ESTÁS LEYENDO...

La SEN propone consultas específicas de enfermedad...

La SEN propone consultas específicas de enfermedad renal crónica avanzada que permitan frenar su progesión

En España viven cerca de 2.200.000 personas con enfermedad renal. A pesar del alto número de trasplantes realizados a pacientes con esta patología, la prevalencia de los enfermos tratados en programas de diálisis no ha dejado de crecer, debido a la existencia de un mayor número de pacientes ancianos, muchos de los cuales no son candidatos a trasplante renal.

 
La diálisis es, por tanto, el Tratamiento Renal Sustitutivo (TRS) más importante para las enfermedades renales; para las cuales existen básicamente dos tipologías: la Hemodiálisis (HD) y la Diálisis Peritoneal (DP). El uso de la segunda continúa siendo minoritario respecto al de la HD. A diferencia de la hemodiálisis, la DP es una modalidad de tratamiento domiciliaria que elimina las sustancias tóxicas a través de la membrana peritoneal del paciente; se puede realizar de manera manual o automatizada.
 
Según el doctor José Antonio Milán Martín, co-presidente del Comité Organizador del congreso, “tanto la hemodiálisis como la diálisis peritoneal son buenas técnicas de tratamiento renal sustitutivo. No cabe duda de que la mejor es el trasplante, pero no todo el mundo se puede trasplantar. Lo que si es cierto es que entre un 30 y un 70% de pacientes que inician tratamiento renal sustitutivo podría hacerlo con diálisis peritoneal. La diálisis peritoneal  está especialmente indicada como primera técnica de inicio de TSR por su menor coste y unos resultados de salud, al menos iguales, a las técnicas de hemodiálisis realizadas en los centros”.
Asimismo, los expertos señalan que lo importante es que el paciente que va a empezar el tratamiento con diálisis conozca todas las posibilidades y elija la que mejor se adecue a su situación, hábito de vida y preferencias personales.
 
La Sociedad Española de Nefrología (SEN) propone una atención integral del TSR (tratamiento sustitutivo renal) con consultas específicas de enfermedad renal crónica avanzada que permitan frenar la progresión, tratar las consecuencias y preparar a los pacientes para el TSR; ganar eficiencia y equidad en la elección asistida del TSR; acercar el TSR al paciente (técnicas domiciliarias) y proporcionar una adecuada formación del personal sanitario, los pacientes y la población general.
 
En este sentido, la cuestión ¿tiene el mismo significado pronóstico la función renal al inicio de DP y HD? es tema de debate en el Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología, que reúne a diversos expertos estos días en Sevilla.
 
Objetivo: intentar enlentecer la pérdida de función renal residual

La diálisis peritoneal realizada en casa aporta mayor calidad de vida, libertad e intimidad en el tratamiento; sus beneficios más importantes en comparación con la hemodiálisis son la flexibilidad y el mejor mantenimiento de la función renal residual.
 
En este sentido, la conservación de la función renal residual (FRR) es un factor importante a tener en cuenta en los pacientes en diálisis. “Aunque no sea posible impedir la pérdida de la Función Renal Residual (FRR), estamos obligados, al menos, a intentar endentecerla”, señala el Dr. Nicanor Vega. Facultativo Especialista de Área responsable de la Unidad de Diálisis Peritoneal del Hospital Universitario de Gran Canaria Dr. Negrín.
 
Hay factores comunes a ambas modalidades que pueden favorecer la pérdida de función renal y factores específicos de cada una de ellas; reconociéndolos y actuando sobre ellos se pueden tomar medidas para preservar la (FRR).  Según el Dr. Vega, “se debería considerar en primer lugar que la FRR es importante en ambas modalidades de diálisis y que tiene el mismo significado clínico y pronóstico. Además, debería considerarse un objetivo intermedio que nos permitirá alcanzar objetivos finales; y por último, no olvidar que ambas modalidades son complementarias en la función integradora de estos objetivos finales, facilitar el TSR óptimo y mejorar la supervivencia del paciente”.
 
No obstante, aunque con la diálisis peritoneal se preserve mejor la función renal residual, el objetivo es preservarla también en los pacientes en hemodiálisis para que puedan tener los mismos beneficios que los pacientes en DP.
 
“Las modernas terapias de hemodiálisis pueden contribuir a una mejor preservación de la FRR en los pacientes y aportar los beneficios referidos para diálisis peritoneal. A esto se pueden añadir las técnicas (ej. bioimpedancia) que permiten una mejor definición del estado de hidratación del paciente, manteniéndolos con su peso ajustado y en situación de euvolemia, para ambas técnicas”, concluye el Dr. Vega.
 
Biotecnología y Bioingeniería en hemodiálisis
Asimismo, durante el Congreso, los expertos abordarán el tratamiento de la Hemodiálisis desde la perspectiva de la Ingeniería Biomédica. Para ello, realizarán una revisión de los grandes hitos en la historia de la Hemodiálisis y su relación con la Bioingeniería. La Dra. Laura Roa, responsable del Grupo de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Sevilla-CIBER BBN, explica como “las tecnologías de la información y la comunicación pueden contribuir a un mejor seguimiento de la evolución de la enfermedad, y por ende, una mejora en la calidad de vida de los pacientes”.
 
“Todo ello nos permite, por un lado, poner de manifiesto como el riñón artificial y la hemodiálisis constituyen un campo de investigación clave en Bioingeniería, y por otro, la necesidad presente y futura de colaboración entre nefrólogos y bioingenieros, ante los nuevos paradigmas en el cuidado de la salud, y por tanto de la Nefrología en un entorno de sostenibilidad”, concluye la Dra. Roa.




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?