ESTÁS LEYENDO...

Los medicamentos únicamente en farmacias.

Los medicamentos únicamente en farmacias.

Alrededor del medicamento se levanta toda una estructura legal destinada a proteger al consumidor y garantizar la calidad, eficacia y tolerancia de sus principios activos. Su dispensación exclusiva en farmacias forma parte de este entramado.

Muchos anuncios publicados en la prensa o circulando por el mercado nos hablan de “supuestos medicamentos” capaces de curar enfermedades o aliviar sus síntomas. Una característica los distingue: no habérsele atribuido por parte del Ministerio de Sanidad y Consumo un Código Nacional de Medicamentos, que facilite su pronta identificación, imprescindible para que una especialidad farmacéutica sea considerada como tal.

Especialidad Farmacéutica o medicamento

Un medicamento, para llegar a ser tal y poder comercializarse, debe llevar la previa autorización sanitaria de la Administración del Estado e inscripción simultánea en el Registro de Especialidades Farmacéuticas. Todo lo demás escapa al control del Ministerio de Sanidad, y por tanto no ofrece las garantías necesarias para su consumo. Esta autorización se concede en base a las siguientes condiciones:

  • Ser seguro, es decir, cuando en condiciones normales de utilización no produce efectos tóxicos o indeseables desproporcionados al beneficio que procura. Para ello y junto a la solicitud de autorización, deberán aportarse estudios elaborados y avalados con su firma por expertos con las calificaciones técnicas y profesionales suficientes. Además, el Ministerio de Sanidad y Consumo se reserva el derecho de requerir al laboratorio solicitante documentación, estudios, datos o informaciones complementarias. Asimismo puede someter a reserva la autorización de un medicamento en razón de su naturaleza o características, por razones sanitarias objetivas (actuaciones encaminadas a limitar el plazo de validez, normalmente de cinco años, autorizar el uso exclusivo en hospitales, etc.).
  • Ser eficaz en las indicaciones terapéuticas para las que se ofrece.
  • Alcanzar los requisitos mínimos de calidad y pureza que se establezcan.
  • Estar correctamente identificado y acompañado por la información precisa. La Declaración de la Composición incluye que tanto en la solicitud de autorización sanitaria como en la ficha técnica de las especialidades farmacéuticas figure la completa y exacta composición.
  • El Ministerio de Sanidad y Consumo establece un Código Nacional de Medicamentos que facilite su pronta identificación, pudiendo exigir que sus números o claves figuren en embalajes, envases, etiquetado, prospectos, etc.

No a los medicamentos sin Código Nacional de Medicamentos

Para estar seguros de que un producto es verdaderamente un medicamento, basta con mirar el código de barras inscrito en el envase: todos los medicamentos reciben un Código Nacional de Medicamentos por parte del Ministerio de Sanidad, que permite su puesta en el mercado. En otros términos, estudios rigurosos han aportado pruebas de su eficacia y su seguridad para el tratamiento de alguna enfermedad y sus síntomas. La autorización, cuya duración es de cinco años renovables, está sujeta a vigilancia durante todo el tiempo de su comercialización: al menor problema, puede ser retirado del mercado por decisión del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Este código puede ser denegado siempre que el Ministerio lo estime como nocivo, o su composición no corresponda a la que se declara en el prospecto.

Con o sin prescripción médica

Entre los medicamentos hay que distinguir entre los que se dispensan bajo prescripción médica y los que no:

  • Los medicamentos de prescripción obligatoria son aquellos dispensados únicamente bajo prescripción médica, encontrándose muy reglamentados. Éstos deben ser siempre suministrados con receta.
  • Los medicamentos de venta libre son aquellos considerados Especialidad Farmacéutica Publicitaria, los cuales no necesitan receta médica.

Todos estos medicamentos prescritos o de venta libre reciben obligatoriamente el Código Nacional de Medicamentos y únicamente pueden ser suministrados en farmacia.

Otros productos en farmacia

A menudo encontramos en la farmacia otros productos no considerados medicamentos, como complementos alimenticios y dietéticos, productos para la higiene, de dermocosmética, artículos de puericultura, etc., que igualmente están garantizados por el control estricto del farmacéutico y se encuentran avalados por su código deontológico. El farmacéutico descarta inmediatamente todo producto que no haya pasado los controles necesarios. Por ello, algunas marcas y algunos productos no serán jamás distribuidos en farmacia, lo que supone una garantía más para los consumidores.

LA AGENCIA EUROPEA PARA LA EVALUACIÓN DE MEDICAMENTOS, CREADA EN 1993, Y DENTRO DE ÉSTA EL COMITÉ DE ESPECIALIDADES FARMACÉUTICAS, SE ENCARGA DE PREPARAR LOS DICTÁMENES DE LA AGENCIA SOBRE CUALQUIER CUESTIÓN RELATIVA A LA EVALUACIÓN DE LOS MEDICAMENTOS DE USO HUMANO. ASIMISMO ESTABLECE UN PROCEDIMIENTO CENTRALIZADO ÚNICO PARA LA AUTORIZACIÓN Y SUPERVISIÓN DE DETERMINADOS MEDICAMENTOS EN TODA LA COMUNIDAD EUROPEA.



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page