ESTÁS LEYENDO...

Los circuitos cerebrales, foco de investigación pa...

Los circuitos cerebrales, foco de investigación para abordar la obesidad

Los circuitos cerebrales, foco de investigación para abordar la obesidad

La obesidad es una enfermedad crónica de tendencia epidémica en el mundo occidental. En España, la prevalencia de obesidad es del 22,9%. A pesar de los considerables esfuerzos dirigidos a la prevención y el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2, su prevalencia ha aumentado a un ritmo alarmante en todo el mundo durante los últimos años. El alejamiento de los patrones tradicionales de alimentación saludable, el déficit de consumo de frutas y verduras etc., la disminución de la actividad física y el aumento del sedentarismo, son entre otras, algunas de las causas conocidas de este incremento.

Pero además, según se ha puesto de manifiesto en el 58 Congreso anual de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) que se está celebrando en Málaga, existen evidencias que demuestran que el consumo de una dieta poco saludable tiene un impacto en los niveles de grasas y azucares en la sangre que llegan al cerebro a través de los vasos sanguíneos. Los circuitos cerebrales controlan el peso corporal, la ingesta de alimentos y el balance de energía. Hasta ahora, su estudio se ha centrado en las neuronas haciendo caso omiso a la presencia y al papel de los astrocitos. Los astrocitos son células gliales históricamente conocidas por servir como soporte de unión de las neuronas (“glue”), pero además su presencia es esencial para una correcta función neuronal  además de encontrarse localizadas en la primera línea de acceso a los nutrientes en el cerebro.

A pesar de que su estudio ha sido ignorado durante años, estudios recientes han demostrado que los atrocitos, al igual que las neuronas, son capaces de responder a factores circulantes (lípidos, azúcar, hormonas), conocidos por regular el metabolismo energético, participando activamente en el transporte de los mismos en el cerebro y cooperando con las neuronas para regular, eficientemente, el peso y el consumo de alimentos.

Según la Dra. Cristina García Cáceres, Jefa de grupo en el Instituto de Diabetes y Obesidad en Helmholtz Zentrum München, Munich, Alemania), “los últimos hallazgos sugieren que los astrocitos están involucrados activamente en el control del metabolismo energético y se perfilan como posibles dianas para el abordaje en el tratamiento de la obesidad y la diabetes tipo 2”.

Los astrocitos se encuentran localizados en la primera línea de acceso a los nutrientes en el cerebro ya que interaccionan con los micro-vasos-cerebrales formando la unidad neurovascular responsable de regular la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Por tanto, la Dra. García Cáceres apunta que “no es de extrañar que estas células se vean directamente influenciadas por alteraciones nutricionales derivadas de una dieta poco saludable, como es un exceso de grasas y azucares en la sangre, pudiendo afectar a su funcionalidad a la hora de informar a las neuronas responsables de mantener un correcto equilibrio entre la ingesta y gasto energético”.

En este sentido, esta experta señala que el reto actual se encuentra en “investigar cómo los astrocitos se comunican con las neuronas regulando su actividad y funcionalidad en el control del metabolismo energético”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.