ESTÁS LEYENDO...

La responsabilidad de automedicarse.

La responsabilidad de automedicarse.

Cualquier trastorno puede convertirse en algo grave si no lo tratamos con el cuidado que requiere. Por ello, conviene saber que existen una serie de normas a seguir a la hora de automediarse con responsabilidad.

En primer lugar y para conocer la diferencia entre fármacos susceptibles o no de automedicación, hay que distinguir entre aquellos que necesitan receta y la llamadas EFP o Especialidades Farmacéuticas Publicitarias, destinadas al alivio de dolencias leves o moderadas.

Las siguientes normas a observar antes de tomar un medicamento están dirigidas a todos aquellos usuarios que, responsablemente, muestran un interés creciente por el cuidado de la salud.

  1. Automedícate solamente en problemas leves o moderados.
  2. Lee atentamente el prospecto del medicamento que vayas a tomar.
  3. Ante cualquier duda, consulta a tu farmacéutico.
  4. Si los síntomas persisten o empeoran consulta a tu médico.
  5. Si estás tomando otros medicamentos consulta a tu farmacéutico.
  6. No tomes ningún medicamento en caso de estar embarazada: consulta siempre a su ginecólogo o a tu farmacéutico. Ten en cuenta que muchos medicamentos se eliminan con la leche materna.
  7. Automedícate sólo con Especialidades Farmacéuticas Publicitarias (EFP).
  8. No olvides que un medicamento publicitario no deja de ser un medicamento. Pide asesoramiento a tu farmacéutico.
  9. No cambies nunca el medicamento prescrito por tu médico. Si piensa stomar otro consúltale.

10.Tu salud es lo más importante: medícate sólo cuando sea necesario, pues puede resultar peligroso.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page