ESTÁS LEYENDO...

Los dulces navideños son altamente nutritivos, sól...

Los dulces navideños son altamente nutritivos, sólo hay que cuidar la cantidad y el descontrol alimenticio personal

Los dulces navideños son altamente nutritivos, sólo hay que  cuidar la cantidad y el descontrol alimenticio personal
Llega la Navidad y, como cada año, los turrones, polvorones y dulces típicos. Las compras de productos ricos en grasas animales se disparan y el consumo de azúcares y grases saturadas aumenta de forma considerable. Pero, ¿hasta qué punto resultan perjudiciales para la salud estos excesos alimenticios?

El catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad CEU San Pablo y presidente de la Fundación Española de Nutrición, Gregorio Varela Moreiras, considera que los alimentos típicos de la Navidad, ya sean dulces o salados, no son perjudiciales en sí mismos sino que es la cantidad y el descontrol alimenticio personal lo que les convierte en un inconveniente para nuestra salud. De hecho, desde el punto de vista compositivo, los dulces más típicos de esta época son altamente nutritivos. El turrón contiene azúcar pero en su composición lleva también frutos secos y unas claras raíces mediterránea; los mantecados y polvorones están elaborados con aceite de oliva o manteca de cerdo por lo que no llevan grasas hidrogenadas que tomamos con más frecuencia que en otros periodos del año.

Por lo tanto, señala que los excesos navideños no deben ser motivo alguno de obsesión, siempre y cuando se mantenga un equilibrio compensatorio ante ellos. Practicar más vida activa y menos sedentarismo es una buena solución para mantenernos saludables ante el consumo extra de dulces. Pero, en cualquier caso, no hay que olvidar el sentido común a la hora de elegir qué, cuánto y cómo comemos.

En relación a si la crisis económica puede afectar a las celebraciones navideñas, Varela Moreiras señala que los problemas económicos son una oportunidad desde el punto de vista de los hábitos alimentarios, puesto que deben servir para recordarnos lo que comían nuestros abuelos: legumbres y verduras, que son una opción perfecta para las cenas y comidas de Navidad. Y es que, tal y como recuerda el catedrático de Nutrición, no hace falta gastar mucho dinero en alimentación para las celebraciones, sino saber disfrutar.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?