ESTÁS LEYENDO...

Los medicamentos no actúan desde el cajón.

Los medicamentos no actúan desde el cajón.

Hoy quiero hablarte
directamente a ti, permíteme el tuteo porque ya llevamos dos meses
conociéndonos. A ti, que piensas que con sólo tener en casa el medicamento ya
hace efecto, ¡vamos, que no es preciso nada más! Por supuesto estoy exagerando,
pero quizás hayas comenzado a pensar por qué digo esto. Te diré que me gusta
utilizar la exageración para dar mayor importancia a un concepto, sobre todo
después de haber oído a Tip y Coll,
hace ya muchos años, como hacían uso de la misma con la gracia que sólo ellos
tenían.

Y es que hay gente como
Ramón, y probablemente tu también hagas lo mismo, que va a la farmacia todos
los meses para conseguir su medicamento para el azúcar pero
… Empezó tomando su comprimido diariamente sin problema alguno, al
cabo de unos meses le hicieron un análisis y su médico le dijo que ahora tenía
bien controlada su diabetes.

Ramón es pensionista, así que
no paga nada por su medicamento. Por lo que todos los meses vuelve a la
farmacia y recoge una nueva caja … pero como su
médico le dijo que tenía sus análisis bien, él pensó que no sería preciso
seguir tomando el comprimido diario, al menos mientras que los análisis le
dijeran que se encontraba bien. Así que nuestro amigo lleva ya algún tiempo que
no toma su medicina todos los días. Y lo que es peor, el piensa que está
actuando bien, de modo que no le dice nada ni a su médico ni a su farmacéutico.

Al cabo de un tiempo, su
farmacéutico habitual le comenta a Ramón que sería bueno repetir el análisis
para controlarse, ofreciéndose él mismo a realizarlo en la farmacia. La
sorpresa es grande cuando le dice que tiene 160 de glucosa. Su farmacéutico
piensa que ha habido algo raro puesto que Ramón acude puntualmente a la
farmacia todos los meses, e incluso le comenta de forma habitual que sigue la
dieta que le recomendaron, tanto su médico como su farmacéutico.

Cuando Ramón dice después que
?ahora no tomaba muchos días  los
comprimidos porque tenía bien el azúcar?
, el farmacéutico le explica que
ese problema no se cura sino que se arregla con el tratamiento y la dieta, y
que estaba bien porque seguía el tratamiento recomendado pero que en el momento
que deja de hacerlo, la glucosa le sube. El medicamento no actuaba por tenerlo
en casa.

Ahora Ramón toma su
comprimido todos los días ¡incluso aunque tenga bien su análisis! Ha
comprendido que además de tener el medicamento en casa hay que tomárselo.

¡Habla con tu farmacéutico, pregúntale, infórmate¡ Él
está siempre ahí. No necesita cita previa. Y te puede aclarar todas tus dudas.
El medicamento y tú sois su preocupación.

Ángel Sanz Granda

Farmacéutico
consultor



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page