ESTÁS LEYENDO...

La biopsia líquida, a la cabeza en tecnologías eme...

La biopsia líquida, a la cabeza en tecnologías emergentes en salud

La biopsia líquida, a la cabeza en tecnologías emergentes en salud

La biopsia líquida encabeza el “top 10 de las tecnologías emergentes en el sector salud, según el último informe publicado por el Instituto ECRI de Estados Unidos

El Instituto ECRI ha hecho público el último informe ‘Top 10 Hospital C-Suite Watch List 2017’ que selecciona las 10 tecnologías sanitarias emergentes que revolucionarán el mundo de la medicina este año. En esta ocasión, la edición está encabezada por la biopsia líquida, una técnica que permite realizar pruebas genéticas e identificar variantes y mutaciones a partir de sangre, plasma, suero y orina del paciente. Esta fórmula, más rápida y segura que las técnicas tradicionales, evita la utilización de agujas y biopsia quirúrgicas, así como las infecciones adquiridas en los hospitales:  “Todos los avances que se produzcan en nuevas técnicas clínico/asistenciales para combatir infecciones contribuyen a mejorar la salud de los pacientes y a reducir los costes generados por estas complicaciones”, señala Jesús Lucinio Manzanares Pedroche, presidente de la Sociedad Española de Electromedicina e Ingeniería Clínica (SEEIC).

Según los autores de este estudio, hay más de 40 empresas y laboratorios en el mundo que están desarrollando y comercializando la biopsia líquida con diferentes tecnologías y métodos. Hasta este momento, los avances se han concentrado en el campo de la Oncología, donde esta técnica tiene un mayor potencial. Sin embargo, la guía elaborada por el Instituto ECRI advierte de la necesidad de mejorar algunos aspectos como la gestión del proceso, el orden apropiado de la prueba, una evaluación independiente de los resultados, su validez clínica para garantizar su efectividad y la falta de información y formación entre los profesionales sanitarios y los pacientes.

El segundo puesto del informe ‘Top 10 Hospital C-Suite Watch List 2017’ lo ocupan las nuevas pruebas genéticas que predicen los riesgos de adicción a opioides. Un equipo de investigadores de la Universidad de Massachusetts está desarrollando, según el informe, biosensores usados como relojes de pulsera que podrían determinar la probabilidad de recaer en esta adicción a partir de ciertas características fisiológicas, como los cambios en la temperatura corporal, la actividad electrodérmica y el movimiento. Sin embargo, los autores reconocen que todavía falta evidencia científica en este tipo de ensayos. Por este motivo, recomiendan aportar por la investigación y desarrollar herramientas más fiables a la vez que se establecen protocolos de tratamiento que integren la atención médica y equipos de salud mental.

En tercer lugar, se encuentra el proyecto piloto de la Universidad de Michigan ‘Michigan Surgical and Health Optimization Program (MSHOP)’, (Programa Quirúrgico y de Optimización en Salud), que persigue reducir las complicaciones, los costes derivados de las largas hospitalizaciones y la mortalidad de la cirugía abdominal.







¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.