ESTÁS LEYENDO...

La música puede reactivar zonas del cerebro ‘apaga...

La música puede reactivar zonas del cerebro ‘apagadas’ por la enfermedad de Parkinson

La música puede reactivar zonas del cerebro ‘apagadas’ por la enfermedad de Parkinson
Diversos estudios internacionales han conseguido demostrar que la música permite reactivar zonas del cerebro “apagadas” por la enfermedad de Parkinson. En concreto, las investigaciones han revelado mejoras significativas en las personas que escuchan música con frecuencia y que repiten sus estructuras mentalmente mientras desarrollan una actividad motora. Por esta razón, la Federación Española de Párkinson y UCB Iberia han organizado, en el marco del Día Mundial del Párkinson, un ensayo general del musical ‘Sonrisas y Lágrimas’ protagonizado por los actores de la obra, afectados y cuidadores.

“En la actualidad, existen estudios que muestran que las actividades relacionadas con la música, como cantar, bailar o simplemente escucharla, podrían representar, junto con el tratamiento farmacológico adecuado, una opción válida de refuerzo terapéutico en personas con Párkinson. De esta forma, se trataría de lograr una mejoría en el bienestar global del paciente mediante el uso de terapias complementarias, como el ejercicio físico, hablar o una terapia musical activa”, comenta el Dr. Javier Alcázar, director médico asociado del Área Terapéutica de Sistema Nervioso Central de UCB Iberia.

El estudio “Singing for the joy of it, singing for hope, singing to heal” (“Cantando por el placer de hacerlo, cantando por la esperanza, cantando por la cura”)1, elaborado por la Escuela de Enfermería de la Universidad de Massachusetts Amherst, en Newbury, Massachusetts (EE.UU), la música y el canto mejoran la vida de las personas con enfermedad de Parkinson.  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosEn la misma línea, el estudio “¿Cómo crea ritmos el cerebro?”2 elaborado por el Departamento de Neurología de la UniversidadSemmelweis de Budapest, ha hallado indicios de una importante relación entre la musicoterapia y una posible mejora de esta dolencia.

En palabras de María Gálvez, directora general de la Federación Española de Párkinson, “con esta iniciativa hemos querido lanzar un mensaje positivo sobre la enfermedad y destacar algunos de los avances que existen para tratar el Párkinson y conseguir mejoras en los afectados. Además, pensamos que esta es una postura de implicación que incita a la motivación y la superación personal”.

Por su parte, el Dr. Javier Alcázar reconoce que “el Párkinson es una patología muy compleja que supone un impacto muy significativo en la calidad y el ritmo de vida de las personas. Con este tipo de iniciativas, en UCB queremos apoyar a los pacientes a mejorar su día a día atendiendo de forma integral a todas las complicaciones relacionadas con su enfermedad”.

A lo largo del taller, los afectados y cuidadores han protagonizado, junto a los actores del musical ‘Sonrisas y Lágrimas’, la representación de la canción ‘DO-RE-MI’, una de las melodías más famosas de la función. Durante la actividad, el Dr. Javier Alcázar y María Gálvez han compartido con los participantes los principales beneficios de la musicoterapia en la mejora en la evolución de la enfermedad. Finalizado el taller, los participantes pudieron asistir a la función oficial del musical que se representa diariamente en el Teatro Coliseum de Madrid.

Sobre la enfermedad de Parkinson

En la actualidad, se calcula que aproximadamente el 30% de las personas que viven con Párkinson están todavía sin diagnosticar, pese a que se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa en prevalencia e incidencia. Solo en nuestro país un total de 150.000 personas presentan un cuadro de parkinsonismo. La prevalencia de esta enfermedad en los países industrializados se calcula que es de 1 por cada 100 personas mayores de 60 años3.

El Párkinson es una enfermedad crónica que se manifiesta de diferente modo en cada persona. Aunque su evolución suele ser muy lenta, en algunas personas puede evolucionar de una forma mucho más rápida.

Tras el diagnóstico de la enfermedad, se suceden una serie de síntomas como temblor en las manos, los brazos, las piernas y la mandíbula o la cabeza; rigidez, o agarrotamiento de las extremidades y el tronco; bradicinesia, o lentitud en los movimientos; e inestabilidad postural, o deterioro del equilibrio, además de otros relacionados con la voz y la deglución. Los trastornos más comunes para el afectado son, generalmente, los bloqueos y las fluctuaciones on-off relacionadas con exceso o déficit en  la medicación.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?