ESTÁS LEYENDO...

La hemorragia cerebral y la mujer.

La hemorragia cerebral y la mujer.

Aunque
de entrada no te suene, por supuesto que has oído hablar del ácido acetil
salicílico o AAS. Ese humilde medicamento que lleva entre nosotros más de 100
años y que se conoce fundamentalmente porque es un buen analgésico, si bien hay
que tener en cuenta, y bien lo sabes, que puede dañar al estómago. Pero me
comentas que te han hablado que tiene otras acciones muy importantes, además
del alivio del dolor.

Efectivamente,
es un buen analgésico, y no sólo para el dolor de cabeza sino para el dolor en
general. Pero tiene más efectos. Es muy probable que conozcas algunos de ellos,
pero quizás desconozcas otros muy interesantes. El AAS actúa adecuadamente en
procesos inflamatorios, al igual que sirve para bajar la fiebre. Sólo
recordarte entonces que si tienes problemas con el estómago, como úlcera
péptica, no debes tomarla pues aumenta el riesgo de erosión y de hemorragia en
el estómago y/o duodeno. Igualmente te comento que no la administres a tus
hijos menores de 16 años cuando tengan fiebre, varicela o gripe pues se ha
observado que aumenta el riesgo de aparición del síndrome de Reye, un
proceso que produce un daño cerebral y hepático. que, si bien es no corriente,
es motivo para acudir a urgencias en el caso de que el niño presentara
confusión, adormecimiento, o desorientación, dada la gravedad que puede llegar
a manifestar.

Otra
acción menos conocida es su actividad como antiagregante plaquetario. Esto
quiere decir que impide que las plaquetas, componentes normales de la sangre
que actúan en el proceso de coagulación, se unan entre sí para formar un trombo
o tapón que frena la hemorragia. Por ello produce alteraciones en la
coagulación de la sangre que impiden su administración 6 ? 8 días antes de
realizarse cualquier intervención quirúrgica, aunque sea ésta muy sencilla como
es el caso de extracción de una pieza dentaria. Con mayor motivo no se
utilizarán en personas que estén tomando anticoagulantes.

Pero
no se puede decir que este medicamento para el dolor sea pernicioso debido a
esta actividad, puesto que este efecto puede ser ampliamente beneficioso. Se
sabe desde hace tiempo que si se administra de forma rutinaria a dosis bajas,
de 75 a 150 mg cada día, a los pacientes que tienen una patología
cardiovascular, les previene de la aparición de nuevos episodios
cardiovasculares serios, tales como infarto de miocardio o accidente
cerebrovascular agudo. No obstante, no estaba muy claro si ello podría ser útil
en personas que no hubieran sufrido nunca uno de tales episodios, es decir, en
prevención primaria.

Los
estudios recientes han contribuido a aclarar la situación. Ahora bien, la mayor
parte de los sujetos analizados eran hombres con lo que poco se sabía de la
efectividad en las mujeres, la cual no tiene por qué ser igual que la observada
en ellos. La solución a este problema acaba de publicarse en la prestigiosa
revista médica New England Journal of Medicine, en donde se ha observado
que el AAS reduce el riesgo de accidente cerebrovascular en mujeres, no
teniendo acción sin embargo sobre la prevención del infarto de miocardio. Todo
lo contrario ocurre en los hombres, en donde se reduce el riesgo de infarto
pero no el de accidente cerebrovascular. La repercusión práctica de este
hallazgo es importante dado que la mujer sufre con mayor frecuencia que el
hombre el accidente cerebrovascular, mientras que en el hombre se observa una
mayor proporción de infartos que en la mujer.

Nuevamente
se demuestra que, obviamente, no hay un sexo mejor que el otro, simplemente son
distintos, lo que habrá de tenerse en cuenta también con los medicamentos, de
modo que ¡habla con tu farmacéutico, pregúntale, infórmate¡ Él está siempre
ahí. No necesita cita previa. Y te puede aclarar todas tus dudas. Tu salud y tú
sois su preocupación.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page