ESTÁS LEYENDO...

Los expertos advierten de que sin educación no es ...

Los expertos advierten de que sin educación no es posible controlar la diabetes

Los expertos advierten de que sin educación no es posible controlar la diabetes

Consideran imprescindible duplicar los esfuerzos para mejorar la información y educación sobre esta patología

La educación en diabetes es clave tanto para prevenirla como para conseguir un mejor control de la enfermedad y así evitar las complicaciones en la salud de los pacientes (enfermedades cardiovasculares, de riñón, oculares, etc.) y el coste que suponen. “A pesar de todos los avances en el tratamiento de la diabetes, la educación del paciente sobre su propia enfermedad sigue siendo una herramienta fundamental que no debemos olvidar”, afirma Leticia López de Guereño, presidenta de la Asociación Vizcaína de Diabetes (ASVIDIA). Con esta premisa, y con el patrocinio de Janssen, se ha impartido en la Asociación el curso “Acompañándote en la
diabetes”, dirigido a pacientes con diabetes
tipo 2 en tratamiento con antidiabéticos
orales
.

Como ha explicado Leticia, “las personas con
diabetes, a diferencia de quienes tienen muchos otros problemas médicos, no puede simplemente tomarse unas pastillas o insulina por la mañana y olvidarse de su condición el resto del día”. Por ello, la doctora Sonia Gaztambide, jefa del Servicio de Endocrinología del Hospital de Cruces de Bilbao, y una de las ponentes del Curso, ha insistido en que, “es muy difícil que alguien haga una serie de cosas bien si no le enseñas a hacerlo. De ahí la importancia de poder contar en todos los hospitales en los que hay Servicio de Endocrinología con profesionales de enfermería con experiencia en educación diabetológica”.

En este sentido, Yolanda Salgado, enfermera Educadora en Diabetes y ponente también del curso, ha asegurado que “cuando un paciente conoce los beneficios de realizar una serie de cuidados y las consecuencias de no hacerlos y, además, está entrenado para poder realizarlos, está más motivado para integrarlos en su vida”.

Sin educación no hay control
El trabajo conjunto entre la persona con diabetes y su familia por una parte, y el equipo de educadores y médicos, por otra, es imprescindible para ajustar el tratamiento y, a la vez, para poder integrarlo a sus hábitos dietéticos, horarios, actividad habitual, ejercicio, vacaciones, comer fuera de casa, ocasiones especiales (cumpleaños, fiesta de Navidad…). Es decir, sobre todo se trata de reforzar en los pacientes hábitos de vida sanos: la importancia de llevar una alimentación adecuada, de realizar actividad física con regularidad, y de tomar la medicación según las pautas del médico. Sin olvidar, cómo manejarse en las situaciones de hipoglucemia, gastroenteritis u otras complicaciones que puedan surgir.

Asimismo, ha añadido Yolanda Salgado, “además de lo anteriormente citado es importante que aprendan cómo realizar correctamente el control de la glucemia, los momentos del día más adecuados para hacerlo. Y también se trata de que realicen otros cuidados en los que se suele pensar menos, como los pies, la piel o la importancia de la higiene bucal. Aunque hay que tener en cuenta que para cumplir con todo esto es fundamental aceptar la diabetes, y saber cómo repercute en tu día a día, así como la percepción que se tiene al vivir con este problema”.

Tanto en la diabetes tipo 1 como en la tipo 2 cuanto antes y mejor se empiece a controlar, se puede reducir en un 25-50% las futuras complicaciones. Por eso, también es importante facilitar el acceso del paciente a la educación diabetológica y, aquí, tal y como ha advertido la doctora Gaztambide la labor de la Atención Primaria es muy necesaria. “De esta manera, se facilita al paciente toda la información que necesita en un ámbito más accesible“, ha añadido Yolanda.

El trabajo de las asociaciones es también fundamental. “En concreto”, explicó Leticia, “en nuestra Asociación intentamos ofrecer, ante todo, un apoyo educativo. Organizamos conferencias, excursiones, cursos, campamentos, talleres, etc. Así se pueden intercambiar experiencias con personas que llevan viviendo con la enfermedad mucho tiempo y que pueden  ofrecer consejos  muy válidos. Además, el contacto con otras personas que pasan por una misma situación es muy importante desde el punto de vista psicológico, especialmente en momentos duros como es después de recibir el diagnóstico”.

Diabetes tipo 2, la más prevalente
Un 13,8% de la población española mayor de 18 años tiene diabetes, la mayoría de tipo 2. Y en el caso concreto de la diabetes tipo 2, casi la mitad de los afectados desconoce su situación. “Además muchos de los pacientes diagnosticados desconocen las repercusiones que puede tener la enfermedad si no se controla”, ha indicado Yolanda Salgado.

Según ha comentado esta experta, “al ser la diabetes tipo 2 una enfermedad progresiva, y que en muchos casos al inicio se puede controlar únicamente con un plan de alimentación y actividad física, se le da menos importancia. Sin embargo, no debemos olvidar que en este tipo de diabetes la educación debe ser continua y reforzada en el tiempo”. No obstante, “tanto las personas con diabetes tipo 1 como tipo 2 deben ser educados en el manejo de la enfermedad. Una educación que tiene que estar integrada en el tratamiento y ser impartida de forma continuada y coordinada entre primaria y especializada”, afirmó la doctora Sonia Gaztambide.





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.