ESTÁS LEYENDO...

La ficha del mes: anisakiasis

La ficha del mes: anisakiasis

La anisakiasis es la infección producida por las larvas de un parásito llamado anisakis que se encuentra en la mayoría del pescado que habitualmente consumimos. Si lo ingerimos sin estar debidamente cocinado o congelado, puede causar alteraciones digestivas y reacciones alérgicas.

La Fundación Española del Aparato Digestivo (FEAD) explica que el anisakis se localiza con más frecuencia en las zonas cercanas al aparato digestivo del pez y en las piezas de mayor tamaño. Cuando comemos pescado contaminado, el parásito pasa el tracto gastrointestinal humano pudiendo provocar una serie de síntomas, de patrón variable dependiendo de donde se localice la infección, y que pueden aparecer hasta, como máximo, 48 horas después de la ingestión.

En la anisakiasis gástrica, los pacientes se quejan de dolor abdominal intenso en la boca del estómago, nauseas y vómitos.
Si está  afectado el intestino delgado provoca dolor abdominal inferior y signos de obstrucción que hacen sospechar de una apendicitis.
La anisakiasis también puede causar reacciones alérgicas: desde urticarias leves, hasta una grave anafilaxia con riesgo de shock y peligro vital.

SON DE RIESGO…
Los pescados más frecuentemente parasitados son la merluza y el bonito (casi el 100% de la merluza del cantábrico mayor de 65 cm, y hasta el 81% del bonito). Sin embargo, los que más episodios de anisakiasis producen son otros porque se suelen consumir sin cocinar (crudos o marinados) como el boquerón, la anchoa y la sardina. Hay otras especies marinas infectadas como los crustáceos (langosta, gamba, cangrejo…) o los cefalópodos (pulpo, sepia o calamar).

SON SEGUROS…
Una especie que se salva de la infección, y que por tanto podemos comer con seguridad, son los bivalvos: mejillones, ostras, berberechos…

¿Cómo se trata?
La mayoría de los pacientes mejoran de forma espontánea por lo que el tratamiento está enfocado a tratar los síntomas. En caso de obstrucción intestinal, los corticoides disminuyen la inflamación local pudiendo facilitar el tránsito y evitar intervenciones quirúrgicas. Cuando hay reacción alérgica, aparte de los corticoides, los antihistamínicos reducirán la sintomatología. Si provoca una reacción anafiláctica grave, puede ser necesaria la utilización de adrenalina e implica una situación de urgencia vital.

Para evitar la infección por anisakis…

  1. Las larvas resisten temperaturas bajas, el tratamiento con vinagre, sal y algunos métodos de ahumado. Por tanto, los pescados preparados con vinagres, salazones, ahumados, pescados crudos o poco cocinados, son los que entrañan mayor riesgo.
  2. Es preferible consumir las colas de pescados grandes, procurando evitar las áreas ventrales cercanas al aparato digestivo del pescado.
  3. Cocinar el pescado a más de 60º grados durante al menos 2 minutos.
  4. Congelar a -20º durante al menos 72 horas. Es más recomendable el pescado ultra congelado porque se eviscera precozmente en alta mar y la probabilidad de parasitación es menor.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page


Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *