ESTÁS LEYENDO...

Liberar las farmacias.

Liberar las farmacias.

Entrevista a Dña. CARMEN PEÑA LÓPEZ, Secretaria General del Consejo General de COF de España

  • En su opinión, ¿quién o quiénes son los responsables del aumento del gasto farmacéutico al que venimos asistiendo cada año?

El aumento del gasto en medicamentos, mal llamado gasto farmacéutico, es consecuencia de múltiples factores como el envejecimiento de la población, la mejor prestación sanitaria con el consecuente aumento de la calidad de vida de nuestra sociedad del bienestar, el efecto “deslizamiento” de los nuevos medicamentos con la introducción de nuevos productos mejores pero más caros, y también el mal uso de los medicamentos por parte de la población, que en ocasiones no tiene una buena formación sanitaria. En este sentido, tanto los profesionales de la salud como el usuario de la sanidad están tomando conciencia de la necesidad de hacer un uso racional del medicamento, a partir de la racionalización de la oferta.

  • ¿Cree que el ciudadano está lo suficientemente informado de lo que significa liberalizar las farmacias y de las consecuencias que puede traer consigo?

El ciudadano debe ser consciente de los beneficios que aporta la farmacia a la sociedad actualmente: servicios de guardia disponibles las 24 horas del día, proximidad al lugar de residencia como consecuencia de la regulación geográfica que prevé farmacias en lugares menos rentables económicamente y evita la desprotección de las zonas rurales, facilidad de acceso sanitario sin necesidad de requisito previo alguno, seguimiento farmacoterapéutico, farmacovigilancia, etc. De continuar la política liberalizadora emprendida por el gobierno se producirían una serie de cambios importantes que darían al traste con estos servicios. En este sentido, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de España, en coordinación con los Colegios está llevando a cabo un esfuerzo de comunicación para transmitir a la población las posibles consecuencias de la pérdida de este servicio.

  • ¿En qué medida cree que el ciudadano está contento con los servicios que ofrece la farmacia?

Debemos informar al ciudadano de lo que significa liberalizar las farmacias, ya que en ocasiones sólo percibe un mensaje parcial de lo que ello supondría, desconociendo muchos aspectos que sin duda repercutirían negativamente en el servicio farmacéutico. Por ejemplo, las políticas de ofertas, descuentos, promociones, saldos, etc., están encaminadas a incrementar el consumo, pero esta regla que es habitual en cualquier producto de consumo puede ser peligrosa cuando se trata de medicamentos, que no son bienes de consumo normales sino poderosas herramientas de salud.

  • ¿A quién cree que favorecen estas medidas liberalizadoras?

Las medidas desreguladoras de la oficina de farmacia en principio sólo beneficiarían al capital y a las grandes superficies, pues si los medicamentos pasasen de ser bienes sanitarios a ser bienes de consumo entrarían de lleno a participar en las reglas de juego que impone el mercado capitalista, cuyo objetivo es vender más y obtener los mayores beneficios económicos posibles, con lo que se acabaría con el uso racional del medicamento. El medicamento pasaría a ser una mercancía, con todos los riesgos para la salud del ciudadano que ello conlleva.

  • ¿Y qué medidas informativas está tomando el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y, concretamente, cada colegio en particular?

Desde la Organización Farmacéutica Profesional se está trabajando para hacer ver a la sociedad que la oficina de farmacia es un espacio sanitario en el que se puede recibir orientación y consejo sobre temas de salud e información sobre temas de interés sanitario, campañas, etc. Intentamos que se vea al farmacéutico como un experto en medicamentos que a través de su intervención profesional activa el uso racional del medicamento y los mejores resultados terapéuticos de los tratamientos.

  • Sabemos que en Madrid una encuesta promovida por el COF ha puesto de manifiesto que la mayoría de los madrileños preferirían comprar los medicamentos en la farmacia antes que en el supermercado. ¿Cree que esto es así en todas las comunidades autónomas?

Existen numerosas encuestas que muestran la satisfacción de la población con el farmacéutico y la oficina de farmacia, pero aún así la mayoría de los usuarios no saben que pueden pedir más: atención farmacéutica, farmacovigilancia, seguimiento del cumplimiento terapéutico, control del sobrepeso, hipertensión, etc. Esto es así en toda España, porque la farmacia da un servicio excelente y la sociedad que cada vez es más exigente reconoce la labor del farmacéutico.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page