ESTÁS LEYENDO...

La enfermedad celíaca: la aventura de comer sin gl...

La enfermedad celíaca: la aventura de comer sin gluten.

La enfermedad celíaca o intolerancia permanente al gluten, está considerada como la enfermedad crónica intestinal más frecuente en España, afectando a 1 de cada 250 personas nacidas vivas, según datos de la FACE

Qué significa ser celíaco

Ser celíaco significa padecer una intolerancia permanente al gluten, y no como se confunde en ocasiones, una alergia al gluten. Si un celíaco toma gluten se produce una atrofia de las vellosidades del intestino delgado que conlleva una mala absorción de los nutrientes (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas).

En la enfermedad celíaca interfiere fundamentalmente el factor hereditario, aunque un estudio realizado por científicos suecos y publicado en el Journal of Epidemiology and Community Health, ha apuntado factores ambientales relacionados con las épocas del año en que se produce la gestación y el nacimiento (este trabajo ha constatado una mayor incidencia de niños celíacos entre los nacidos en épocas estivales, significando que han estado en el útero materno durante el invierno, época más proclive a las infecciones).

La base genética de esta enfermedad autoinmune justifica que pueda haber más de un paciente celíaco dentro de una misma familia. Muchos estudios han demostrado la coincidencia de esta enfermedad en gemelos monocigotos y su mayor prevalencia en los familiares de primer grado que sin embargo no manifestaban síntoma alguno, si bien es cierto que aún no se conoce con exactitud la forma de su herencia genética.

Dónde se encuentra el gluten

El gluten es una proteína que se encuentra en el trigo, la cebada, el centeno, la avena y el triticale, así como en los productos derivados de estos cereales. Muchas comidas elaboradas y/o envasadas también pueden contener gluten, lo que debe indicarse claramente en la etiqueta. A este respecto, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), ha editado un libro titulado “Lista de alimentos sin gluten”, en el que se especifica claramente qué productos con sus marcas contienen gluten o trazos de gluten y qué productos pueden ser tomados con toda tranquilidad.

Cómo saber si soy celíaco

Para empezar, existe la creencia de que la enfermedad celíaca sólo afecta a los niños desde el momento en que se empieza a introducir el gluten en su dieta. Sin embargo, esta enfermedad puede diagnosticarse también en adultos mayores de 30 y 40 años o a lo largo de toda la vida. En cualquiera de los casos, los síntomas suelen ser múltiples, siendo los más frecuentes:

  1. Pérdida de apetito.
  2. Pérdida de peso.
  3. Diarrea crónica.
  4. Distensión abdominal.
  5. Alteraciones del carácter.
  6. Retraso del crecimiento.

Sin embargo, no hay que olvidar que aunque lo normal es que los síntomas sean muy similares, existen casos en los que la sintomatología de esta enfermedad puede ser un poco confusa, al ser atípica o estar ausente, lo que dificulta su diagnóstico.

El niño celíaco

En el niño celíaco la introducción del gluten en la dieta entraña heces deshechas, malolientes y de color amarillento, pérdida de peso, fatiga y a menudo retrasos en el crecimiento. El pequeño presenta un color pálido y tiene un tono triste, caprichoso y apagado. Los primeros signos clínicos aparecen entre los seis meses y los dos años, aunque pueden detectarse más tarde en el período de escolarización e incluso durante la edad adulta. En este último caso la enfermedad se revela progresivamente bajo la forma de diarreas crónicas y de carencias de vitaminas o minerales, provocando fatiga, adelgazamiento, anemia y dolores óseos.

Una dieta bien llevada recobra el bienestar físico y metabólico del celíaco, y el gluten no es ni mucho menos una proteína indispensable en la dieta del ser humano

La biopsia decide:

ni gluten ni trazos de gluten

La técnica utilizada para el diagnóstico definitivo de esta enfermedad es la biopsia intestinal, mediante la cual se extrae la mucosa intestinal para su posterior estudio. De hecho, jamás se debe suprimir el gluten de la dieta de una persona sin previa biopsia intestinal que lo justifique, puesto que esto podría suponer una mejora de las lesiones de la mucosa, prolongando el tiempo necesario para llegar al diagnóstico definitivo. En caso de que este método de diagnóstico sea positivo, el gluten debe ser completamente erradicado de la dieta para toda la vida, constituyendo éste el único tratamiento posible para esta enfermedad. En este sentido la labor de las Asociaciones de Celíacos, y aglutinando a todas ellas, la Federación de Asociaciones de Celíacos de España (FACE), ha resultado fundamental en la concienciación de toda la industria alimentaria sobre la necesidad de incluir de manera escrupulosa en sus etiquetados la presencia o no de esta proteína hasta en cantidades ínfimas, lo que se conoce como trazos de gluten, que podrían quedar a raíz de la elaboración de otros productos producidos en las mismas plantas industriales y que sí hayan empleado gluten.

Dieta sin gluten

único tratamiento actual

El único tratamiento disponible para un celíaco es la restricción definitiva de gluten en su dieta, lo que implica también la reparación de la lesión vellositaria. La ingestión de pequeñas cantidades de gluten, lo que se conoce como transgresiones, de una manera continuada, puede causar trastornos importantes y no deseables como malnutrición, depresiones psíquicas, infertilidad masculina y femenina, abortos de repetición y mayor riesgo de padecer determinados tipos de cáncer, como el linfoma intestinal.

Cómo hacer la dieta más llevadera

Para que la dieta del celíaco sea más llevadera, es muy importante pensar en positivo y restar importancia a las restricciones. Simplemente, el celíaco debe basar su dieta en alimentos naturales, como legumbres, carnes, pescados, huevos, frutas, verduras, hortalizas, y cereales sin gluten, como el arroz y el maíz. Así pues, se deben evitar los alimentos elaborados y/o envasados, en los que por procesos de elaboración resulta más difícil garantizar la ausencia de gluten. Una dieta bien llevada recobra el bienestar físico y metabólico del celíaco, y el gluten no es ni mucho menos una proteína indispensable en la dieta del ser humano.

Normalmente, cuando se diagnostica esta enfermedad en un niño, a los padres se les viene el mundo encima. Sin embargo, es importante que el niño no vea en su enfermedad una traba para vivir de forma normal como el resto de sus compañeros. De hecho, esta enfermedad no tiene por qué mermar sus actividades diarias: el niño debe asistir a fiestas, cumpleaños (existen golosinas y chucherías que no contienen gluten), o campamentos escolares advirtiendo siempre a los responsables de estas actividades lo que debe y no debe comer y la importancia de no realizar transgresiones.

¿Y el futuro?

La revista Science ha publicado recientemente un estudio realizado por científicos de la Universidad de Oslo (Noruega) y de la Universidad de Stanford (EEUU), en la que apuntan a una enzima dietética fabricada por una bacteria como posible remedio para la enfermedad celíaca. En el estudio realizado los investigadores comprobaron que el fragmento del gluten llamado gliadina resulta el culpable de la afección, puesto que es resistente a la digestión y es el responsable de la reacción inflamatoria perjudicial para el intestino. La enzima dietética fabricada por la bacteria en cuestión, a su juicio, podría romper dicho fragmento en pequeñísimas porciones inofensivas, lo que supondría una posibilidad de tratamiento mediante suplementos dietéticos en el futuro.

Revisiones periódicas

Es imprescindible un seguimiento médico que incluya la comprobación de que la dieta se está llevando de manera correcta por el celíaco, ya que algunos síntomas, como la anemia por falta de hierro, pueden necesitar tratamiento. Además, incluso después de la instauración de la dieta, pueden producirse malignizaciones en el adulto. Asimismo es necesaria una puesta al día de la composición de los nuevos productos que van saliendo al mercado y de sus posibles cambios de composición. En el niño las revisiones al pediatra deben establecerse cada tres meses durante el primer año, a fin de ver si la curva de peso y talla vuelve a la normalidad. A partir del primer año las revisiones ya pueden ser semestrales o incluso anuales, eso sí, acudiendo al médico ante la aparición del menor síntoma.

Otras enfermedades asociadas

La dermatitis herpetiforme (DH) es la denominada enfermedad celíaca de la piel. Las personas con DH presentan lesiones cutáneas, especialmente prurito o picor, que se trata con sulfona. En más del 90% de los casos, las personas con DH presentan también una lesión de la mucosa intestinal semejante a la que presentan los pacientes celíacos, por lo que deben someterse a una biopsia intestinal y posteriormente a una dieta sin gluten de por vida. Además, la dieta sin gluten permite reducir la cantidad de sulfona e incluso en algunos casos, suprimirla. Esto no ocurre en cambio con la dieta sin gluten, que en ningún caso debe dejarse aún estando en tratamiento con sulfona.

FACE. Unidos para prevenir

Aún a pesar de los muchos trabajos que ven la luz día tras día, la enfermedad celíaca nos resulta a muchos todavía desconocida. Sin embargo, esto contrasta con el número creciente de celíacos que componen el mapa geográfico de esta enfermedad. Aunque esté mal decirlo, el que cada día haya más celíacos no ha hecho más que revertir en su propio beneficio. Contar con más adeptos cada día ha sido el primer paso para que esta enfermedad haya dejado de ser considerada una enfermedad rara, para pasar a ser una de las enfermedades más conocidas y que más interés han suscitado entre la comunidad científica. De hecho, prácticamente todas las comunidades cuentan con una asociación de celíacos. Precisamente aglutinando a todas ellas se encuentra la Federación de Asociaciones de Celíacos de España, creada en 1994, cuyo objetivo es coordinar el esfuerzo y la labor realizada por las asociaciones miembros para defender sus derechos e informar sobre aspectos de interés para el celíaco, como la edición y puesta al día de las listas de alimentos y medicamentos sin gluten, organización de conferencias, congresos, simposios, foros de intercambio, cursos de cocina e información de interés para los celíacos que se encuentran de viaje tanto por España como por el extranjero.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page