ESTÁS LEYENDO...

Las terapias biológicas han supuesto un avance sig...

Las terapias biológicas han supuesto un avance significativo frente al lupus

Las terapias biológicas han supuesto un avance significativo frente al lupus

Las terapias biológicas han supuesto un avance significativo para el tratamiento de las enfermedades autoinmunes sistémicas, como puede ser el Lupus Eritematoso Sistémico (LES), ya que suponen una alternativa cuando el uso de agentes convencionales se muestra ineficaz o presenta problemas de seguridad. Si bien, se debe optimizar su utilización de cara a reducir la posible aparición de efectos no deseados, así como los gastos innecesarios, por lo que desde la Sociedad Española de Reumatología (SER) se ha elaborado un documento de consenso del uso de terapias biológicas en lupus, que será publicado próximamente, y que se incluye en un programa de Formación y Comunicación en Enfermedades Autoinmunes Sistémicas, cuya finalidad es mejorar el conocimiento de los especialistas en estas complejas patologías.
 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentos
Así, durante el Curso Lupus Eritematoso Sistémico (LES) y Síndrome Antifosfolipídico (SAF), celebrado este fin de semana en Madrid y que ha reunido a más de un centenar de especialistas, se ha hecho una puesta al día sobre distintos aspectos relacionados con el lupus, que se estima afecta a unas 40.000 personas en España. En concreto, se ha diseccionado toda su afectación orgánica y se han llevado a cabo talleres sobre valoración de la enfermedad y otros aspectos.

Las novedades en cuanto a los tratamientos han sido un punto clave durante este evento, aunque también se han debatido otros temas como la importancia del diagnóstico y clasificación en LES; las manifestaciones cutáneas en esta enfermedad; así como las manifestaciones hematológicas; la relación del lupus y el embarazo, ya que esta patología afecta sobre todo a mujeres jóvenes en edad fértil; y la anatomía patológica de la nefritis en LES.

Los anticuerpos monoclonales más utilizados
El doctor José Luis Andreu, responsable de la Sección de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Servicio de Reumatología del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid, ha hecho una actualización sobre las terapias biológicas en lupus, centrándose principalmente en dos moléculas como son rituximab y belimumab, que “hoy por hoy son los dos anticuerpos monoclonales que se utilizan con más frecuencia en el manejo de esta enfermedad”.

“Tienen una forma de actuación distinta, aunque ambos fármacos intervienen en la biología del linfocito B. En concreto, rituximab elimina rápidamente los linfocitos B como si fuera un asesino, mientras que belimumab actúa privando al linfocito B de un factor de crecimiento concreto muy importante para su desarrollo y maduración”, ha explicado el especialista.

Así, “rituximab se utiliza fuera de ficha técnica porque realmente no está aprobada su indicación para tratar el lupus. Su uso se contempla en las manifestaciones graves de LES en las que no ha habido una correcta respuesta a los tratamientos convencionales, por ejemplo, tras el uso de dosis altas de esteroides, ciclofosfamida o micofenolato”.

Por su parte, ha indicado el experto, “belimumab –que sí que tiene indicación en su ficha técnica para tratar el lupus- es una agente que ha demostrado eficacia en ensayos clínicos frente a placebo para mantener una baja actividad de la enfermedad a lo largo de la evolución, por lo que es un tratamiento útil para mantener un adecuado curso de la patología”.

Optimización de las terapias convencionales

Por su parte, la doctora María Galindo, secretaria general de la Sociedad Española de Reumatología (SER), ha destacado “la mejora del perfil de toxicidad de las terapias convencionales mediante una serie de precauciones previas antes de utilizarlas”.

Por otra parte, ha explicado, “trabajos recientes han puesto de manifiesto la utilidad de algunos fármacos convencionales como los antipalúdicos, apoyando su uso en la afectación renal, en la prevención de eventos trombóticos o de la afectación cardiaca fetal asociada a anticuerpos anti-Ro. Aunque no hay novedades en cuanto a su pauta de administración,  parte de la investigación actual se centra en estudios de farmacocinética y farmacodinámica para optimizar su utilización”.

A su juicio, todavía siguen saliendo trabajos en la literatura científica de gran impacto sobre el beneficio de utilizar estos fármacos que “no están en absoluto en desuso ni obsoletos”.

Una enfermedad de causa desconocida
El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) es una enfermedad autoinmune crónica que provoca que el sistema inmune, el mecanismo de defensa de nuestro organismo, comience a atacar a los tejidos propios, creando un exceso de anticuerpos anómalos  en el torrente sanguíneo y causando inflamación y daños en las articulaciones, los músculos y en diferentes  órganos. Esto pone en riesgo la vida del paciente, ya que puede afectar a cualquier órgano vital, incluyendo el corazón, los pulmones, los riñones o el cerebro.

Su causa es desconocida, pero se sabe que existen factores genéticos, ambientales y hormonales implicados en esta enfermedad. Entre las manifestaciones clínicas más frecuentes se pueden destacar las del aparato locomotor (dolor e inflamación de las articulaciones), el cansancio, la fiebre, la pérdida de apetito y de peso, la disminución del número de glóbulos blancos, rojos y plaquetas, manchas en el dorso de la nariz y en las mejillas y alteraciones renales, entre otras.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?