ESTÁS LEYENDO...

La pequeña vía aérea, diana terapéutica en el trat...

La pequeña vía aérea, diana terapéutica en el tratamiento de asma y EPOC

La pequeña vía aérea, diana terapéutica en el tratamiento de asma y EPOC

En el marco del Congreso Internacional de la European Respiratory Society (ERS).

El estudio de la pequeña vía aérea (PVA), es decir, los bronquiolos de calibre inferior a 2 mm, ha cobrado especial interés en los últimos años, dado que la evidencia científica señala que el proceso inflamatorio que se produce tanto en asma como en EPOC afecta también a estas vías más distales. Expertos internacionales han actualizado los conocimientos existentes en este campo en un simposio organizado por laboratorios Chiesi, que ha tenido lugar en el Congreso Internacional de la European Respiratory Society (ERS).

En el asma, las vías aéreas pequeñas pueden contribuir a un 50-90% de la resistencia total al flujo aéreo, y pueden estar implicadas en ciertos fenotipos de asma más grave, el asma nocturna, el asma de difícil control o el resistente a los corticoides inhalados. Sin embargo, estudios recientes sugieren que la disfunción de las vías respiratorias pequeñas puede estar presente en todas las severidades del asma. Si hablamos de EPOC, los estudios señalan que los cambios a nivel de estructura y en la función de las PVA desempeñan un papel fundamental en la limitación del flujo aéreo, algo que cobra especial relevancia dado que es a este nivel donde se producen los primeros efectos del tabaco, lo que lo hace una diana terapéutica clave.

En palabras de Dirkje S. Postma, Profesora de Enfermedades Pulmonares en el Departamento de Neumología del Hospital Universitario de Groningen (Países Bajos) y codirectora del simposio, “el tratamiento de las PVA se asocia con un descenso de los síntomas y las exacerbaciones en asma, tal y como se ha demostrado tanto en estudios observacionales como doble ciego. En pacientes con EPOC, una mayor cierre de la pequeña vía aérea se asocia con un mayor riesgo de mortalidad”.

Por su parte, Nicola Scichilone, Doctor del Departamento de Medicina Interna y especialista Biomédico de la Sección de Neumología de la Universidad de Palermo (Italia) y codirector del simposio indica que “el conjunto de pruebas obtenidas de estudios clínicos aleatorios de observación sugieren que las PVA están implicadas en los cambios patofisiológicos del asma y EPOC”. De este modo, “la contribución de las PVA a las alteraciones funcionales documentadas en esas condiciones implica que no deben ser ignoradas en el desarrollo de tratamientos para estas patologías”.

Tener en cuenta la pequeña vía aérea
Sin embargo, históricamente, el abordaje de estas enfermedades se ha centrado principalmente en las vías respiratorias proximales, más accesibles por las técnicas de diagnóstico, dejando las PVA en un segundo plano4. “Los investigadores hemos descuidado el estudio de las vías aéreas pequeñas y esto es importante en el manejo clínico del asma y la EPOC”, reconoce la Prof. Postma.

Y es que las vías aéreas de menor calibre son regiones de difícil acceso para los estudios e incluso para los fármacos habituales, dado que la asimilación del fármaco inhalado en las PVA resulta de una interacción compleja entre el dispositivo utilizado, la formulación del fármaco y la técnica de inhalación del paciente. En este sentido, en los últimos años se han producido avances importantes en la terapéutica con la aparición de nuevos sistemas inhaladores que producen partículas extrafinas, consiguiendo un mejor depósito pulmonar tanto en la vía aérea pequeña como en la grande. “Actualmente, los corticoides inhalados, los broncodilatadores y la combinación de corticoides inhalados con un broncodilatador beta adrenérgico de acción prolongada (LABA) son los únicos fármacos comercializados en formulación extrafina capaces de llegar a la pequeña vía aérea con los que contamos en la actualidad”, añade la experta.

Por otro lado, el Dr. Nicola Scichilone cree que estos avances en formulación “han facilitado el acceso a las PVA, dada la capacidad de los dispositivos de partículas extrafinas de liberar compuestos con un diámetro de masa mediana aerodinámico más reducido que aquel dispensado por otros dispositivos disponibles actualmente”. De este modo, y en palabras del Dr. Scichilone, “tiene como resultado un significativo aumento del alcance del fármaco en las vías aéreas periféricas”.

Finalmente, la Prof. Dirkje S. Postma destaca que está a punto de iniciarse el estudio ATLANTIS (AssessmenT of smalL Airways involvemeNT In aSthma), un ensayo multinacional, multicéntrico, si ninguna intervención farmacológica, donde los pacientes son estudiados al principio de la investigación y durante un año de seguimiento. Mediante el mismo, se evaluará qué medidas permiten definir mejor la existencia de disfunción de las PVA y si esta medida o combinación de medidas se asocian con el control del asma o la frecuencia de exacerbaciones prospectivamente a lo largo de todas las etapas de la enfermedad. Además, también se planteará si un pequeño cuestionario podría ayudar a los médicos a diagnosticar la disfunción de las pequeñas vías respiratorias.

El compromiso de Chiesi con las patologías respiratorias crónicas
Fruto del compromiso de Chiesi con la investigación de las enfermedades respiratorias, en 2008 la compañía lanzó al mercado Foster®, el primer dispositivo en pMDI de partículas extrafinas. Con la llegada de NEXThaler, Chiesi reafirma su compromiso con la mejora de la calidad de vida de los pacientes respiratorios al trabajar en el desarrollo de nuevos dispositivos inhalatorios. Gracias a años de investigación Chiesi ha desarrollado sistemas de inhalación capaces de alcanzar la pequeña vía aérea y optimizar la eficacia de las partículas extrafinas (menos de 1,5 µm de diámetro) que se generan en los dispositivos.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.