ESTÁS LEYENDO...

La red farmacéutica de quevedo comienza a desplega...

La red farmacéutica de quevedo comienza a desplegar su ayuda.

Los 6 dispensarios y 17 botiquines rurales
farmacéuticos puestos en marcha por Farmacéuticos Sin Fronteras, en cuyo
proyecto ha colaborado Consejos de Tu Farmacéutico, cubrirán un área de 50 kilómetros
y atenderán a 150.000 personas en Ecuador

Quevedo es la ciudad más
poblada de la provincia de Los Ríos en el litoral ecuatoriano. De las tres
zonas de Ecuador, la amazónica, la de la sierra o andina y la del litoral, es
ésta la que más rápidamente está creciendo y pese a que la capital de la
provincia es Babahoyo, es Quevedo la capital del cantón o comarca la que ha
sufrido el aluvión de la zona agrícola, dedicada fundamentalmente al cultivo
del banano, el cacao y el arroz. Según nos explican Merche Duarte y Fernando Martínez, dos cooperantes de Farmacéuticos Sin
Fronteras enviados a la zona
, esta zona ha crecido en poco tiempo hasta alcanzar
la cifra de 140.000 habitantes, de los cuales, un porcentaje superior al 90%,
está muy por debajo del umbral de la pobreza.

·        
¿Cómo surgió la idea, y por qué Quevedo?

El
obispo de la diócesis de Babahoyo tuvo la idea de abrir una farmacia en Quevedo
para poner los medicamentos al alcance de los más pobres. Así, con unas pérdidas
crecientes, solicitaron la ayuda de Farmacéuticos Sin Fronteras para
identificar y desarrollar un proyecto en una zona muy diseminada y
eminentemente agrícola.

·        
¿Y cómo empezó todo?

Nos
desplazamos a Quevedo en marzo e iniciamos el proyecto viendo la realidad de la
farmacia en la zona, conociendo las principales patologías y recorriendo el
área que íbamos a cubrir con idea de dar una distribución farmacéutica adecuada
a las necesidades de la población. También evaluamos los dispensarios y
botiquines que se iban a incorporar a la primera parte del proyecto.

Merche nos explica que la inmensa mayoría de la gente
de Quevedo vive en barrios que se han ido agregando a la ciudad en cabañas de
caña sobre pilotes de mangle que se agrupan sin ninguna infraestructura de pavimentación
ni servicios, ni por supuesto, sanitaria.

  • ¿Y por
    qué una red farmacéutica? ¿Allí no existen las farmacias?

En
Quevedo hay muchas farmacias en el centro, pero los medicamentos no son baratos
(una caja de un mucolítico cuesta 20 dólares). Teniendo en cuenta que el
salario de un peón agrícola es de cinco dólares diarios, debíamos llevar
nuestra mentalidad a que la adquisición de medicamentos no se debe realizar por
envases sino por unidades y hasta donde les alcanzan los centavos para paliar
sintomatologías; el uso racional del medicamento es una quimera y poner un
arsenal suficiente de medicamentos genéricos no va a resultar tarea fácil. Pero
ya hemos iniciado nuestra labor.

  • ¿Tuvisteis
    muchos problemas a la hora de organizaros?

Lo
primero que hicimos fue implementar un programa informático asequible que
llevamos desde aquí y modificaron los ecuatorianos, adaptándolo a nuestras
necesidades en Quevedo, de manera que nos permitieran realizar unas
estadísticas elementales para cubrir el monto del pedido inicial para la
farmacia base de Quevedo. Esta farmacia base va a funcionar a su vez como
centro de distribución para seis dispensarios en localidades del cantón y
diecisiete botiquines rurales que cubran áreas periféricas en las que la
farmacia más próxima está a más de una hora andando. Son esos barrios de
cabañas de los que hablamos. El programa funcionó y empezamos a poder
planificar la farmacia de Quevedo y a coordinar con dos dispensarios que ya
funcionan, pidiendo y obteniendo, en función de la cantidad, unos precios más
económicos y asequibles a la gente a que íbamos a atender. Trabajando
fundamentalmente el ?genérico? y logrando optimizar las ofertas de los
laboratorios que operan en Ecuador.

?El dengue?

Respecto a las patologías, Merche Duarte nos explica
que son las mismas que en Europa, ?aunque añadiendo las propias de la zona:
helmintiasis, giardiasis, amebiasis, micosis de todo tipo, casos de
leishmaniasis y la principal patología de la zona: ?el dengue?. Es una zona
litoral de clima monzónico donde las lluvias torrenciales favorecen la
formación de charcas donde proliferan los enjambres de mosquitos que transmiten
el dengue, y pese a la fumigación de las zonas, es difícil de erradicar?, nos
explica.

  • ¿Ha
    asistido alguna vez a alguna inundación debida al clima monzónico?

Estando
nosotros se inundaron un par de barrios de Quevedo, y, al espectáculo de ver a
aquella gente salir a nado de sus pequeñas casas, cabañas y chavolas, se añadían
las enfermedades propias de esos humedales con total ausencia de higiene y
saneamiento. En previsión de ello, actualmente hemos dejado seleccionado el
personal que va a atender nuestros diecisiete botiquines y los hemos enseñado a
actuar frente a las principales patologías. También hemos redactado un manual
de uso racional del medicamento ecuatoriano para formar a los responsables de
los mismos y los auxiliares de los dispensarios que vamos a informatizar. La
gente identificará los principios activos con los nombres de los medicamentos
más conocidos y lograremos hacer funcionar esa red farmacéutica que va a cubrir
un área de 50
kilómetros y 150.000 personas que están por debajo del
umbral de la pobreza.

Para
todo ello, tuvimos que hacer una generosa labor de campo: vimos el hospital de
Quevedo, nos metimos en sus cabañas, en sus barrios e intentamos que ese
quevedeño que cada día venía a la farmacia a por un enalaprilo para su
hipertensión, recorriendo ocho kilómetros y al que preguntábamos por qué los
compraba de uno en uno (?hoy me alcanzan los centavos doctorcito, mañana??),
intentaremos que tenga una respuesta generosa y solidaria.

Para terminar, Merche y Fernando nos comentan el
terrible balance de mortalidad infantil con el que cuenta este país: nada menos
que del 24 por mil. ?Esos niños con un futuro tan duro se merecen tener los
medios para mantener un derecho tan elemental como es la salud. Con la ayuda de
todos seguro que la tendrán. Con nuestra ayuda ellos lo harán, ya lo están
haciendo?, nos comentan orgullosos.

? Y con la ayuda de los farmacéuticos suscritos a
Consejos, también.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page