ESTÁS LEYENDO...

Las enfermedades cardiovasculares causan 3 de cada...

Las enfermedades cardiovasculares causan 3 de cada 10 muertes en España

Las enfermedades cardiovasculares causan 3 de cada 10 muertes en España

Los pacientes con enfermedad cardiovascular –la primera causa de mortalidad en España– quieren información fiable y personalizada sobre su enfermedad, sin paternalismos, con herramientas necesarias a su disposición en el Sistema Nacional de Salud para poder ser agentes activos de su propia dolencia. Así se ha puesto de manifiesto en el II Congreso de pacientes cardiovasculares que Cardioalianza celebra en el Auditorio Josep Irla de Girona los días 22 y 23; un evento en el que participarán pacientes y familiares, asociaciones de pacientes y profesionales sanitarios venidos de diferentes puntos de España, así como representantes del Ministerio de Sanidad y de la administración autonómica y local. Esta actividad se enmarca dentro las acciones que Cardioalianza organiza con motivo del Día Mundial del Corazón que se celebra el próximo 29 de septiembre.

Como recuerda Maite San Saturnino, presidenta de Cardioalianza, las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un conjunto de patologías diferentes, como la cardiopatía coronaria, la enfermedad cerebrovascular, las cardiopatías congénitas, la insuficiencia cardiaca, la trombosis venosa profunda o la embolia pulmonar. En el año 2014 tres de cada 10 muertes registradas en España (29,66%) se debieron a una enfermedad cardiovascular, según un informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) publicado en marzo de 2016; situándose por delante del cáncer y de las enfermedades respiratorias. Con más de 100.000 muertes anuales, este grupo de enfermedades representan además la primera causa de hospitalización (por delante incluso de las causas obstétricas).

“Lo positivo es que la mayoría de estas patologías podrían prevenirse actuando sobre los llamados factores de riesgo, como el consumo de tabaco, las dietas malsanas y la obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, la diabetes y el aumento de los lípidos. Tenemos un reto importante como sociedad y es nuestra responsabilidad actuar ya”, subraya San Saturnino.

Dña. Paloma Casado, Subdirectora General de Calidad y Cohesión del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad (MSSSI), recuerda precisamente que a pesar de la elevada prevalencia de los factores de riesgo evitables, “tras décadas de incrementos continuados, la mortalidad prematura por cardiopatía isquémica se ha reducido a la mitad en España, tanto en hombres como en mujeres. Este logro está asociado probablemente con  la disminución de la prevalencia de consumo de tabaco, con la mejora de los procesos de atención temprana a estas patologías (código infarto, código ictus), y con la mejora en el manejo farmacológico de los factores de riesgo (incremento en el uso de medicamentos para control del riesgo vascular: estatinas, antihipertensivos, antiagregantes, anticoagulantes). Sin embargo, no disminuye tanto la morbilidad hospitalaria (altas) por isquemia cardiaca, sobre todo debido al envejecimiento y la cronificación de estas patologías”.




Factores de riesgo modificables
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades cardiovasculares (ECV), es decir, del corazón y de los vasos sanguíneos, son la principal causa de muerte en el mundo, aunque la mayoría de ellas podrían prevenirse actuando sobre los factores de riesgo como el consumo de tabaco, una dieta inadecuada, la obesidad, la inactividad física, la hipertensión arterial, la diabetes o el aumento de los lípidos. De hecho, estos factores de riesgo modificables son responsables de aproximadamente un 80% de los casos de cardiopatía coronaria y enfermedad cerebrovascular y hasta el 90% de los infartos, según estima la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Según datos del INE, por sexos, las enfermedades isquémicas del corazón fueron la primera causa de muerte en los hombres y las enfermedades cerebrovasculares en las mujeres. Como recuerda el Dr. Brugada, realizar ejercicio físico al menos 30 minutos al día, no fumar, no abusar del alcohol, seguir una dieta equilibrada rica en frutas, verduras y pescado azul, reducir el consumo de grasas saturadas y de sal son hábitos clave para prevenir las enfermedades del corazón.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.