ESTÁS LEYENDO...

Las embarazadas deben extremar las medidas higiéni...

Las embarazadas deben extremar las medidas higiénico bucales

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosLa higiene bucodental es fundamental en cualquier momento de la vida. Ahora bien, existen determinadas etapas en las que hay que prestarse especial atención con el único objetivo de evitar complicaciones. Una de ellas es, sin duda, el embarazo. Los especialistas en odontología y en ginecología coinciden: “las embarazadas deben extremar las medidas higienicobucales”. Según la doctora Carolina Benalal, cirujano dentista y directora general de la Clínica Benalal, “las náuseas que con frecuencia sufren las embarazadas durante los primeros meses de gestación, hacen que los cuidados bucales se puedan ver mermados y que aumente el riesgo de gingivitis – inflamación de las encías – y de aparición de caries”.

Cada hijo, ¿un diente?

Existe la creencia popular de que cada hijo cuesta un diente. Al igual que ocurre con los demás tejidos del organismo, los dientes y las encías también se afectan durante el embarazo. La gingivitis gravídica o del embarazo se caracteriza por la inflamación, sangrado y enrojecimiento de las encías causado por pequeños cúmulos de placa o irritantes como sarro. La causa de su aparición es la especial sensibilidad que produce el aumento de la hormona progesterona. A causa del gran aumento de estrógenos y progesterona que se produce durante el embarazo se pueden desarrollar mayor cantidad de problemas gingivales durante este estado. “Si sus encías tienen buena salud antes del comienzo del embarazo, hay menos posibilidades de que pueda desarrollar estos problemas. La gingivitis en el embarazo suele afectar más a las encías que previamente hayan estado enfermas”, explica la doctora Benalal. Frecuentemente las mujeres embarazadas sufren más de gingivitis a partir del segundo o tercer mes de gestación, que prosigue en aumento hasta el octavo mes, siendo menos severa en el noveno.

Control preconcepcional

Por su parte, el doctor Bernabé Hurtado de Mendoza y López, director del Instituto Ginecológico La Cigüeña de Madrid y especialista en Reproducción Humana, destaca que “para un correcto control de la embarazada siempre recomendamos un control preconcepcional con el higienista bucal y, dependiendo del estado general de la boca, tomar las medidas preventivas necesarias y llegado el caso, curativas”.

Una vez comienza el embarazo, hay que tener en cuenta que cada trimestre conlleva unas particularidades.

  • Durante el primer trimestre “no se suelen hacer tratamientos odontológicos excepto en casos de urgencias. Además, evitamos las anestesias y las radiografías, aunque, si fuera necesario, se podrían realizar radiografías digitales que conlleva una radiación mucho menor”, señala la doctora.
  • El segundo trimestre ”es el más adecuado para controlar y tratar las caries eventuales que haya podido aparecer durante el primer trimestre. Durante estos meses no hay contraindicaciones a la anestesia, radiografías ni a los antibióticos o analgésicos, si fueran necesarios”, explica el doctor Hurtado de Mendoza y López.
  • Finalmente, durante el tercer trimestre ”no hacemos tratamientos dentales, esencialmente, para evitar el estrés y el riesgo de que se desencadene un parto prematuro”, concluye la doctora Benalal.

En cualquier caso, hoy en día “con una adecuada selección de losantibióticos y con los anestésicos locales  que se utilizan habitualmente se podría hacer cualquier tipo de intervención a lo largo de la gestación por parte del odontólogo e higienista bucal”, añade el doctor.

Caries durante la gestación

Durante el embarazo las caries aumentan debido a la aparición de naúseas y a la posibilidad de que aparezca “reflujo gástrico”, consistente en la invasión de los jugos del estómago hacia la parte superior del tracto digestivo, pudiendo llegar hasta la boca. Esto sucede habitualmente en los primeros meses de gestación, época en la que aumenta la acidez de la boca. Las caries dentarias se producen con mayor frecuencia en bocas con alta acidez por que las bacterias que las forman,  se desarrollan con mayor facilidad en un medio ácido.

Si bien el feto no es el gran perjudicado, sí hay que tener en cuenta que podrían existir ciertos riesgo en casos de procesos infecciosos no controlados que pudieran llegar hasta éste.

 



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page