ESTÁS LEYENDO...

Los niños asmáticos que acuden a campamentos educa...

Los niños asmáticos que acuden a campamentos educativos controlan mejor su enfermedad

 Salud , Farmacia , Psicología , Belleza, MedicamentosLa Fundación de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) fomenta y organiza cada año, en colaboración con las sociedades regionales de alergia, los campamentos para niños asmáticos. Tal y como explica el doctor Javier Ruiz Hornillos, alergólogo del Hospital Infanta Elena de Valdemoro y coordinador del Comité de Educación Sanitaria y Campamentos de la Sociedad de Madrid y Castilla La Mancha de Alergología e Inmunología Clínica, “tener asma no tiene por qué impedir realizar una vida normal, disfrutando de actividades al aire libre. El niño con asma necesita además de un tratamiento farmacológico adecuado, un aprendizaje de lo que es su enfermedad y la forma de controlarla”.

Los campamentos de verano ofrecen una educación sanitaria complementaria a la asistencia médica habitual, de una forma divertida y en un entorno adecuado. Para ello, de la mano de médicos alergólogos, enfermeras y monitores de tiempo libre que trabajan de forma combinada, se alternan las actividades habituales de un campamento con charlas educativas sobre el asma. Los niños aprenden de este modo a reaccionar ante los síntomas de su enfermedad a utilizar correctamente los inhaladores y asociar los síntomas con la necesidad de medicación. “El objetivo de esta actividad es lograr una mejor calidad de vida de los niños asmáticos, demostrar que pueden realizar actividades deportivas y facilitar su incorporación a otro tipo de campamentos”, subraya el alergólogo.

Normalmente entre los niños asmáticos y sus familias se produce una fuerte relación de dependencia. El doctor Ruiz Hornillos señala que “El doctor Ruiz Hornillos señala que “los padres piensan que sus hijos no pueden realizar las mismas actividades que otros niños de su edad, aunque realmente el asma no es una limitación para ello. Los campamentos ayudan a establecer una relación de convivencia del niño asmático con otros niños afectos de la misma enfermedad, mejoran su actitud ante la patología y contribuyen a romper esa dependencia”.

Ventajas del deporte

Por contradictorio que parezca, el deporte no sólo no es contraproducente sino que resulta saludable para los niños que padecen asma. “Entre los efectos beneficiosos de la actividad física se encuentra la mejora de la condición física y la propia tolerancia al ejercicio: trabajar la musculatura respiratoria permite un aumento de la capacidad pulmonar. Además, se ha observado que en los niños que practican deporte de manera habitual las crisis ocasionadas por el esfuerzo se reducen o son menos fuertes, y cuando ocurren, el nerviosismo asociado a ella es mucho menor”, comenta el experto.

El doctor Ruiz Hornillos insiste en que “el ejercicio físico es necesario para todos los niños. No sólo les proporciona momentos felices a la vez que les enseña a prepararse para una vida saludable cuando sean adultos, sino que ayuda a mantener un peso saludable. En el caso de los niños asmáticos sabemos que si están por encima del peso recomendado las complicaciones asociadas a la enfermedad se duplican”, alerta.

Educación sanitaria de pacientes y profesionales

Aunque es posible lograr un buen control del asma, habitualmente no se consigue. Muchos de los factores que dificultan el buen control se derivan de una educación sanitaria deficitaria, del mal manejo de la información o de la no organización de los servicios sanitarios.

“La educación sanitaria en niños con asma mediante programas realizados en campamentos en las últimas décadas ha sido evaluada en numerosas ocasiones[1] [2]”, recuerda el alergólogo. Para los profesionales de la salud, médicos y enfermeras, encargados del control de pacientes con asma, la experiencia de la educación sanitaria mediante campamentos enriquece su visión de la enfermedad y le sirve como formación continuada para la mejor comprensión y control de sus pacientes. De esta manera se puede seguir la evolución de su función pulmonar y la presencia o ausencia de síntomas durante las actividades deportivas, educativas y lúdicas realizadas por los niños”, apunta.

Según resultados del Estudio Europeo de Salud Respiratoria (ECHRS), en nuestro país el asma afecta del 5 y el 8% de la población adulta y del 8 al 12% de los niños, es decir, más de 2 millones de personas de todas las edades y con tendencia al incremento. “En los últimos años, el asma mal controlada se ha convertido un importante problema para los sistemas sanitarios, no solo desde el punto de vista de la salud, sino también desde una perspectiva económica, por el notable incremento el gasto que ocasiona y la disminución de la productividad laboral”, explica el doctor.

Por último, las diferentes Guías de Manejo del Asma (GINA, GEMA, etcétera.), coinciden en la necesidad de controlar el asma. “Un paciente bien controlado, no tiene exacerbaciones, ni síntomas significativos y disfruta una función pulmonar normal o muy cercana a la normalidad. Esta situación de buen control se corresponde con una mejor calidad de vida y buena tolerancia al esfuerzo físico”, concluye el doctor Ruiz Hornillos.

Campamentos y fechas

* Campamento de la Sociedad de Madrid y Castilla La-Mancha de Alergología e Inmunología Clínica (del 24 al 30 de Junio)

* Campamento de la Sociedad Catalana de Alergología e Inmunología Clínica (17 al 28 julio)



COMPARTIR Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestBuffer this page