Lentillas versus fármacos.

Ingenieros químicos de la Universidad de Florida, en EEUU,
han diseñado unas lentes de contacto blandas, que servirán en un futuro para
administrar medicación oftálmica a pacientes con problemas de visión, como por
ejemplo glaucoma. Estas lentillas contienen partículas minúsculas que se
activan administrando el fármaco a medida que se va necesitando, lo que ofrece
una enorme ventaja con respecto a los colirios, cuyo principal inconveniente es
el desperdicio de la medicación que va a donde no se necesita, mezclándose con
las lágrimas y desde ahí pasando a la cavidad nasal y a la sangre, pudiendo
provocar importantes efectos secundarios.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page