La verborrea.

  • Buenos días, perdone que le moleste, pero vengo a consultar sobre un problema que, como verá, en principio no es algo grave pero que en mi caso sí lo es, ya que me dedico al trato diario con la gente y el cuidado de mi imagen es algo fundamental en mi trabajo. Como verá fácilmente, estoy perdiendo pelo de una forma acelerada y preocupante. Si repara en mi cabeza verá la intensidad de mis entradas y ahora, fíjese como en la coronilla estoy clareando gravemente.
  • Puede ser de su seborrea.
  • Pero no creo que hable tanto como para que le haya mareado. Lo que ocurre es que yo soy comercial de una gran empresa y reconozco que quizás por deformación profesional intente explicar todo de una forma clara, contundente y a la vez pragmática, pero si acaso no he sido lo suficientemente explícito o por el contrario?
  • ¡Hombre, coja aire! Lo que he dicho es seborrea.
  • Es que le he entendido verborrea. Ya que hay personas, no es su caso, que confunden la extraversión puntualizadora de los temas con el pragmatismo que conlleva el matizar con la debida claridad un problema puntual, y es por lo que he intentado explicarle con todo detalle mi problema que puede ser debido a un exceso de higiene?
  • La higiene nunca es excesiva, salvo?
  • Espere que le diga. Yo, por razones de trabajo, viajo mucho y pernocto con asiduidad en hoteles. Eso sí, en hoteles de cuatro estrellas, y como usted sin duda sabrá, los cuartos de baño de estas instalaciones hoteleras ponen a disposición del cliente un sinfín de productos y adminículos como peines, cepillos dentales, gorros de baño, etc? El caso es que yo me lavo la cabeza diariamente y para mayor puntualización con el champú que me ubican en la bañera y por ello creo entender que el uso indiscriminado y pertinaz de productos para el cabello de padres desconocidos, y es una metáfora coloquial, puede ser el causante de?
  • No necesariamente, pero sí es cierto que?
  • No me diga que utilizar diariamente champú no es un riesgo. Recuerdo perfectamente mi cabellera juvenil y cómo en aquellos tiempos estos productos cosméticos eran de escaso uso y a su vez la higiene no era tan sistemática e intensiva como en la actualidad. La propia grasa natural no deja de ser, si usted lo piensa bien, un método natural de defensa del organismo. Etnias como la gitana o los mismos pieles rojas? ¿qué me dice? ¿Cuántos gitanos o indios ve usted calvos?
  • Pero realmente ninguno o muy pocos. Pero usted quería?
  • Es que me hace gracia en esta política de mercado con tanta información sanitaria en donde lo que realmente reluce es el márketing y donde al pueblo llano no se le informa debidamente sobre la prevención de la salud. Yo, que pertenezco a una empresa de inversiones, intento explicar debidamente, y dependiendo del nivel intelectual del posible cliente, el producto que ofrezco con todas las matizaciones posibles. ¿Usted tiene algún plan de pensiones?
  • Oiga, ¿no habrá venido a??
  • Por favor, la pregunta es porque estaba en el contexto coloquial. ¿Me decía usted que tenía seborrea?
  • ¡No, no!, ¡verborrea, verborrea!


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page