ESTÁS LEYENDO...

La tuberculosis y determinadas neumonías son los p...

La tuberculosis y determinadas neumonías son los principales indicadores del SIDA

Dada la importancia del diagnóstico precoz de la infección por VIH, los especialistas de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) recomiendan realizar la prueba para detectar esta enfermedad -previo consentimiento- a los pacientes que presenten sospecha diagnóstica de tuberculosis o de determinadas neumonías. Ambas enfermedades respiratorias comportan el diagnóstico de SIDA cuando las sufren los pacientes infectados por VIH.

El Dr. Julio Ancochea, presidente de SEPAR, considera que “los profesionales de las enfermedades respiratorias están implicados en la lucha contra el SIDA a través de su diagnóstico precoz gracias a la alerta que suponen la tuberculosis y determinadas neumonía en posibles infectados por el VIH”.

En España, actualmente, se cuentan entre 120.000 y 150.000 personas infectadas por VIH y se calcula un 25% de infradiagnóstico, es decir, de pacientes infectados que ignora que tiene el virus. Esta consideración adquiere gran relevancia al ser un factor que aumenta el peligro de contagio.

Las cifras corroboran la estrecha relación entre SIDA e infecciones respiratorias. Más del 50% de las enfermedades indicativas de SIDA afectan a los pulmones. En España, de acuerdo con datos del Registro Nacional de SIDA, en el período 2003-2007 se registraron 8.786 casos, de los cuales, el 29,2% corresponden a tuberculosis, el 22,7% a neumonía por Pneumocystis jirovecii (antes Pneumocystiscarinii) y el 6,5% a neumonías bacterianas de repetición.

El Dr. Joan Caylà, epidemiólogo y miembro de SEPAR aporta las siguientes cifras: “en Barcelona, entre los 3931 casos detectados entre enero de 1994 y el 30 de septiembre de 2008, el 32,1% corresponden a tuberculosis, el 20,3% a neumonía por Pneumocystis jirovecii, el 2,6% neumonías bacterianas de repetición, el 1,2% a otras infecciones pulmonares por microbacterias, el 0,2 a candidiasis bronquial o pulmonar, el 0,1% a neumonía intersticial linfoide, el 0,1% a herpes simple bronquial y otro 0,1% a histoplasmosis diseminada”. El Dr. Caylà considera, al igual que otros expertos de distintas disciplinas científicas, que “aunque cada vez, hay más avances para combatir la enfermedad, la mejor arma es la prevención y la detección precoz.”

La recomendación de realizarse el test del VIH al detectarse una de las enfermedades respiratorias mencionadas, adquiere especial relevancia cuando, además, coincide la elevada prevalencia de la tuberculosis en el colectivo inmigrante procedente de determinadas áreas geográficas, un grupo de población que en 2007 han supuesto el 20,7% de las personas que sufren SIDA en España, según los datos del Plan Nacional de SIDA. Esta íntima relación entre tuberculosis y SIDA adquiere su máximo sentido ante la previsión de un aumento de esta cifra en los próximos años, ya que el 34% de los nuevos infectados de VIH pertenece a este colectivo. Según los datos oficiales, en 2007 se registraron 1.345 nuevos casos de SIDA, de los cuales el 19,3% corresponde a población inmigrante.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page