ESTÁS LEYENDO...

La gripe aviar. ¿peor que el sras?.

La gripe aviar. ¿peor que el sras?.

Si este virus se adheriese
al de la gripe común que afecta a las personas, la tasa de mortalidad podría
ser mucho más alta que la de la neumonía atípica

No es la primera vez que los
humanos se han visto infectados por virus transmitidos por animales. Ya en 1997
en Hong Kong se vivió una
situación similar cuyo balance final fue la infección de 18 personas y la
muerte de 6. En febrero de 2003, un brote de gripe aviar A H5N1 afectó a dos
personas en Hong Kong, y en
abril de 2003, uno de gripe aviar H7N7 causó en los Países Bajos la muerte de
un veterinario y una enfermedad leve en 83 personas. Por último, Corea del Sur
sufrió de nuevo, en diciembre de 2003, un brote de gripe aviar A (H5N1).

Cómo se transmite

Al parecer, el virus de la influenza
aviar A (una cepa del virus de la gripe muy virulenta y con una particular
composición genética (H5N1), también conocida como ?gripe de los pollos? o ?gripe
aviar?, se transmite a través de las aves migratorias (patos salvajes), que infectan
a las aves domésticas, propagándose de forma rápida y produciendo una
mortalidad en los pollos del 100 %. Aunque no se conocen exactamente los
mecanismos de transmisión al ser humano (se cree que el salto del virus al ser
humano se produjo en los mercados de animales vivos), sí se sabe que las
personas pueden enfermar si entran en contacto directo con las heces de
animales infectados, bien sea tocando directamente los excrementos o inhalando
los virus que contienen. El sistema defensivo del cuerpo humano no está
preparado para luchar contra este microorganismo presente en las heces, ya que
nunca ha estado en contacto con las proteínas características del virus H5N1,
que se encuentran en su superficie. De esta manera, el humano se puede infectar
durante los 10 días que tardan las aves en excretar los virus a través de las
heces.

¿Es posible la transmisión entre humanos?

Al cierre de esta
edición, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha confirmado que no hay
evidencia de que el virus causante de la gripe aviar hubiese mutado,
posibilitando la transmisión de persona a persona. Para que la transmisión entre humanos fuera posible,
el virus tendría que incorporar genoma del
microorganismo responsable de la gripe común humana, algo que podría ocurrir si
el virus infectara a una persona con gripe y se diera una unión entre los dos
patógenos, pudiendo provocar una pandemia. La OMS considera todos los casos de
transmisión de un virus de la gripe aviar al ser humano como un motivo para
reforzar la alerta y la vigilancia. Según esta organización, la circulación de
virus muy patogénicos en aves de corral es preocupante porque la cocirculación con virus humanos podría crear oportunidades
para que virus específicos de diferentes especies intercambiaran material genético,
generando un nuevo virus de la gripe frente al que el ser humano tendría escasa
o nula inmunidad protectora.

¿Cuáles son los síntomas?

  1. Los síntomas no difieren de los de una gripe
    común.
  2. Dolor de cabeza.
  3. Dolor de garganta.
  4. fiebre alta.
  5. Tos seca.
  6. En los casos más graves el cuadro empeora hacia
    una neumonía.

Vietnam, en el ojo del huracán

Los focos de influenza aviar
detectados en Corea del Sur, Taiwan, Vietnam y Japón
han llevado a la Oficina Internacional de Epizootias (OIE), organismo que colabora
estrechamente con la Organización Mundial de la Salud (OMS), a emprender un
seguimiento de la situación epidemiológica en esas zonas. El único país en el
que se han dado casos de muerte de humanos infectados por el virus de las aves
ha sido, por el momento, Vietnam, lugar en el que al cierre de esta edición se
habían dado cinco casos mortales, todos ellos al norte del país. Las
situaciones de hacinamiento en la que se encuentran los pollos de granja, unido
a la costumbre bastante arraigada en los países asiáticos de vivir en estrecha
convivencia con los animales domésticos, son, según los expertos, dos motivos
que ayudan a explicar la extensión de los brotes.La destrucción de toda la población de
animales de granja -estimada sólo en Vietnam en 1,5 millones de aves- parece
estar frenando el incremento de transmisiones humanas y la posibilidad de que
se convierta en una pandemia.

Los medios para combatirla

Hasta que no se disponga de
una vacuna, algo en lo que ya están trabajando expertos del Instituto Nacional
de Enfermedades Infecciosas de Japón y otros laboratorios relacionados con la
red internacional de la OMS, lo único que se puede hacer es mantener una serie
de medidas de seguridad para evitar el contagio, que incluyen el lavarse las
manos con agua y jabón siempre que se haya visitado una granja de crianza. El
tratamiento del que se dispone hasta la fecha está basado en antivirales,
analgésicos y antitérmicos, que pueden ayudar en los momentos iniciales de la
enfermedad. Como medida preventiva, estos medicamentos pueden emplearse en los
trabajadores en contacto con animales de granja.

Según ha declarado la OMS, no existe peligro alguno
por comer carne de pollo bien cocinada, ya que el virus se transmite a través
de los excrementos



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page