ESTÁS LEYENDO...

La herencia del canibalismo.

La herencia del canibalismo.

El hombre de hoy en día podría tener mucho que agradecer a
sus ancestros caníbales, ya que gracias a esta práctica gastronómica podrían
haberse producido mutaciones en el gen de la proteína prión,
mutaciones conocidas como polimorfismos, y que protegerían al hombre de muchas
enfermedades priónicas que se propagan con el consumo
de carne contaminada. Éstas han sido las deducciones de un nuevo estudio
realizado por investigadores del University College de Londres, publicado en la revista Science. Así pues, de las enfermedades priónicas,
que tienen actualmente su más alto exponente en la enfermedad de las vacas
locas y su variante humana conocida como la enfermedad de Creutzfeld
Jacob, podrían estar protegidos aquellos hombres que posean una copia normal y
una mutada de la proteína priónica, es decir,
aquellos hombres que se han vuelto genéticamente resistentes gracias a las
prácticas caníbales de hace 500.000 años.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page