que no eran aptos para recibir la cirugía convencional. Así, a los 30 días de la intervención, la mortalidad entre estos pacientes no fue superior al 7%.

Sin embargo, aunque esta técnica ya es una realidad en España (se realizan alrededor de 1.000 intervenciones cada año), esta cifra se ha estancado y no está creciendo al ritmo que lo está haciendo en otros países, como es el caso de Alemania, donde ya se realizan más de 10.000 intervenciones de este tipo cada año.

Según el Dr. Eulogio García, esto se debe principalmente a la crisis económica que sufrimos, que hace que el tratamiento no se haya acabado de extender a todos los centros sanitarios como debiera y pueda estar, económicamente, al alcance de todos los hospitales y pacientes. En este sentido, ha destacado que el número de este tipo de intervenciones “solo aumentará si se acaban modulando los precios gracias a la competencia entre las diversas empresas que trabajan en el desarrollo de este tratamiento y si la crisis económica que sufrimos mejora”.

Según el Dr. García, “es un problema fundamentalmente de costes. Con la crisis en España es posible que no se logre avanzar lo deseable en ese tipo de intervenciones, mientras que en Alemania ya se practican más de 10.000 al año y el 30% de los casos de estenosis ya se resuelven por vía percutánea”.

En la jornada de hoy, además de continuar con la presentación de casos en vivo y la realización de sesiones clínico-practicas, se han entregado los premios TEAM 2012 a los mejores proyectos de investigación en Intervencionismo Coronario Percutáneo, en concreto, el Premio TEAM 2012 a Investigación Médica y el Premio TEAM 2012 a Investigación en Enfermería.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?