ESTÁS LEYENDO...

Los expertos califican a la insuficiencia cardíaca...

Los expertos califican a la insuficiencia cardíaca de emergencia epidemiológica y reclaman unidades multidisciplinares para un abordaje integral

La insuficiencia cardíaca (IC) es uno de los problemas de salud más importantes a los que se enfrenta el sistema sanitario. Esta patología crónica es la primera causa de hospitalización y la tercera de muerte por cardiopatía y ya supone el 2% del gasto sanitario en nuestro país. Y su prevalencia es creciente. Por ello, los especialistas reunidos en el V Curso ÍTERA, impulsado por el Área Científica Menarini y el Hospital del Mar de Barcelona junto a la Sección de IC y Trasplante de la Sociedad Española de Cardiología, no dudan en insistir en la necesidad de impulsar la creación de unidades multidisciplinares para reducir la mortalidad, evitar los reingresos y, por tanto, también disminuir el coste de esta enfermedad.

“Hasta hace poco la IC no se ha visto como lo que es realmente: una emergencia epidemiológica”, afirma el Dr. Josep Comín, coordinador del Programa ÍTERA y jefe de sección del Servicio de Cardiología del Hospital del Mar de Barcelona. La cada vez mayor esperanza de vida y el envejecimiento progresivo de la población suponen una mayor prevalencia de la enfermedad y un abordaje más complejo de la misma.

Las cifras son muy claras. “El paciente con IC es un enfermo crónico, de manejo muy complejo, con múltiples enfermedades crónicas asociadas y una alta morbimortalidad. El 90% de los enfermos tiene más de 65 años. Además, la IC es la primera causa de hospitalización en el mundo occidental y consume el 2% del presupuesto sanitario”.

Ante esta situación, es imprescindible crear programas para un abordaje efectivo de la IC y centrados en el paciente, pero aún son muchos los retos pendientes en la mayoría de los hospitales españoles en este ámbito. El Curso ÍTERA es una iniciativa sin precedentes en nuestros país, iniciada en 2007 por el Hospital del Mar de Barcelona y el Área Científica de Menarini España, con el apoyo de la Sección de Insuficiencia Cardíaca y Trasplante de la Sociedad Española de Cardiología. Su objetivo está orientado específicamente en aportar los conocimientos, la experiencia y el soporte necesarios para poner en marcha una UIC.

Estas Unidades, con un equipo multidisciplinar, permiten racionalizar al máximo la intervención de los pacientes -aplicando mejoras en las terapias- y han demostrado, en numerosos estudios, reducir la mortalidad, prevenir los reingresos hospitalarios y ser eficientes económicamente. “Hace unos años la mortalidad de un paciente con IC tras un ingreso hospitalario era del 50%; ahora ha mejorado un poco, pero sigue siendo alta”. Otro dato a tener en cuenta es que “un paciente con IC convencional supone, durante los 6 meses posteriores a un ingreso, un coste entre 20.000 y 30.000 euros”.

Un paso más: unidades multidisciplinares y con enfermería especializada
Hay países con un modelo de UIC muy consolidado, como el Reino Unido, Holanda o los países escandinavos, mientras que en otros, como Italia o Francia aún están muy poco desarrollados. En el caso de España, en los últimos cinco años se ha producido un cambio importante en la implementación de las UIC, con un aumento destacable.

Cada Unidad de IC está adaptada a los recursos de cada hospital, pero todas tienen la misma columna vertebral: una estructura multidisciplinaria, una planificación de cuidados al paciente, un fomento del autocuidado y un manejo de la IC basado en la evidencia científica.  

De hecho, el siguiente paso del Programa ÍTERA es, además de promover la creación de UIC con la asesoría de los grupos o centros con más experiencia mediante curso, talleres o tutorías, consolidar las UIC ya existentes hacia un modelo multidisciplinar que integre a los médicos hospitalarios, como cardiólogos e internistas, pero también a los de atención primaria y otros colectivos profesionales, como enfermería, que trabajan estrechamente con otras áreas: rehabilitación, farmacia, psicólogos, trabajadores sociales…

El Dr. Comín señala que “en estos pacientes es esencial una atención integral, con un equipo multidisciplinar”. Uno de los factores críticos en este enfoque es “la implicación de personal de enfermería especializada o formada en IC en las unidades de insuficiencia cardíaca, ya que aporta un valor y una eficacia que no existe en otros modelos basados en el colectivo médico. El profesional de enfermería es la punta de lanza de los médicos y tiene un papel fundamental en la atención y la educación sanitaria al paciente y al cuidador”.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page