ESTÁS LEYENDO...

Las tres fases de un bronceado sano. antes, durant...

Las tres fases de un bronceado sano. antes, durante y después del sol.

Los expertos lo han dejado
claro: la forma más segura de exponerse a la acción de los rayos solares en
verano es la aplicación de un producto adaptado a las necesidades de cada piel.
Sin embargo, cada vez son más obvias las ventajas de otro tipo de fotoprotección,
la oral, a la hora de ?blindar? a la piel frente a los UV. Descubre lo que la
protección solar en tándem, tópica y mediante suplementos, puede hacer por tu
piel antes, durante y, también, después del sol.

Para
disfrutar de los efectos benéficos del sol y lucir una piel bronceada pero
sana, no basta con llegar a la playa y tumbarse encima de una toalla. Ni
siquiera es suficiente aplicarse el producto adecuado. Como cualquier misión de
interés que se precie, requiere una estrategia y una preparación previas. Las
últimas investigaciones sobre fotoprotección han demostrado que casi tan
importante como la adecuada protección externa es preparar al organismo desde
dentro, con la ingesta de ciertos suplementos que no sólo potencian el
bronceado sino que aumentan la capacidad de la piel para luchar contra la
acción de los radicales libres. ?Durante la época del verano es recomendable
reforzar la protección solar mediante la ingesta de betacarotenos, lo que se
traduce en un riesgo menor de padecer quemaduras y permite una protección más
general que mediante la simple aplicación de protectores externos?, explica el
doctor Jesús del Pino, jefe del servicio de Dermatología del Hospital de la
Cruz Roja, de Madrid.

De todas
formas, y pese a todas las medidas que se adopten, nunca hay que bajar la
guardia ni tomar el sol en exceso ya que, tal y como afirma el doctor Del Pino,
?en ningún momento podemos decir que el bronceado sea saludable, pues, en
esencia, se trata de la respuesta de la piel a los efectos dañinos de los rayos
del sol de la que en cierta medida se defiende. Por tanto, hay que evitar todas
aquellas actitudes que lleven a un exceso de bronceado, porque éste conlleva
siempre una radiación?.

Esta
es, paso a paso, la estrategia que define el nuevo concepto de ponerse moreno:

ANTES DEL SOL

La
clave: Los suplementos de betacarotenos.

?El
betacaroteno es una sustancia que prepara la piel para que ésta sufra en menor
medida los efectos indeseables de las radiaciones solares. No hay que olvidar
que el sol es una fuente importante en la formación de los radicales libres,
que son unas sustancias muy agresivas para las células y que atacan a la piel
envejeciéndola?, explica el doctor Jesús del Pino. Fundamentalmente, los betacarotenos
se encuentran en un buen número de alimentos, de ahí que acceder a sus
beneficios resulte sencillo y, además, muy sabroso. ?Lo que ocurre es que en
muchas ocasiones el tipo de dieta que se lleva no asegura las cantidades
necesarias de esta sustancia, de ahí que se recomiende acudir a suplementos?,
dice el experto.

La
estrategia
: Aproximadamente un mes antes de la exposición solar es
conveniente iniciar la ingesta de suplementos farmacológicos a base de
carotenos. Los hay en distinta presentación, bien en cápsulas (cuatro al día,
dos antes de las principales comidas) o en soluciones concentradas bebibles
(una al día).

?Hay
ocasiones en las que la ingesta de betacarotenos puede producir una coloración
de tono anaranjado en las palmas de las manos y las plantas de los pies. Esto
es debido a que se trata de una sustancia pigmentógena que a veces de deposita
y elimina a través de la piel de las plantas de los pies y las palmas de las
manos, que es donde hay mayor concentración de capa córnea, por lo que las
?tiñe?. De todas formas, es algo que no tiene ninguna importancia ni denota la
existencia de una infección o patología alguna. Se trata de una alteración
estética que queda subsanado con el bronceado?, comenta Del Pino.

La
dieta
: Un menú en el que estén presentes los betacarotenos y otros
alimentos antioxidantes, para reforzar los niveles de estas sustancias en el
organismo.?Los betacarotenos se encuentran ampliamente distribuidos y que se
puede encontrar en muchos alimentos, como ciertas verduras (la zanahoria es la
más representativa) y sobre todo, las frutas, muchas de ellas de temporada,
como los albaricoques, los nísperos y el melocotón?, señala el doctor Del Pino.

Hay
que evitar, sin embargo, la ingesta de algunos alimentos que pueden provocar reacciones
de fotosensibilización , por lo que es conveniente restringir su consumo en la
etapa previa a la exposición solar. Es el caso de algunos vegetales y especias
como el perejil y el apio, ricos en aceites esenciales que tienen efectos
fotosensibilizantes, sobre todo si se consumen en cantidades abundantes.

Plan
de acción:

-Preparación
de la piel. Una limpieza profunda de cutis, en la que se incluya una
exfoliación para eliminar las células muertas de la piel, es la mejor forma de
asegurar un bronceado uniforme y sobre todo evitar la aparición de manchas
solares. También es aconsejable realizar ahora ciertos tratamientos cosméticos,
como la depilación, especialmente la que se realiza con cera o mediante láser,
ya que puede producir una irritación. Después de estos tratamientos, la piel
queda muy sensible y al tomar el sol inmediatamente después pueden aparecer
manchas oscuras producidas por la hiperpigmentación. Hay que dejar pasar unos
días para que la piel vuelva a la normalidad.

-Probar
con los pre-solares. Las firmas cosméticas han dado un paso más, incluyendo en
sus gamas una novedosa opción: los productos pre-solares, cuya función es
preparar la piel para protegerla adecuadamente frente a las futuras agresiones
del sol gracias a unas potentes fórmulas en las que se incluyen ingredientes
como el ácido hialurónico, que aporta y retiene agua en los tejidos y los
extractos de micro algas verdes capaces de revitalizar y reparar las células
epidérmicas. Deben empezar a aplicarse al menos dos semanas antes de iniciar
las exposiciones solares, dos veces al día.

-Además,
es muy importante aumentar la ingesta de agua, de forma que la piel tenga las
suficientes reservas hídricas como para no deshidratarse ante la inminente
acción de los rayos solares.


DURANTE
EL SOL


-La
clave: Productos de protección solar.

?Ante
todo, a la hora de elegir un producto, hay que tener en cuenta el tipo de piel
que se tiene: si esta es sensible, normal o poco sensible. Una piel que es
sensible siempre se va a broncear muy mal y se va a quemar muy fácilmente, así
que debe ir adquiriendo color progresivamente, sin excesos. Todo lo que sean
aceleradores de la pigmentación va a resultar peligroso?, advierte Jesús del
Pino.

La
estrategia
: Extremar la elección del producto solar. Es fundamental que,
independientemente de la marca y el precio, éste incluya los filtros adecuados
para evitar la agresión de los rayos ultravioleta  UVB y UVA. Los solares de última generación añaden, además, un
plus de propiedades cosméticas refrescantes, antiarrugas y potenciadoras de la
hidratación. También se ofertan actualmente productos específicos para pieles
extra secas o maduras. Pero lo más importante de todo es que el factor de
protección que ofrece sea el adecuado al tipo de piel, es decir, conocer nuestro
fototipo solar

– La
dieta
. Puede incluir alimentos que activen la acción
de los melanocitos, las celulas responsables de la producción de melanina, el
pigmento que determina el color de la piel. Afortunadamente, estos alimentos
son perfectamente compatibles con los menús más típicos del verano, como
gazpachos o ensaladas. El tomate, por ejemplo, al ser rico en vitamina A, ayuda
a mantener la piel elástica y previene la aparición de manchas solares.
Vegetales como el berro y la lechuga, dos ?clásicos? de la ensalada estival,
también son ricos en vitamina A y ejercen sobre la piel una acción antisecante,
previniendo su espesamiento.

-Plan
de acción
:

´-Aplicar
el producto antes de la exposición (unos 30 minutos, aproximadamente).

-Evitar
exponerse a la radiación solar entre las 12.00 y las 16.00 horas.

-Acostumbrarse
a una exposición progresiva: pocos minutos durante los primeros días para luego
ir aumentando poco a poco, según nos vayamos bronceando.

-Evitar
los aceleradores del bronceado, especialmente las recetas ?caseras? como los
aceites de coco o la aplicación de zumos de frutas sobre la piel. ?Con ello, lo
único que se consigue es provocar una reacción de toxicidad que en nada
favorece un bronceado uniforme y, además, puede producir quemaduras?, advierte
el doctor Del Pino.

-Además
del fototipo, también hay que tener en cuenta las características de la piel:
no se broncea igual una piel seca, que una grasa que una mixta.

-No
hay que utilizar el filtro solar o fotoprotector para estar más tiempo expuesto
al sol: según cada tipo de piel, hay que estar un tiempo máximo determinado.


DESPUÉS
DEL SOL


-La
clave: La hidratación profunda.



 ?Es muy importante hidratar muy bien la piel
después haberla sometido a la exposición prolongada al sol. Para ello, además
de aumentar la ingesta de líquido, hay que aplicar de forma constante cremas
regeneradoras y acudir a otros productos que puedan tener efectos benéficos?,
comenta el doctor Del Pino.

Si
bien la ingesta de betacarotenos sigue siendo recomendable, se puede reducir la
dosis, ya que en este momento la producción de radicales libre también
disminuye. ?En este momento también se puede recurrir a suplementos de otros
productos que han demostrado ser muy efectivos en la reparación de los efectos
del sol, como el aceite de onagra o el de rosa mosqueta?, señala el experto.

La
estrategia
: Aplicar mañana y noche un buen producto hidratante. Se puede
alternar el uso de una fórmula aftersun, que son de textura más ligeras, con
una más enriquecida y densa, como una hidratante corporal rica en emolientes y
cuya aplicación está más recomendada para la noche.

Además,
es conveniente que todos los cuidados cosméticos se alíen en esta estrategia de
reparación. Así, por ejemplo, el gel de ducha debe estar formulado de tal forma
que se respete al máximo la capa hidrolipídica y el nivel de hidratación de la
piel.

La
dieta
: El doctor Del Pino recomienda aumentar la ingesta de determinados
alimentos, como la piña. ?Esta fruta es rica en bromelina, una sustancia con un
importante efecto antioxidante y que, además, ejerce un efecto regenerador
sobre la piel?. También se recomienda incluir en el menú diario alimentos ricos
en vitamina E, como las nueces, la margarina, las almendras, las aceitunas, los
espárragos y, sobre todo, el germen de trigo: una cucharada de este suplemento
al día aporta la cantidad necesaria de esta vitamina, un excelente antioxidante
imprescindible para combatir la aparición de arrugas producidas por la acción
de los radicales libres durante los meses de exposición al sol.

-Plan
de acción:

-No
está de más someterse a algún tratamiento reparador cutáneo de choque, bien en
centros especializados o en casa, mediante curas intensivas que tienen como
objetivo aportar a la piel tanto facial como corporal dosis importantes de
ingredientes hidratantes para reponer de forma exprés el agua perdida.

-Hay
que prestar especial atención a determinadas partes del cuerpo que suelen ser
las más perjudicadas tras el verano. Tal es el caso de las manos, los hombros,
las rodillas y el escote. La exfoliación y los tratamientos locales y
específicos son las mejores soluciones.


Dime
cuál es tu fototipo…

Y
descubras cuál es el índice de protección que necesita tu piel.

Fototipo
I

-Señas
de identidad: Piel muy blanca, con ojos y cabellos muy claros

-Bronceado:
Nunca se broncea, siempre se quema y es muy sensible.

-Protección
necesaria: Pantalla total a partir de índice 20.

Fototipo
II

-Señas
de identidad: Piel blanca, ojos azules o pardos, pelo rubio o pelirrojo.

-Bronceado:
Se quema con facilidad, se broncea mínimamente y es sensible.

-Protección
necesaria: Máxima, con índices del 15 al 20.

Fototipo
III

-Señas
de identidad: Piel blanco, cabello y ojos castaños.

-Bronceado:
Gradual, puede quemarse ligeramente.

-Protección:
Extra, con índices del 10 al 15.

-Fototipo
IV

-Señas
de identidad: Piel suavemente tostada, de ojos oscuros.

-Bronceado:
Se puede quemar de forma ocasional y se broncea siempre.

-Protección:
Moderada, con índices a partir del 6 al 10.

Fototipo
V

-Señas
de identidad: Piel oscura, amarronada.

-Bronceado:
Raramente se quema y se broncea de forma rápida e intensa.

-Protección:
Mínima, con un índice del 2 al 6.


El producto
solar ideal

De
amplio espectro
. Esto es, proteger frente a todo tipo de radiación UV. En
este sentido, los expertos recomiendan elegir aquellos que contengan filtros
químicos o filtros fotoestables de nueva generación, enriquecidos con filtros
biológicos como las vitaminas, los oligoelementos y sustancias como el
polifenol, que aumentan las defensas durante la exposición solar.

Resistente
al agua:
Significa que el producto continúa protegiendo la piel incluso
después de darse un chapuzón o de haber sudado abundantemente. Hay que
diferenciar entre water resistant (resiste una inmersión de 40 minutos o dos
inmersiones de 20 minutos) y water proof (permanece sobre la piel tras un baño
de 80 minutos o 4 de 20 minutos).

Variedad
de formulación
. El tipo de fórmula es importante. Las cremas grasas y los
aceites permanecen más tiempo sobre la piel que las leches y geles. Las
fórmulas acuosas, que se vaporizan sobre la piel, son las menos resistentes y,
en general, no alcanzan el factor de protección adecuado.

Propiedades
hidratantes
. Es aconsejable que incluya sustancias con poder
antiinflamatorio y antioxidantes naturales (vitaminas A, C y E), así como que
esté formulado con una buena base hidratante que compense las pérdidas de agua
derivadas de la accción de los rayos del sol sobre la piel.

Helechos y jabones: el futuro de la fotoprotección

Uno
de los últimos avances en fotoprotección presentado en recientes reuniones
médicas son las investigaciones que se están haciendo sobre un jabón que
impregnaría la ropa de tal forma que reduciría la capacidad de filtración de
los rayos de sol. Además, y en países como Estados Unidos, ya se está
comercializando un fármaco fotoprotector oral que, según los expertos, es el
futuro de la protección solar.

Por su
parte, expertos del departamento de Dermatología de la Universidad de Harvard
han conseguido sintetizar un sistema de fotoprotección oral a partir del
extracto de Pollyspodium leucotomus, un helecho con efecto antirradical
utilizado ya desde hace más de una década para la terapia del vitíligo y que
podría actuar frente a los rayos UV evitando que las células alcanzadas se
alteren. Para conseguir este efecto, según los expertos, sería necesario
consumirlo durante al menos un mes antes de la exposición solar.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page