ESTÁS LEYENDO...

Las bacterias del intestino influyen en el comport...

Las bacterias del intestino influyen en el comportamiento de las personas

En el comportamiento de las personas también influye la microbiota del intestino, es decir, el conjunto de especies bacterianas y otros microorganismos que habitan en este órgano. Y es que las sustancias que producen esas bacterias pueden llegar al cerebro y modular nuestras acciones. Así lo ponen de manifiesto los especialistas reunidos en el X Curso de postgrado “Fundamentos Moleculares de la Medicina”, dirigido por el profesor Enrique Blázquez Fernández, académico de número de la Real Academia Nacional de Medicina (RANM), que se ha celebrado en esta institución con la colaboración con la Fundación Lilly.

 
Estudios recientes indican que la microbiota del intestino interviene en la regulación de numerosas funciones de nuestro organismo. Entre estas interacciones, hoy sabemos que la microbiota contribuye a regular la ansiedad, el humor, la cognición o el dolor. En esta línea, los investigadores sugieren que la modulación de la microbiota podría constituir una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento de algunos desórdenes del Sistema Nervioso Central. A su conocimiento actual contribuyó el 18 Simposio Científico de la Fundación Lilly “Microbioma: Descubriendo el último órgano del cuerpo humano”.
 
“Sabemos que el cerebro es el órgano rector de nuestras actividades, sin embargo, el conocimiento se dirige ahora a conocer cómo y por qué lo hace”, explica el profesor Blázquez, quien ha impartido una conferencia sobre “Bio-comunicación entre cerebro e intestino” en el marco de este curso.
 
“Dentro de la microbiota hay hasta 1.000 especies de bacterias. Respecto a su papel en la salud y en la enfermedad, por ejemplo, se ha establecido que existe algún tipo de población bacteriana que puede modificar y potenciar la expresión de la diabetes mellitus tipo 2. También se ha identificado su papel en la depresión y otras entidades nosológicas”.
 
Si los órganos se conectan unos a otros gracias al lenguaje molecular, según apunta el profesor Blázquez, existe igualmente comunicación entre el cerebro y el tejido adiposo a través de una serie de moléculas, que pueden ser hormonas o moduladores, y que son reconocidos en el cerebro por receptores específicos. “La unión de estos mensajeros químicos con sus receptores inician en el cerebro una serie de funciones”, añade. Estas evidencias ponen de manifiesto que el tejido adiposo “es más que un saco de triglicéridos que nos hace ser más o menos delgados; se le puede considerar un órgano endocrino”.
 
Diagnóstico molecular en la clínica humana
La segunda sesión del curso estará dedicada al diagnóstico molecular en la clínica humana, donde, según explica el profesor Blázquez “el proceso de diagnóstico está menos automatizado que en otras áreas de esta especialidad”. Así, concretamente se va a tratar sobre las anomalías de la diferenciación sexual, de la poliposis adenomatosa familiar, los marcadores de respuesta en el cáncer y las implicaciones terapéuticas del diagnóstico genético en la diabetes neonatal.
 
La última sesión de la jornada abordará los aspectos fisiopatológicos y terapéuticos del sistema nervioso central, estando la conferencia de clausura dedicada a las últimas investigaciones del profesor Óscar Marín sobre las bases moleculares de las enfermedades psiquiátricas.
 
X años difundiendo los avances de la Medicina

El curso Fundamentos Moleculares de la Medicina, dirigido del profesor Enrique Blázquez Fernández, académico de la RANM, ha celebrado este año su décima edición con la participación de más de un centenar de asistentes y de la mano de reputados ponentes internacionales. “Desde los orígenes del curso, en la RANM queríamos contribuir a la mejor difusión de los avances actuales; además, queríamos contar con contenidos del más alto nivel, pero de carácter gratuito para hacerlo accesible a todo el mundo”, explica el académico.
 
Anualmente, este curso cuenta con una media superior al centenar de asistentes tanto de la Comunidad de Madrid como de otras partes de España, “lo que pone de manifiesto la aceptación y tradición del encuentro”, concluye.
 
Dentro de sus objetivos fundacionales orientados a la actualización y divulgación del conocimiento, la Fundación Lilly presta su apoyo a la Real Academia Nacional de Medicina para la organización anual del Curso de postgrado “Fundamentos Moleculares de la Medicina”, dirigido por el profesor Enrique Blázquez.


COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page