ESTÁS LEYENDO...

La estenosis del canal lumbar es la causa quirúrgi...

La estenosis del canal lumbar es la causa quirúrgica más frecuente en mayores de 65 años

El proceso degenerativo por el envejecimiento físico es la principal causa de la estenosis o estrechamiento del canal lumbar y una de las principales causas de intervención quirúrgica e incapacidad en las personas mayores de 65 años. La estenosis de canal se asocia al envejecimiento de los elementos que forman la columna vertebral y afecta a la región lumbar y cervical.

El canal raquimedular es el conducto por donde circulan las raíces nerviosas que llegan a las extremidades inferiores, por lo que cuando se produce la estenosis -o estrechamiento -, los síntomas más frecuentes son fuertes dolores lumbares y trastornos de sensibilidad o adormecimiento en las extremidades inferiores.

A pesar de que tan sólo la mitad de los pacientes presenta síntomas claros, la estenosis de canal está presente en el 80% de las personas mayores de 60 años y uno de cada mil pacientes requiere una intervención quirúrgica. Esta circunstancia, de gran impacto en la calidad de vida del paciente y en los costes sanitarios, hace imprescindible afinar en el diagnóstico diferencial, según se pone de manifiesto en “Estenosis de canal lumbar”, un manual coordinado por el doctor Francisco Villarejo en el que han participado más de 30 expertos en patología de la columna.

“Una de las consecuencias del envejecimiento de la población es el incremento de patologías de la columna vertebral como la estenosis del conducto vertebral. Dado que la solución en muchos casos requiere una cirugía, los especialistas debemos tener amplios conocimientos no solo sobre la anatomía del conducto vertebral, sino también comprender su biomecánica y clasificación, su posible evolución y complicaciones, así como conocer los límites de los diferentes tratamientos conservadores y quirúrgicos disponibles, aspectos a los que se pretende dar respuesta con esta publicación” indica del doctor Francisco Villarejo, jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital Universitario Niño Jesús. “Es preciso insistir en estos aspectos para intentar optimizar los tratamientos, puntualiza el doctor. No debemos olvidar que el gasto global que supone la patología lumbar degenerativa equivale al 1% del producto interior bruto, esto es, alrededor de 6.000 millones de euros al año en España”.

Diagnóstico preciso
DibujoUna de las principales dificultades en el estudio de la estenosis es la ausencia de criterios diagnósticos universalmente aceptados que la definan. No obstante, y según se detalla en el Manual “Estenosis de canal lumbar”, el diagnóstico solo debe establecerse si el paciente presenta síndrome clínico (lumbalgia, dolor y parestesias en extremidades inferiores –adormecimiento, hormigueo-) y se confirma mediante pruebas de diagnóstico por imagen. Aunque en ocasiones la estenosis de canal es congénita, habitualmente es un proceso degenerativo que empieza a partir de los 45 años. En estos pacientes, el canal estrecho es el resultado gradual del envejecimiento y el desgaste de la columna. Los expertos señalan que los hombres se ven afectados por esta patología de forma más precoz que las mujeres entre los 50 y 70 años, pero esta tendencia se invierte con la edad y la incidencia aumenta en las mujeres a partir de los 70 años, debido al efecto degenerativo de la osteoporosis.

“La estenosis de canal es objeto de múltiples controversias en su tratamiento. Aunque el diagnóstico es fácil de realizar basándonos en la clínica del paciente y las técnicas de diagnóstico por imagen, las dudas surgen en el tipo de tratamiento a seguir. Este Manual colaborativo pretende aclarar muchas de las dudas y muestra que no existe una decisión uniforme para todo el mundo, porque cada enfermo tiene su tratamiento” aclara el doctor Villarejo.

Para anticiparse a las posibles complicaciones de una estenosis y limitar el impacto en la calidad de vida del paciente, el Manual analiza el uso de técnicas de imagen como los estudios radiológicos simples, la mielorradiculografía, la tomografía axial computarizada (TAC), la combinación de ambas (mieloTAC) y la resonancia magnética para obtener imágenes de calidad y establecer unas pautas clínicas de actuación. “Estas técnicas permiten determinar la existencia de la estenosis, el tipo de la misma y su grado, así como su etiología, localización y repercusión sobre las estructuras neurales y la existencia o no de inestabilidad, pero sobre todo, exigen una estrecha relación y colaboración entre clínicos y radiólogos en beneficio de los pacientes”, puntualiza el doctor Villarejo.

Solución quirúrgica
En los últimos años, la cirugía de la estenosis de canal ha cambiado drásticamente y hoy en día, las nuevas técnicas quirúrgicas mínimamente invasivas y biomecánicamente óptimas permiten un tratamiento individualizado de la estenosis del canal lumbar y la recuperación inmediata, a la vez que evitan los procedimientos agresivos en pacientes mayores. Aunque el tratamiento inicial de la estenosis es la rehabilitación, la terapia con fármacos y la educación postural para aliviar el dolor, gran parte de los pacientes requiere cirugía, especialmente en los casos de población envejecida y con estructura muy desgastada, o en los pacientes que han realizado esfuerzos constantes de sobrecarga en lumbar.

Tal y como se refleja en el Manual, la técnica de foraminotomía (aumento del agujero de conjunción) y la flavectomía, extirpación del ligamento amarillo para mantener la posición erguida, se han convertido en las mejores opciones en cirugía de estenosis de canal por su poca agresividad y la rápida recuperación del paciente. De la misma forma, la evolución de la cirugía de la columna por vía percutánea, a través de fijaciones interespinosas o espaciadores vertebrales, ha permitido el abordaje individualizado de los pacientes. Estas técnicas han abierto las opciones de tratamiento de la estenosis de canal y en opinión del doctor Villarejo, “podemos decir que realmente existe una técnica específica para tratar esta patología en cada tipo de paciente, a la vez que ser cada vez nos permite ser más conservadores con la estructura de la columna de cada paciente y acelerar su recuperación”.

Estado del arte
Los costes sociales y sanitarios asociados al abordaje de la estenosis de canal abre un gran número de controversias sobre los casos que requieren cirugía, cuándo y cómo realizarla y la evaluación de la calidad de vida del paciente. El Manual “Estenosis de canal lumbar”, publicado con la colaboración de Ergon, se convierte en una obra de consulta diaria para los neurocirujanos y para el conjunto de especialistas en cirugía de la columna.

En esta publicación un total de 36 expertos en neurocirugía, radiología, cirugía ortopédica y traumatológica y reumatología coordinados por el doctor Francisco Villarejo, examinan los aspectos anatómicos, etiológicos, fisiopatológicos, clínicos y terapéuticos de la estenosis del canal vertebral lumbar.

En opinión de los autores participantes en la obra, era necesaria una actualización y un estado del arte sobre la estenosis de canal ya que desde que en 1954 el neurocirujano belga Verbiest describiera esta patología, no se han terminado las discusiones sobre las cuestiones referentes a su tratamiento. “El emplear la técnica adecuada a cada caso es la base del acierto terapéutico, y demuestra, una vez más, que no hay enfermedades sino enfermos” puntualiza el doctor Villarejo.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.