ESTÁS LEYENDO...

La exposición a determinados compuestos químicos p...

La exposición a determinados compuestos químicos pueden provocar desequilibrios hormonales

“En las últimas dos décadas han aparecido nuevos datos en la literatura científica especializada que relacionan la exposición a ciertos compuestos químicos, introducidos  en el medio ambiente por la actividad humana, con la aparición de nuevos síndromes y el desarrollo de enfermedades específicas, de causa no bien conocida, pero que implican una disrupción del equilibrio hormonal”, ha asegurado profesor Nicolás Olea, director del Departamento de Radiología y Medicina Física y del Instituto de Investigación Biosanitaria de Granada, durante la conferencia de Clausura del 55 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, celebrado recientemente en Granada.  Además, dichas sustancias pueden influir en la aparición de patologías como la diabetes, la obesidad o las disfunciones tiroideas.


Aunque cualquier sistema hormonal es susceptible de ser dañado, lo cierto es que los primeros compuestos exógenos identificados en los estudios como disruptores endocrinos “se comportan como estrógenos o andrógenos, es decir, interfiriendo con las hormonas sexuales, ya sea imitando o bloqueando su acción y, en consecuencia, contribuyendo al incremento de determinados tipos de tumores y a las malformaciones y disfunciones del aparato reproductor, así como al aumento de ciertas formas de neurotoxicidad y el fracaso en la respuesta inmune”, explica el profesor Olea.

La hipótesis patogénica subyacente, asegura este experto, “explica que algunas sustancias químicas se comportan como hormonas, alterando la homeostasis normal del sistema endocrino, o lo que es lo mismo, produciendo un desequilibrio en el balance de estrógenos, andrógenos, progestágenos u hormonas tiroideas, a través de mecanismos de acción diversos”.  Estas sustancias reciben el nombre de disruptores endocrinos.

La disrupción endocrina es un problema emergente de salud medioambiental que ha cuestionado algunos de los paradigmas en que se fundamenta el control y la regulación de uso de los compuestos químicos, ya que anticipa el impacto sobre la salud humana del efecto combinado de los compuestos químicos. A este respecto y  para abordar este problema emergente bajo la perspectiva del “principio de precaución” habría que “establecer un control más estricto sobre las sustancias químicas presentes en el medioambiente, alimentos y en bienes de consumo, mejorar los sistemas de evaluación de la toxicidad incluyendo los estudios de múltiples compuestos químicos actuando al mismo tiempo, y establecer un sistema de bimonitorización de la exposición humana que pudieran ser utilizados para implementar medidas preventivas y evaluar su efectividad”, recomienda Olea.

Profundizando en la disrupción endocrina
Dentro del contexto de la disrupción endocrina, se postula que los efectos indeseables de los contaminantes ambientales pueden ser debidos, más concretamente, a que los compuestos químicos mimetizan los efectos de hormonas endógenas,  antagonizan su acción, alteran el patrón de síntesis y metabolismo de hormonas naturales y/o modifican los niveles de los receptores hormonales.

Los expertos coinciden en destacar la laboriosidad de establecer la relación de causalidad entre exposición humana a las diversas sustancias y enfermedad, fundamentalmente debido a que el momento de la exposición es decisivo para determinar el carácter, la gravedad y la evolución posterior del efecto. “Los efectos son distintos cuando la exposición ha ocurrido sobre el embrión, el feto, perinatalmente o en la edad adulta”, explica el profesor.  Por otro lado, los efectos pueden no aparecer en el momento de la exposición o bien la dosis o nivel de exposición puede ser muy inferior al reconocido como límite de seguridad para otros aspectos toxicológicos distintos de la disrupción endocrina.

“La confirmación de la exposición a disruptores endocrinos, que pasa de manera inadvertida en muchos de los casos, junto a la dificultad de demostrar el efecto en algunas poblaciones con una especial sensibilidad, -como son población infantil y mujeres en edad fértil y durante el embarazo-lactancia-, debe obligar a reconsiderar los riesgos ambientales de los individuos no profesionalmente expuestos y exige actuar con medidas preventivas”, asegura el profesor Olea. Según el experto,  “algunos ejemplos de asociación exposición-efecto, con un marcado carácter anecdótico, podrían ser investigados con más detalle y ayudarían al sostenimiento de la hipótesis de disrupción endocrina si en los diferentes foros científicos se popularizara la hipótesis de trabajo”.

“La exposición infantil a bisfenoles provenientes de resinas epoxy de los pegamentos, el policarbonato de los biberones, la benzofenonas de las cremas solares con filtros UV, los ftalatos de los ablandadores y aditivos de los plásticos empleados en tetinas y biberones, o de tributilestaño en las pinturas, no son más que unos pocos ejemplos para los cuales la comunidad científica debería estar convenientemente informada”, concluye el experto.

Algunos ejemplos de grupos de compuestos químicos orgánicos que actúan como disruptores endocrinos, incluyendo posibles fuentes de exposición humana y las acciones, alternativas y consejos recomendados

Grupo de compuestos químicos disruptores
endocrinos

Ejemplo de
fuente de exposición

Alternativas,
consejos y recomendaciones

Pesticidas organoclorados

(Antiguos como el DDT)

Residuo ambiental

Prevenir la exposición alimentaria: Limitar consumo de leche y
alimentos grasos contaminados

Pesticidas

(Nuevos como el endosulfán)

Agricultura

Producción ecológica

Antifúngicos en agricultura

(Ejemplo: Vinclozolina)

Vino tinto

Exigir su prohibición en vinos

Bifenilos policlorados (PCBs)

Transformadores eléctricos

Exigir la retirada de transformadores eléctricos antiguos y la
gestión adecuada del residuo

Bifenilos polibromados (PBBs) y PBDEs

Retardadores de la llama en textiles

Exigir su prohibición en ropa y artículos manufacturados

Perfluorados (PFOS, PFOA)

Recubrimientos en sartenes y utensilios de cocina

Restringir su uso y advertir de su empleo continuado

BPA-Policarbonato

CDs, lentes, plásticos

Exigir la regulación de su eliminación incontrolada

Biberones

Emplear las alternativas dsiponibles ya en el mercado. No
emplear micro-ondas. No verter agua hirviendo

BPA-Resinas epoxi

Pegamentos, barnices, papel y cartón reciclados en envases
alimentarios

Regular el empleo. Exigir la regulación de la composición del
papel y cartón el envases alimentarios

Ftalatos

Ablandador del plástico en chupetes y mordedores

Controlar su prohibición en plásticos para la infancia

Cosmética

Regular su uso y exigir la declaración de la composición
porcentual

Parabenes

Cosmética

Regular su uso y exigir la declaración de la composición
porcentual

Benzofenonas

Canfenos

Cinamatos

Filtros UV empleados en cosmética

Regular su uso y exigir la declaración de la composición
porcentual



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page