ESTÁS LEYENDO...

La compra saludable: de obligación a placer

La compra saludable: de obligación a placer

La compra saludable: de obligación a placer

Nuestro dietista-nutricionista, Eric Iges, nos da una serie de consejos y recomendaciones para que no acabes gastando más de la cuenta ni eligiendo productos poco saludables.

Una de las frases más empleadas y que más sentido tiene a la hora de realizar una compra ideal es la siguiente: “más mercado y menos supermercado”. Yendo al mercado se prioriza el consumo de productos locales y de temporada, lo cual es una recomendación esencial por los siguientes motivos:
Mejor calidad organoléptica (sabor, olor, textura…) del alimento de temporada (nos solemos referir en estos casos a frutas, verduras y hortalizas). Se recolectan en el punto óptimo de maduración y no ocurre como en el caso de las frutas fuera de temporada, que maduran artificialmente durante el transporte.
Suelen tener precios más bajos, debido a la mayor producción durante el periodo de temporada y a la ausencia de necesidad de importación.
Se favorece la sostenibilidad del sistema alimentario y del medio ambiente. Menor transporte de mercancías, lo que conduce a reducciones en la emisión de CO2, reducción de empleo de plásticos y materiales para la conservación etc…
Fuera productos ultraprocesados

Además, acudiendo al mercado o comercios locales no vamos a tener a la vista un montón de productos ultraprocesados en oferta, ni reclamos publicitarios para promover su venta. Prevenimos el “ambiente obesogénico” presente en el supermercado, teniendo acceso en el mercado a alimentos de verdad, materia prima real como son las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, pescados, carnes, huevos y especias. Ahora bien, en un supermercado también podemos hacer una compra saludable con productos locales y de temporada, además de productos sometidos a procesamiento, pero que no por ello han dejado de ser saludables, ya que aún conservan casi intactas las propiedades beneficiosas de la materia prima sin procesar. Hablamos de los “productos mínimamente procesados”.

Compra saludable: estas son las recomendaciones:

1- El primer consejo para hacer una compra saludable es que sepas realmente lo que quieres comprar y que lo tengas planificado. Propongo hacer siempre una lista de la compra y ceñirse a ella, de esta manera será más fácil evitar posibles tentaciones y gastos no previstos.
2- El 50% de tus comidas y cenas deberían estar compuestas por frutas, verduras y hortalizas. De igual manera, la base de nuestra compra debería estar compuesta por estos alimentos.
3- En la mayor parte de los alimentos que compres no deberías tener que leer un etiquetado ni saber los ingredientes que contiene el producto debido a que estarás haciendo una buena elección si compras materias primas en sí mismas, sin nada añadido (pescado, carne, marisco, legumbres, frutos secos al natural).
4- Para comprar aquellos “productos mínimamente procesados”, has de tener 3 cosas en cuenta:
a. Que no contengan una lista de ingredientes muy larga (generalmente si tiene más de 5 hay que sospechar).
b. No deberían contener los siguientes ingredientes: azúcar, aceites refinados (como el de girasol, soja o palma), harinas refinadas, ni mucha sal.
c. No debería contener muchos aditivos o al menos algunos en cuestión. El empleo y consumo de aditivos alimentarios siempre genera mucha controversia. Se puede afirmar que su empleo es seguro para el consumidor, sin embargo, esto no es sinónimo de que sea inocuo.

Sigue leyendo

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.