ESTÁS LEYENDO...

Los expertos afirman que la enfermedad arterial pe...

Los expertos afirman que la enfermedad arterial periférica continúa estando infradiagnosticada

Los expertos afirman que la enfermedad arterial periférica continúa estando infradiagnosticada
El envejecimiento poblacional ha traído consigo el incremento de la incidencia de las patologías cardiovasculares y, en la actualidad, representan la primera causa de muerte en España, superando incluso al cáncer. En concreto, de este tipo de patologías, “la Enfermedad Arterial Periférica es una patología muy frecuente que actualmente afecta a entre el 2 y el 10% de la sociedad española, lo que equivale a casi tres millones de personas, llegando incluso al 50% cuando se trata de pacientes con antecedentes conjuntos de enfermedad coronaria y cerebro vascular”, afirma el profesor Francisco Lozano, presidente de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV).

La Enfermedad Arterial Periférica es un tipo de arteriosclerosis (endurecimiento de las arterias) en la que la grasa se acumula en el interior de las paredes arteriales y puede, con el tiempo, originar una obstrucción que restringe el flujo sanguíneo. Esto puede provocar obstrucciones en las arterias del cerebro, los brazos, los riñones y las piernas. En este sentido, el mal control de la diabetes es una de las principales causas de este trastorno, que al mismo tiempo es un importante factor de riesgo para las úlceras crónicas en los pies, que pueden ser causa de amputación de extremidades inferiores en pacientes diabéticos.

Sin embargo, pese a su importante prevalencia y a los trastornos y empeoramiento de la calidad de vida que puede ocasionar en los afectados, se trata de una enfermedad aún muy infradiagnosticada, debido a que generalmente se presenta de forma asintomática. Asimismo, según comenta el profesor Lozano, “la inexistencia de datos epidemiológicos y de comorbilidad exactos hacía que las autoridades sanitarias ignoraran la realidad y el coste económico, social y laboral asociado, lo que repercute directamente sobre la falta de eficacia de la planificación sanitaria en relación al manejo de esta patología, así como sobre la inexistencia de unidades asistenciales específicas integradas en el marco hospitalario, algo  Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, Medicamentosfundamental para evitar el serio problema sanitario y socio-económico ocasionado por la Enfermedad Arterial Periférica, pero todo esto debe cambiar con la aparición de datos específicos para nuestro país, gracias a recientes estudios epidemiológicos españoles”.

En contraposición a las enfermedades de la pobreza que acuciaban a la población siglos atrás, en estos momentos, el principal problema sanitario lo constituyen las enfermedades del bienestar, entre ellas las cardiovasculares, que en el mundo occidental ocasionan un problema sanitario y económico de primera magnitud. Según los datos del estudio TASCII (publicación de la organización internacional que estudia el tratamiento de la EAP “Inter-Society Consensus for the Management of PAD”), esta patología afecta a más de 27 millones de personas en Europa y Norteamérica. Así, en los países comprendidos en dicho Estudio, se estima que de las 310 millones de personas que habitan en estos países, 6.99 millones de personas la sufren (un 2.05%) y 6.09 millones (un 2.43%) la padecen sin síntomas.

En los pacientes con esta patología, es muy frecuente la presencia de enfermedad arteriosclerótica sintomática en otros territorios arteriales, como son el ictus y/o la enfermedad coronaria. Generalmente coexiste un solapamiento de manifestaciones de la enfermedad arterioesclerótica en diversos territorios vasculares y la morbilidad asociada es muy elevada.

Más datos para planificar mejor
El profesor Lozano insiste en que “el papel de la SEACV, en colaboración con las sociedades regionales y autonómicas de la especialidad y la Comisión Nacional de la especialidad, debe centrarse en asesorar y conectar periódicamente con las autoridades sanitarias centrales y autonómicas, asumiendo el reto de compatibilizar la escasez de recursos con las necesidades de todo tipo a que tienen derecho los pacientes vasculares”.

El objetivo es poner las medidas preventivas disponibles al servicio de una patología cuyas repercusiones sociales son de diversa índole: mortalidad, morbilidad y secuelas, alteración de la calidad de vida, etc. “Los actuales datos deberían ser motivo suficiente para que la administración sanitaria asuma como prioridad la mejora de la Enfermedad Arterial Periférica y en general de las enfermedades vasculares desde el punto de vista de un diagnóstico más temprano y de la prevención”.

 





¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?