ESTÁS LEYENDO...

¡Llega la gripe! Todo lo que debes saber

¡Llega la gripe! Todo lo que debes saber

¡Llega la gripe! Todo lo que debes saber

El pasado mes de mayo el Gobierno aprobó la compra centralizada de casi 4 millones de vacunas de la gripe estacional. El total estimado de dosis adquiridas es de 3,92 millones para la campaña 2017-2018, que en caso de prórroga por un año serían 7,84 millones de dosis en total. De octubre a noviembre ¡ponte la tuya!
La gripe es una infección vírica aguda que se transmite fácilmente de una persona a otra y puede afectar a personas de cualquier edad. Los síntomas duran generalmente una semana y se caracterizan por la aparición súbita de fiebre alta, dolores musculares, dolor de cabeza y de garganta, tos seca y mucosidad nasal. No obstante, con frecuencia los pacientes con gripe tienen síntomas catarrales leves. Según afirman desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), se trata de una enfermedad autolimitada y de curso benigno que no requiere de tratamiento antibiótico, recuperándose la mayoría de los afectados en una o dos semanas.

¡Vacuna obligatoria!

La vacunación es la forma más eficaz de prevenir la infección y se recomienda fundamentalmente a las personas que tienen un mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer gripe y que son las siguientes: mayores de 6 meses con enfermedades crónicas, personas con obesidad mórbida y/o algún tipo de inmunodeficiencia, mayores de 65 años y mujeres embarazas. Asimismo, los profesionales que proporcionan servicios esenciales en la comunidad, los profesionales sanitarios que trabajan con personas con alto riesgo de tener complicaciones por la gripe y los familiares de estas personas, también deben vacunarse de gripe.

En el caso de pacientes con enfermedades crónicas, la gripe puede ser causa de desestabilización y producir neumonía, enfermedad grave y muerte, fundamentalmente en poblaciones de alto riesgo. Por ello, en casos graves o en pacientes con riesgo elevado de complicaciones relacionadas con la gripe es importante acudir al médico e iniciar tratamiento con antivíricos lo antes posible y por supuesto, ponerse la vacuna de la gripe cada año.

Una de cada 4 personas con gripe atendida en el hospital tiene una neumonía, siendo la infección gripal la causa más frecuente de neumonías durante los meses de invierno.

Ojo al contagio

La gripe se trasmite a las personas cercanas que inspiran las gotitas respiratorias producidas por la tos y estornudos, o incluso al hablar. También se puede trasmitir a través de las manos contaminadas y del contacto con superficies u objetos con presencia del virus e inoculación posterior al tocarse la propia boca o nariz. La mayoría de personas pueden infectar a otras desde 1 día antes del inicio de los síntomas de gripe, hasta 5 a 7 días después del inicio de los mismos. Para prevenir el contagio se recomienda evitar el contacto con personas enfermas. Asimismo se recomienda que las personas con gripe permanezcan en su domicilio en lugar de asistir al colegio o el trabajo mientras dure la enfermedad. Es aconsejable cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo cuando se tosa o estornude. Se deben lavar las manos con frecuencia mediante el uso de agua y jabón o una solución alcohólica. Es necesario evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca.

Desinfectar las manos con un antiséptico de alto contenido en alcohol nos permite prevenir el contagio de enfermedades como resfriados, gripe, diarreas, conjuntivitis, varicela, sarampión o herpes.

Vigilancia gripal, esencial para el diseño de la vacuna anual

La eficacia de la vacuna depende de su óptima formulación, ya que requieren una estrecha semejanza antigénica entre las cepas vacunales seleccionadas y los virus circulantes en cada momento. La información obtenida del análisis antigénico de los aislamientos virales, así como la determinación de su potencial capacidad de difusión en las poblaciones, son los ejes básicos en la vigilancia gripal. El esquema de vigilancia de la gripe en España se basa en la colaboración entre las redes de médicos centinelas de las Comunidades Autónomas y los laboratorios de virología. El conjunto de todos ellos constituye la Red Nacional de Vigilancia de la Gripe. El centro coordinador es el Instituto de Salud Carlos III, donde se informatizan e integran los datos epidemiológicos y virológicos generados durante cada una de las semanas, con el fin de ofrecer una información conjunta de la epidemia de gripe en nuestro país. La información así elaborada se remite a las autoridades e instituciones sanitarias y a las principales redes de vigilancia internacionales.

1 2




¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.