ESTÁS LEYENDO...

‘La verdad increíble’, campaña sobre la urticaria ...

‘La verdad increíble’, campaña sobre la urticaria crónica

‘La verdad increíble’, campaña sobre la urticaria crónica

Arranca en Madrid la campaña itinerante ‘La verdad increíble’, impulsada por la Asociación de Afectados de Urticaria Crónica (AAUC), en colaboración con Novartis, para informar a la sociedad sobre qué es la UC, cómo se manifiesta y cuáles son sus tipos, así como para sensibilizar sobre su verdadera afectación en la calidad de vida, tanto en el plano tanto físico como emocional, psicosocial y laboral. Esta enfermedad cutánea, en ocasiones grave, afecta en España a más de 300.000 personas, y solo en Madrid, más de 20.000 personas la sufren. Según explica Dña. Adriana García, secretaria de la AAUC y paciente con urticaria por frío, “esta iniciativa es necesaria para que nos podamos ayudar los unos a los otros. Al final, es una cuestión de solidaridad y empatía, y esta es una buena vía para seguir sumando apoyos. Si tenemos la sospecha de que un compañero puede padecer urticaria, porque al menos identificamos correctamente sus síntomas, podremos animarle a que acuda al especialista”.

‘La verdad increíble’ ha habilitado un circuito informativo y dinámico a pie de calle compuesto por tres fases que recogen distintas verdades y mentiras en torno a la patología y que pueden experimentarse: ‘A simple vista’, ‘En profundidad’ y ‘En tu propia piel’. Entre otras, destaca la realización de un cuestionario digital, formado por distintas afirmaciones, con la intención de que el participante pueda detectar las verdades y las mentiras y, de este modo, se contribuya a la difusión del conocimiento acerca de la patología. En el acto de presentación, han participado Dña. María Antonia Gimeno, presidenta de la Asociación de Afectados por la Urticaria Crónica (AAUC), la Dra. Susana Córdoba, dermatóloga del Hospital Universitario de Fuenlabrada; Dña. Adriana García Castro, secretaria de la AAUC y paciente con urticaria por frío; y Dña. Susana García, Departamento Market Access de Novartis Farmacéutica.

Tras su paso por la capital, la campaña, que también visitará hasta finales de año Bilbao y Málaga, permanecerá a lo largo de todo el día frente al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, junto a la estación de Nuevos Ministerios, divulgando información general sobre la patología y los diferentes tipos de urticaria que existen para animar los transeúntes a participar en las distintas actividades con la intención de aprender datos importantes y en ocasiones desconocidos. En esta línea, la Dra. Susana Córdoba, dermatóloga del Hospital Universitario de Fuenlabrada, apunta que “muchas personas piensan que la urticaria crónica se produce como consecuencia de una alergia y prueban a evitar tomar algunos alimentos buscando alivio para su problema. Por ello, es importante informarse adecuadamente y acudir al especialista para comprender que la urticaria no es de causa alérgica y puede prolongarse durante años, aunque en un alto porcentaje de casos tiende a remitir espontáneamente en menos de 5 años”.

Mucho más que un simple picor

Numerosos estudios han tratado de esclarecer las causas de la urticaria crónica (UC), poniendo de manifiesto el papel del sistema autoinmune en muchos pacientes, con posibles factores agravantes como el estrés, la fatiga e infecciones. Otros factores desencadenantes son las reacciones a medicamentos, ciertos alimentos y aditivos alimentarios, estímulos físicos que refieren al contacto con algunos materiales (látex), la temperatura (frío o calor) o el sol. En este caso, hablamos de urticaria crónica inducida (UCI). Si los desencadenantes no son reconocibles se trata de urticaria crónica espontánea (UCE).

La UCE es una afección cutánea en ocasiones grave y preocupante caracterizada por la aparición de ronchas o habones con enrojecimiento, hinchazón, prurito y, a veces, dolor en la piel. Es de carácter crónico e impredecible, aparece de forma espontánea, en intervalos de 1 a 24 horas, y dura más de seis semanas. En la mayoría de los casos, se mantiene entre 1 y 5 años, pero puede permanecer durante décadas. Muchos estudios han tratado de esclarecer las causas directas de la enfermedad, poniendo de manifiesto el papel del sistema inmune en muchos pacientes, con posibles factores agravantes como el estrés o la fatiga.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.