ESTÁS LEYENDO...

Lactancia y medicamentos. amamanta sin riesgos.

Lactancia y medicamentos. amamanta sin riesgos.

Algunas madres
dejan de dar el pecho a sus bebés por el hecho de estar bajo tratamiento
farmacológico. Sin embargo, aunque no todos los medicamentos tienen la misma
toxicidad, son pocos los que presentan niveles ciertamente peligrosos para el
niño

Numerosas pruebas determinan que la leche
materna es la mejor fuente de alimentos para el recién nacido, al reforzar su
sistema inmunológico y favorecer su desarrollo mental y físico. Organismos como
la Organización Mundial de la Salud, UNICEF o el Comité de Lactancia de la
Asociación Española de Pediatría recomiendan la lactancia natural como mínimo
durante el primer año de vida del bebé.

Buena para el niño y la madre

La sabiduría
popular ha transmitido de madres a hijas y de generación en generación, la
importancia que para el niño tiene la leche materna. El nuevo modelo de
sociedad ha generado nuevos hábitos que también han afectado al cuidado de los
bebés. Ahora las madres se ven obligadas a trabajar cuanto antes y, en
consecuencia, a dedicar un menor tiempo al cuidado de sus recién nacidos. Ello,
unido a la aparición de productos alimenticios alternativos (aunque no igual de
beneficiosos) a la leche materna, han favorecido el abandono de
esta hábito tan beneficioso y saludable para el niño y la  madre.

Con la intención
de fomentar la lactancia natural entre las madres españolas se ha publicado
recientemente en nuestro país la obra Medicamentos
y Lactancia Materna
, una versión traducida al español de la publicación Medications and Mother?s Milk, escrita por el
doctor Thomas W. Hale, profesor de Farmacología y Pediatría de la Escuela de
Medicina de la Universidad de Texas. Según el doctor W. Hale, existen pruebas
documentadas que atribuyen a la leche materna importantes cualidades:

Protege al bebé contra…                                                       
Garantiza a la
madre…

-Otitis
media.                                                                          
?Una menor pérdida de sangre

-Síndrome de
muerte súbita del lactante.                                 en el posparto.

-Diarrea
vírica.                                                                        

-Enterocolitis necrosante.                                                     
  ?Un menor riesgo de cáncer de

-Linfoma.                                                                                 
mama y de ovario a lo largo

-Virus sincitial respiratorio (VSR)                                            su
vida.

-Alergias alimentarias.

-Enfermedades
cardiovasculares.

-Colitis
ulcerosa.

-Enfermedad de Crohn.

Medicamentos y Lactancia.
¿Compatibles?

Son muchas las
mujeres que privan a sus bebés de los beneficios de la leche materna por
encontrarse en tratamiento médico. La obra Medicamentos y Lactancia Materna
arroja datos muy interesantes al respecto. Así, según el doctor Luis Ruiz Guzmán, pediatra del Hospital de Nens de Barcelona y coordinador de esta obra en España, las
concentraciones de los medicamentos en la leche son muy bajas, por lo que,
salvo excepciones, la dosis que llega al bebé no suele tener importancia
clínica alguna. En concreto, según los especialistas de esta obra, la cantidad
de medicamento que se transmite al bebé a través de la leche materna no supera
en la mayoría de casos el 1% de la dosis consumida por la madre. No obstante,
es necesario saber que no todos los medicamentos tienen la misma toxicidad y
que son pocos los que presentan niveles ciertamente peligrosos para el niño.
Sin embargo, siempre es recomendable que el médico revise la documentación
sobre los fármacos y la leche materna para, en su caso, proponer medicamentos
alternativos que sean compatibles con la lactancia y no obliguen a eliminar
este saludable hábito. En cualquier caso, los efectos beneficios de la leche
materna superarán casi siempre a los posibles riesgos que los medicamentos
puedan tener para el bienestar del bebé, por lo que la balanza se inclinará en
todo momento a favor de esta forma natural de alimentación.

Consejos a
tener en cuenta:

Respecto al
médico…

Evaluar siempre el riesgo de un
medicamento para el bebé lactante.

-Tratar de
buscar medicamentos sobre los que se disponga de información acerca de su
influencia en la lactancia materna.

-Elegir
medicamentos que presenten una vida media más corta (se eliminan antes).

-Evitar aquellos
medicamentos que tengan vida media pediátrica prolongada (pueden acumularse de
forma continua en el plasma del lactante a lo largo del tiempo)

-Seleccionar
fármacos con niveles de unión a proteínas más elevados.

-Tener especial
precaución con la fitoterapia y los compuestos radioactivos, que pueden
resultar perjudiciales para el bebé.

-Determinar si
el fármaco se absorbe a partir del tubo digestivo.

Respecto a la
madre…

-Debe amamantar
antes de tomar el medicamento.

-Debe tener en
cuenta que muchos fármacos son seguros en la lactancia, y que los efectos
beneficiosos de la leche materna superan en la mayoría de casos los posibles
riesgos del medicamento en el lactante.

Respecto al
bebé y al medicamento…

-Debe evaluarse
su edad (niños prematuros y neonatos tienen un riesgo superior).

-Evaluar la biodisponibilidad del 
medicamento en el lactante. Muchos fármacos se destruyen en el intestino
del bebé, no se absorben a través de la pared intestinal o son captados
rápidamente por el hígado, donde se metabolizan y
almacenan.

-El fármaco debe
estar aprobado para uso pediátrico (garantía de mayor seguridad).

-Hay que tener
en cuenta la posología del medicamento (en un niño prematuro, varias dosis
pueden entrañar un riesgo superior que en un lactante sano).

Comprobar si se trata de un medicamento
que altera la producción de leche (que podría suponer un riesgo mayor en el
período neonatal).



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page